Prensa Indigena Inicio

  • Homi2.jpeg
  • Lade5a.jpg
  • Tra4b.jpg
  • Laver2.png
  • Ra2a.jpeg
  • Ase2.jpg
  • Mu6.jpg
  • Onu6.jpg
  • Lapa2.jpg
  • Movi65.jpg
  • Laspe6a.jpg
  • Laspe6c.png
  • Uri5.jpeg
  • Tra4a.jpg
  • Lade5b.jpeg
  • Red4.jpeg
  • Tras3.jpg
  • Inah5a.jpg
  • Si1a.jpeg
  • Movi61.png

Foto 1: Dzulá, la comunidad maya donde un día nació.

(Por Bernardo Caamal Itzá, corresponsal de Prensa Indígena)

Dzulá, Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, México a 13 de julio.- Una comunidad maya que fue fundada años antes de la Guerra de Casta. Cima atte, tal como se conoce a Roger Geovani Santos Cima, joven que le dedicó al rap maya y en cuyo arte expresó su amor por su cultura, falleció el pasado 10 de julio.
Durante sus últimos momentos con su comunidad, ésta lo acompañó y lo honró tal como hicieron familiares y amigos -en su gran mayoría jóvenes- hicieron guardia, algunos hincados, rezándole y con los ojos nublados de lágrimas y fue así hasta el último segundo cuando su féretro desapareció ante nuestra vista.
Ahora ver su cuerpo inerte, velado en su humilde casa y cuyo cuerpo depositado en un ataúd; al lado se observó una sola corona flores que le dedican los taxistas de su pueblo.
En el fondo sólo unas veladoras y escuchar el rezo en lengua maya de la gente que lo acompañó. Ahí yace el amigo, aquella persona humilde que acompañó a los campesinos en la feria de sus semillas nativas.
Aquél que supo amar a los suyos y entregarle el corazón a su mujer y procrearon a una hermosa niña, Sinaí y ahora  con apenas 11 meses de edad.
“Nos dejó -fue lo que me dijo su padre al recibirme- pero ya descansó, ha sufrido mucho y sé de su valentía por hablar las cosas como son”.
En esos momentos flaquee, pero hay que ser fuertes para aceptar los designios de alguien superior a nosotros. De tal forma que al observar como sus amigos le escribían la dedicatoria o el de su nombre en la Cruz.
Ahí, es donde se aclara con más fuerza el significado del etáil -amigo-, son los momentos para reconocer lo que es capaz hacer un ser humano, tal como  hizo en vida Cima atte.
Sus amigos fueron quienes diseñaron los detalles de su último encuentro con su comunidad; escogieron las canciones a compartir y fue así que durante la marcha de despedida se escuchó de nuevo su voz  en las principales calle de la comunidad  de Dzulá (municipio de Felipe Carrillo Puerto, Qroo) donde nació un 26 de diciembre de 1994.

Foto 2: Los amigos de Cima atte, le escriben a su amigo.
Sueño maya https://www.youtube.com/watch?v=Q6I4h2npMkU
No pierdas la fe https://www.youtube.com/watch?v=Xkb9nYUjMxA
En sus rolas,  Cima atte, tuvo el cuidado de imprimirle el significado que tuvo de la vida lo que hizo que sean momentos muy dolorosos para quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo, sabemos de su lucha por vencer el cáncer y vivir con su familia.
Hizo lo que pudo a pesar de sus escasos 19 años de vida, pero nunca perdió esa lucidez por agradecer y que lo plasmó en su cuenta en el facebook ¡Gracias!
Cimá atte, hasta en su muerte pudo juntar a sus amigos, una gran cantidad de jóvenes y que en este día, todos se juntaron para velar su cuerpo durante horas; sus padres, hablándole tal como lo hicieron cuando él nació.
Antes de dejarlo en su última morada, su mujer lo beso, sus padres pidiendo a los dioses que le cuiden a su ángel, y su abuela le susurró al oído de aquel nieto que tanto amo, bellas palabras en maya…
Luego, cerca del ataúd pude observar a su hija jugar, sin darme cuenta, el tiempo pasó muy rápido como cerrar y abrir de ojos, y los últimos palazos de tierra eso de la 1:45 de la tarde y con la entonación  del “Amigo” que su comunidad le cantó, además de los aplausos de todos los presentes, me hizo regresar a la realidad.
Fue grato escuchar esos testimonios vivos de los amigos y los aplausos, fue para reafirmarle ante su tumba, que su memoria seguirá vigente entre los suyos; por lo pronto, las radios indígenas, XENKA “La Voz del gran Pueblo”, transmitió en toda su programación varias canciones de él, y en XEPET “La Voz de los Mayas” le hizo un homenaje en varios momentos en su barra de programación.
Lo cierto es que todos los que estábamos en esos momentos para acompañarlo, escuchamos y vimos con regocijo esa señal que los abuelos siempre nos platicaban “Cuando alguien es bien recibido por los dioses mayas llega la lluvia como si Yuum Cháak –dios de la lluvia- llorara por aquel ser querido".
Y fue lo que sucedió en la comunidad de Dzulá, constatamos como tronaban los rayos a pesar de la palidez de la luz solar, y la ligera llovizna durante todo el entierro.
 
Foto 3: Una sencilla cruz y una sola corona de flores estuvo con aquel joven que dignificó la cultura maya.
De esa forma, Yuum Cháak (el dios de la lluvia) mostró esa sincronía que tiene con nosotros, aún hoy en día muchos de nosotros sabemos que somos parte del mayab, y tenemos claro, algún día le regresamos lo que le préstamos.
Sus valiosos granos de maíz, ahora con la única diferencia es que nuestro Pixáan –espíritu-, regresará por donde nace Yuum k’íin (padre sol) con la esperanza de regresar mañana…
https://www.youtube.com/watch?v=A1hzf1-_Ibw