Prensa Indigena Inicio

  • 17-1F.jpeg
  • Falle2Fa.jpeg
  • Sit17Fc.png
  • Una16Fb.jpg
  • Yaku8F.jpg
  • Pa19F5.jpg
  • Unmo16F2.jpg
  • Enel12F2.jpg
  • 00David.jpeg
  • 00Ezequiel.jpeg
  • Con2Fc.jpeg
  • Conc1Fc.jpeg
  • Myan3Fb.jpg
  • Pa19F4.jpg
  • Compa11F1.jpg
  • Noto7F1.jpg
  • Cri9Fa.png
  • Cre5Fc.jpg
  • Emba17F.jpg
  • Des13.jpg
Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org – 18 de febrero de 2021.- JEP reporta en Colombia más de 4 mil casos más de ‘falsos positivos’ de los que había reportado la Fiscalía. Así aparece en el auto de priorización del caso denominado “Muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate por agentes del Estado”, conocido en los medios como falsos positivos.
Cuando la JEP, jurisdicción especial de paz, tomó el caso, tras el acuerdo de paz, tenía el reporte de que entre 1988 y 2014 hubo 2.248 personas asesinadas por el Ejército y presentadas como guerrilleros.
No obstante, ahora el tribunal especial llegó a la conclusión de que “por lo menos 6.402 personas fueron muertas ilegítimamente para ser presentadas como bajas en combate”
La investigación de la JEP sobre falsos positivos se priorizó en Antioquia, Costa Caribe, Norte de Santander, Huila, Casanare y Meta, a los que la Sala de Reconocimiento catálogo como críticos.
En Antioquia, detalla el documento, se registró el 25 % total de todas las víctimas entre 2002 y 2008, y agrega que posiblemente la IV Brigada del ejército sería la mayor responsable.

En la Costa Caribe, dice la JEP, se ubican el 7,3 % de todos los falsos positivos asesinados entre el 2002 y 2008.
En Norte de Santander el tribunal halló 420 víctimas, la mayoría, asesinadas entre 1999 y 2008; Mientras que en Huila hubo 39 falsos positivos, entre las 327 muertes reportadas como resultados operacionales por la Quinta División del Ejército.
“Uno de los casos emblemáticos es el del cementerio Las Mercedes en Dabeiba del que han entregado información ante la JEP 14 miembros de la fuerza pública, de distinto rango.
La mayoría de ellos no habían sido investigados por la justicia ordinaria y quienes sí lo fueron, confesaron ante la JEP la comisión de crímenes nunca antes judicializados”.
La JEP además determinó que, entre 2002 y 2008, el Ejército mató a 12 inocentes por cada 100.000 habitantes en Casanare, a las que presentó como bajas de combate.

Finalmente, en el Meta hubo un aumento de falsos positivos entre el 2002 y 2005 en el que serían responsables miembros del Batallón de Infantería no. 21 “Batalla Pantano de Vargas”.
En casi todos esos batallones han tenido audiencias las sucesivas delegaciones asturianas, y siempre los coroneles han negado los hechos, o, en su caso, la frase más recurrente “yo no estaba al mando en aquel entonces, acabo de llegar..”.
Una de las Mamitas de Soacha (madres de hijos ejecutados en esta modalidad) había estado propuesta al Nobel de la Paz, y había sido recibida en el parlamento astur a instancias de Amnistía Internacional.<>