Prensa Indigena Inicio

  • Cos17Ja.jpg
  • Asi17J5.jpg
  • Bag5J3.jpg
  • Res10J.jpg
  • 00Exigimosalto.jpeg
  • Lasca2ja.jpg
  • Cos17Jc.jpg
  • Qui15Jb.png
  • Rom6J.jpg
  • Tres9Jb.jpeg
  • Asa8Ja.jpeg
  • 00Porqu.jpeg
  • Orte143.jpeg
  • Lle17J.jpeg
  • As7J.jpeg
  • Nodis11J.jpg
  • Lospo7J.png
  • 00Jero.jpeg
  • Dia17J.jpg
  • Laaso12J2.jpg
 
Foto: TalCual.
Servindi, 30 de abril, 2021.- Los residentes de la comunidad indígena acusan a una banda criminal que mantiene el control de la mina El Silencio. Cuatro personas fueron asesinadas el jueves 29 de abril en medio de un ataque contra la comunidad indígena Jivi en Bolivar, Venezuela. Tres eran indígenas originarios, señaló la periodista Pableysa Ostos desde Twitter.
Comuneros señalan que el ataque fue ocasionado por una banda criminal que busca mantener el control de la mina de oro El Silencio, cuyo territorio es ocupado por los Jivi desde tiempos ancestrales.
Entre las víctimas se identificó al capitán general de la comunidad, Nelson Pérez de 30 años, afirmó la Asociación Civil Kapé Kapé. Las demás fueron Miguel Rivas, Carmen Lusdary y Wilmer Castro (criollo).
<>Muerte por oro.
La organización, que trabaja por la protección de derechos indígenas, informó que hay dos versiones sobre las causas del incidente.
Una sostiene que se debe al enfrentamiento de comunidades por controlar una veta minera recién descubierta y la otra, que se enfrentaron grupos armados extranjeros por el control de la mina.
Los extranjeros señalados serían parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), señaló el reconocido periodista investigador Bram Ebus, en su cuenta de Twitter.
<>Violencia sostenida.
Los conflictos armados en la comunidad minera alrededor de El Silencio, por la explotación ilegal del suelo, no son nuevos, resaltó Kapé Kapé en una publicación.
En agosto de 2018 fue asesinado el capitán Misael Ramírez, de la comunidad La Felicidad del pueblo Jivi, junto a otras cinco personas, también por el control de la mina.
Foto: Kapé Kapé.
Asimismo, en junio de 2019, desaparecieron dos líderes de la comunidad y nunca se confirmó su muerte, ni fueron hallados. En ese entonces, Nelson Pérez alertó a Kapé Kapé sobre la acrecentada violencia.
“Es cierto que llegó la minería ilegal a nuestro territorio, pero no estoy de acuerdo con la práctica porque ahora tenemos que afrontarnos con grupos violentos, lo que es un peligro (…)”, expresó.
https://www.servindi.org/actualidad/30/04/2021/asesinan-indigenas-por-el-control-de-la-mina-el-silencio<>