Prensa Indigena Inicio

  • Desi10.jpg
  • 10-233.jpg
  • Age22d.jpg
  • Enga23.jpeg
  • Ciu22c.jpg
  • Unos21b.jpg
  • Daos13.jpg
  • Evo6.jpg
  • 00Meeiby.jpg
  • Gol17b.png
  • Ase6.jpg
  • 00Jubiladosb.jpg
  • Unahi18.jpg
  • Cu17c.jpg
  • Envi1.jpeg
  • Defe11.png
  • Gua12.jpeg
  • Eje7.jpg
  • Gol7b.jpg
  • Age22b.jpg

(Por Gabriela Hernández)

Enfrentamiento del pasado miércoles 9 en la autopista Puebla-Atlixco. Foto: Tomada de video.
Proceso, Puebla, Pue., 5 de agosto. (apro).- Santiago Pérez Tamayo, una de las personas detenidas durante el operativo de desalojo en la autopista Puebla-Atlixco, el pasado 9 de julio, denunció que fue amenazado para declararse culpable de ocho cargos, incluido el homicidio del niño José Luis Tehuatlie Tamayo.
Al concluir la audiencia incidental por el desvanecimiento de datos, realizada luego de que la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) retiró seis de los cargos, Pérez Tamayo, de 75 años, señaló a la prensa que él no participó en la manifestación y que desde hace 52 años no vive en San Bernardino Chalchihuapan.
El día del desalojo, relató, se encontraba en la autopista porque buscaba abordar un medio de transporte para regresar a Veracruz, donde radica actualmente, luego de haber visitado a sus familiares.
“Cuando llegué a la autopista la gente estaba abajo y yo pasé por arriba, como a 150 metros de distancia. Se me ocurrió pasar junto a la gente porque en Veracruz hay retenes de militares y nunca me detienen. Se me hizo fácil, pero nomás de pronto sentí: ¡vas pa’ arriba!”, narró.
El hombre dijo que no opuso resistencia porque supuso que todo se aclararía, ya que realmente él no había hecho nada ni había participado en la manifestación que hicieron los habitantes de Chalchihuapan para reclamar la restitución del Registro Civil a las Juntas Auxiliares.
En las instalaciones de la PGJ, Santiago Pérez Tamayo denunció que el personal de esa dependencia le exigió que se declarara culpable de haber organizado la agresión contra la policía del estado.
Y aunque alegó que no sabía los motivos de la protesta y que tampoco conocía a los otros tres detenidos, el juez penal de Cholula, Alejandro León Flores, le declaró el auto de formal prisión el 18 de julio.
Junto con él fueron declarados formalmente presos Félix Montes Xelhua, Antonio Víctor Montes Contreras y Sergio Clemente Jiménez Tecalero, acusados de ataques a las vías de comunicación.
Y a la seguridad en los medios de transporte, lesiones, daño en propiedad ajena doloso, motín, privación ilegal de la libertad, robo y homicidio en grado de tentativa por la lesión que sufrió el niño Tehuatlie Tamayoo, quien posteriormente perdió la vida.
Pese a su avanzada edad, nunca le mencionaron su derecho constitucional al arresto domiciliario. Cuando lo detuvieron, Santiago Pérez Tamayo tenía 74 años de edad. El 25 de julio cumplió 75 en la cárcel de Cholula.
“Si hubiera hecho algo a lo mejor lo merezco, pero no hice nada, sólo por pasar junto a la gente (me detuvieron”, se quejó.
Lo denunciado por el detenido ya había sido señalado por habitantes de Chalchihuapan, quienes mostraron un video en el que se observa que las detenciones de las cuatro personas ocurrieron antes de la gresca entre pobladores y policías.
Señalaron que para llevar a cabo el desalojo de la autopista, la policía procedió de manera violenta desde un inicio, ya que disparó directo a las personas con cartuchos de gas lacrimógeno y otros artefactos que, aseguraron, eran balas de goma.
Cuando se avanzaba contra los manifestantes fue cuando se realizaron las detenciones, subrayaron.
En la audiencia incidental la PGJ retiró los delitos por lesiones, daño en propiedad ajena doloso, motín, privación ilegal de la libertad, robo y homicidio, y dejó vigentes los de ataques a las vías de comunicación y a la seguridad en los medios de transporte.
Al respecto, el abogado defensor Raúl Rodríguez de la Fuente rechazó una supuesta negociación con el gobierno de Rafael Moreno Valle para que se retiraran los cargos a sus clientes.
Fue porque se demostró con un peritaje de cronometría que su detención se llevó a cabo media hora antes de que ocurriera el enfrentamiento entre policías y pobladores, dijo.
“Por eso el gobierno se desistió de la acusación de la tentativa de homicidio, porque no hubo pruebas”, añadió.
Y aseguró que la actuación del juez evidencia las irregularidades que se registraron desde un inicio en el proceso, pues aunque debió fijar la fianza este martes, determinó aplazar esa medida hasta el miércoles.
http://www.proceso.com.mx/?p=378909