Prensa Indigena Inicio

  • Pela5J.jpeg
  • Unme9J.jpg
  • Mex9J3.jpg
  • Ar9J.jpg
  • Seu13j.jpeg
  • Bag5J5.jpg
  • 00PalNal.jpeg
  • Astu11J4.jpeg
  • Ban5J3.jpg
  • Pal2J4.jpeg
  • Qui15Jc.jpg
  • Aru9J2.jpeg
  • Orte142.jpeg
  • Vac9J.jpg
  • Lainva10J3.jpeg
  • Lasca2Jc.jpg
  • Oea15Ja.png
  • Tres9Jb.jpeg
  • Ban5J4.jpg
  • Lanatu2J1.jpeg

(Por Alina Rosas Duarte)

Recibido de EDUCA, 7 de marzo.- Se llama Nestora Salgado, tiene 42 años, tres hijas, tres nietos, una nieta y está en la cárcel desde el 21 de agosto del año 2013, luego de haber denunciado a las autoridades locales con vínculos de narcotráfico y robo.
Todo sucedió cuando un comando militar y policial irrumpió en su comunidad, en Olinalá, Guerrero, y fue detenida junto con otros 12 policías miembros de la Policía Comunitaria, misma que se gestó en contra de la delincuencia organizada que asolaba la comunidad.
“En unas horas estaba yo encerrada en Nayarit, en un penal de máxima seguridad donde estoy como si fuera un animal peligroso. Aislada de los demás. Sólo puede verme cada dos semanas una de mis hermanas y ahora una de mis hijas.
No puedo hablar con nadie, no veo ni tono de sol, no recibo medicamentos ni terapias para mis dolencias por un accidente. No puedo recibir revistas ni periódicos, ni siquiera una carta de mi esposo que está en Estados Unidos o un dibujo de mis nietos.
Sólo puedo hablar unos minutos por teléfono a la semana con mi hija Mayra. No puedo ver la televisión. Ellos quieren que raje pero no lo lograrán”, así lo narra.
Y el relato a través de una carta enviada desde la cárcel sigue: “Ya no se podía vivir en paz, no podíamos salir de nuestras casas, ya no podíamos trabajar, viajar, poner un negocio, mandar con tranquilidad a nuestros hijos en las escuelas ni salir a la plaza a tomar un helado”.
La carta fue leída en conferencia de prensa por su hermana, Cleotilde Salgado, quien contó cómo ante los hechos de violencia, pronto la comunidad se organizó y eligieron su representante.
Escogieron a la coordinadora de la Policía Comunitaria en Olinalá, la cual a decir de sí misma, el gobierno les dio su total apoyo y atención al principio, incluso, se les reconoció legalmente como Policía Comunitaria.
“Nosotros los comunitarios hicimos nuestro trabajo y lo hicimos muy bien, cumplimos con el pueblo de Olinalá, combatimos a los delincuentes y a los que los ayudaren”, dijo a través de su mensaje la comandanta presa.
De la misma manera, señaló que fue la Policía Comunitaria quien redujo en un 90% los crímenes de alto impacto en tan sólo un año de lucha, “tal vez por eso que el gobierno terminó por agredirnos y a mí por capturarme”.
Salgado declaró que fue detenida en medio de un despliegue militar y policial “que no se los dedica el gobierno ni a los peores narcos”, además de apuntar que el gobierno quiere que escarmiente junto con todos y todas las demás que en México se levantan contra alguna injusticia.
“Mi mensaje a las mujeres es que no se dejen, que protesten y luchen”, mencionó Nestora a propósito de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.
Resaltó: “Nunca saldrá de mi boca que pido perdón. No tengo por qué pedirle perdón a nadie y menos al gobierno. Y de mi boca y mi corazón sólo escucharán que salen palabras de aliento para todos aquellos y aquellas que como yo se deciden por hacer algo por sus pueblos y sus hijos”.
La comandanta solicitó desde la cárcel a todas las mujeres, no aguantar violencia de ninguna parte, no tolerar la corrupción, discriminación, maltrato además de pedir a las mujeres de Olinalá, continuar la lucha que hace más de un año iniciaron en la localidad.
“Ya desde ahora nadie se cree que yo soy una delincuente porque las personas honradas de México, de Estados Unidos y en otros países saben que soy una presa política y saldré de prisión a proseguir la lucha que la Policía Comunitaria de Olinalá inició”, afirmó.
“¡Adelante mujeres de México y el mundo, la historia enseña que cuando algo se gana, es porque ha habido sacrificios! Estemos dispuestos a hacerlos, no tengamos miedos y sí tengamos voluntad de acabar con lo malo y los malos. También las mujeres nos espera un futuro mejor y luminoso” concluyó su misiva.
http://revoluciontrespuntocero.com/desde-la-carcel-manda-carta-la-coordinadora-de-la-policia-comunitaria-de-olinala/