Prensa Indigena Inicio

  • Tres7b.jpeg
  • Laen19b.jpg
  • Dive2.jpg
  • As13c.jpg
  • Toda7a.jpg
  • Hallan7.jpg
  • Usur81.jpg
  • Afe18a.jpg
  • Tom13.jpg
  • Tala109.jpg
  • Indi6b.png
  • Unamo18.jpg
  • Fra13b.jpeg
  • Usur84.jpg
  • Tres7c.jpeg
  • Eme16a.jpg
  • Eli1.jpg
  • Ana8a.jpg
  • Ins51.jpg
  • Ins52.jpg
(Por Redacción)

 

InfoRED, 2 de abril.- Se inicia audiencia en la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre la demanda de los pueblos indígenas guna Madungandí y Emberá de Bayano y sus miembros contra el Estado de Panamá, por la violación continuada del derecho a la propiedad colectiva.
La representante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos fue la primera en intervenir en la audiencia, al señalar que estos pueblos guna Madungandí y emberá de Bayano han sufrido violaciones al derecho de propiedad colectiva desde 1970 de forma continua y permanente.
 
El Estado panameño ha omitido cumplir con los pagos de indemnizaciones por despojo e invasión de tierras por la construcción de la hidroeléctrica desde 1973, lo que afectó el derecho a la propiedad colectiva sobre las tierras y territorios ancestrales.
También el Estado omitió reconocer, titular, demarcar las tierras gunas desde el despojo hasta 2010 y no hubo reconocimiento legal de las tierras ocupadas.
En el caso de los emberá de Bayano, la representante de la Comisión Interamericana, dijo que han pasado 40 años desde el despojo y el Estado ha omitido reconocer, titular las tierras, además incumplió al no garantizar el derecho a la propiedad colectiva al no impedir la invasión.
Subrayó que estos pueblos no contaron con recursos judiciales efectivos ni respuesta eficaz.
Las violaciones persisten, el pueblo guna de Madungandí no puede ejercer de manera efectiva sus derechos a la tierra colectiva y la emberá de Bayano sigue esperando el reconocimiento y titulación de sus tierras afectadas por las invasiones, dijo la comisionada.
La primera supuesta víctima en exponer su caso, es Benjamín García, de 69 años de edad, del pueblo guna de Mandungandí, quien dijo que antes de las inundaciones había 9 comunidades indígenas.
Debajo del lago tras la construcción de la hidroeléctrica quedaron varias comunidades inundadas como, Majé, Kanti, Capanti, Ivedi, Iversidana, lo vi con mis propios ojos, afirmó García.
A la pregunta de si se les consultó antes de hacer la invasión para la represa de la hidroeléctrica, García, quien habló en dialecto y tuvo un intérprete en español, dijo que no se les consultó, no se les avisó ni en su idioma, solo veían personas extrañas que entraban y salían, hacían recolectas de cascajos, por lo que la comunidad se preguntaba qué iban a hacer.
A última hora les avisaron, cuando las compuertas se cierran, contó. Subrayó que nunca hubo acuerdos con sus pueblos.
“Pensamos que habíamos sido engañados”, dijo García, tras lo cual añadió que algunos le hablan de ese acuerdo pero fue un acuerdo engañoso.
García dijo que para su pueblo fue muy doloroso que inundaran sus tierras, porque “ se perdió algo sagrado, la tierra es nuestra madre, nuestro padre, nos da de comer, nos da de vivir… ¿qué se nos perdió?
Los mejores recursos naturales”, añadió, indicando que perdieron las plantas que utilizaban para sus remedios, “el valor espiritual, nuestro cementerio. Por eso digo yo, que es un dolor grande que tenemos. Todos los recursos que existían se nos fueron”.
Solamente en ese tiempo la evaluación incluyó los árboles frutales que estaban en producción, pero no incluyeron las fincas, las plantas medicinales, la botánica.
García dijo que incluso le pagaron muy poco por cada árbol de frutas, cuando él cosechaba dos mil a tres mil aguacates y mameyes.
“Me pagaron por un árbol cinco “dolitas” ( dólares). Todavía el Estado me debe muchos", afirmó el primer declarante.
Además García dijo que el río ahora quedó estancado y eso favoreció la propagación de mosquitos, lo que provocó muchas enfermedades, debido a las cuales hubo muchos fallecimientos de niños y adultos.
De la enfermedad de cólera solo en su comunidad fallecieron sesenta, en otras cuarenta y en otras treinta, calcula que miles.
«»También les afectó la pesca.
Afirmó que solo dos comunidades tienen acueductos, cuando la hidroeléctrica se estaba construyendo, y solo dos tienen luz eléctrica. Deploró que la ciudad de Panamá tiene luz mientras ellos están a oscuras. Añadió que tampoco tienen centros de salud.
La audiencia sigue en curso.
Ver video en:
http://tvn-2.com/noticias/noticias_detalle.asp?id=135451