Prensa Indigena Inicio

  • Lader16J.jpg
  • Pal2J1.jpeg
  • Rom6J.jpg
  • Dol14Ja.jpg
  • Lanatu2J1.jpeg
  • 00Playeraroja.jpeg
  • 00PalNal.jpeg
  • 00Porqu.jpeg
  • Res10J.jpg
  • Bio17J5.jpg
  • 22-14Jb.jpeg
  • Asi17J4.jpg
  • Cos17Ja.jpg
  • Conde7Jb.jpg
  • Elre3J.jpg
  • Ver9J.jpeg
  • Sino5Ja.jpg
  • Bio17J4.jpg
  • Oea15Ja.png
  • Cos17jd.jpg
Servindi, 17 de febrero, 2021.- Así lo revelan nuevos reportes sobre el escándalo de las “vacunas de cortesía” de Sinopharm, que fueron inoculadas en secreto, según se sabe ahora, no solo a altas autoridades del Perú. No solo funcionarios de mediano y alto rango de Perú se vacunaron en secreto, sino también empresarios y médicos que laboran, principalmente, en clínicas privadas exclusivas de Lima.
En la lista de 487 personas que recibieron las “vacunas de cortesía” de Sinopharm, aparecen directivos del laboratorio Suiza Lab y profesionales de la clínica San Felipe y Clínica Delgado.
Además, figuran ocho miembros de la comisión que se encargó directamente de las negociaciones con laboratorios, entre ellos Sinopharm, para la adquisición de las vacunas.
<>Empresarios inmunizados.
Un reportaje de los portales periodísticos El Foco y Salud con Lupa identificó que en la lista de 487 personas vacunadas en secreto figuran la dueña, sus gerentes, familiares y trabajadores del reconocido laboratorio Suiza Lab.
Dicho laboratorio fue el encargado de realizar y analizar los exámenes clínicos a todas las personas que se ofrecieron como voluntarios del estudio de Sinopharm en Perú.
Pero, más allá de su “colaboración” con dichos ensayos, Suiza Lab también se aseguró dosis para su beneficio, incluso antes de que lleguen al personal de salud de primera línea.
Así, se inmunizaron la gerenta general, Claudia Gianoli Keller, y sus hijos Christopher y Daniel Wiegering Gianoli, quienes además son gerente comercial y socio del laboratorio, respectivamente.
Sergio Orellana, apoderado legal de Suiza Lab, junto a Carolina Gianoli. Foto: Facebook
En la lista de vacunados también figuran el gerente administrativo y apoderado legal del laboratorio, Sergio Orellana Marambio.
Así como sus dos hijos: Fabrizio Orellana Aznaran (25) y Fhariddy Orellana Aznaran (24), vacunados en calidad de “entorno cercano”.
Bajo ese rótulo también se vacunaron Emily Linden Moses Wiegering (55) e Isabela Moses Bessa (19), dos personas vinculadas al exesposo de Claudia Gianoli, Carlos Wiegering.
Y, además, dos de sus trabajadores: el médico general Ibire Hurtado Castro, en calidad de “invitado” y la jefa de Salud Ocupacional, Yemina Jordan Schawarz, como “personal del estudio”.
<>Médicos privilegiados.
Otro reportaje del portal OjoPúblico revela que en la lista de vacunados en secreto con dosis de Sinopharm también figuran médicos que laboran, principalmente, en clínicas privadas exclusivas de Lima.
Es el caso de seis profesionales de la clínica San Felipe, parte del grupo Credicorp; y de un especialista de la Clínica Delgado, que integra el Grupo Salud del Perú, conocido como Auna.
En el caso de la Clínica San Felipe, se trata del médico internista Enrique Oshiro Romero; la doctora Patricia Delgado Málaga; y el médico cardiólogo Alberto Sattui Talledo.
La lista es completada con los médicos Armando Calvo Quiroz, Néstor Najar Trujillo y Ana Zúñiga Rivera, quien además es esposa de Germán Málaga.
Málaga es el coordinador del ensayo clínico de Sinopharm en la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH). Su hija, Ariana Málaga, llegó a Perú solo para vacunarse y luego volvió a Europa.
Eduardo Gotuzzo se vacunó con dosis de Sinopharm, pese a que su empresa debía supervisar el ensayo clínico de este laboratorio chino. Foto: Andina
Por el lado de la Clínica Delgado, figura el médico Eduardo Gotuzzo Herencia, integrante también del Comité de Expertos del Ministerio de Salud.
Este último médico es además gerente de Gotuzzo Asociados, una empresa que fue contratada por la UPCH para monitorear el ensayo clínico de la vacuna Sinopharm.
Gotuzzo recibió la primera dosis el 5 de enero. Al día siguiente, el Gobierno anunció que había llegado a un acuerdo con el laboratorio Sinopharm para la compra de 38 millones de vacunas.
Ese mismo día Gotuzzo ofreció una entrevista donde se mostró optimista por el anuncio del acuerdo con Sinopharm y dijo que era una vacuna “bastante segura”.
Lo que no dijo fue que un día antes él ya había recibido su primera dosis. Ahora se conoce que el médico recibió la vacuna de la farmacéutica china que debía supervisar.
<>Negociadores vacunados.
El evidente conflicto de interés en el caso del médico Eduardo Gotuzzo se ve reflejado también en otro caso que involucra a un grupo de ocho funcionarios y autoridades universitarias.
Estas ocho personas, pese a integrar la comisión que se encargó de negociar con varios laboratorios —entre ellos Sinopharm— la adquisición de vacunas, también se vacunaron en secreto con dosis del laboratorio chino.
Se trata de los representantes de la cancillería, el Ministerio de Salud, la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y de autoridades de las universidades Cayetano Heredia y San Marcos.
Por el lado de la cancillería aparecen vacunados, además de la ahora excanciller Elizabeth Astete, el director de Ciencia y Tecnología, Arturo Jarama Alván.
Por parte del Minsa, figuran la exministra de Salud, Pilar Mazzeti, y el médico cirujano Carlos Castillo Solórzano.
En representación de la PCM figura Rafael Suárez Peña; y, por último, el rector de la San Marcos, Orestes Cachay; y el vicerrector de la Cayetano Heredia, Alejandro Bussalleu Rivera.

Rector de la San Marcos, Orestes Cachay; y el vicerrector de la Cayetano Heredia, Alejandro Bussalleu Rivera, también se vacunaron en secreto.
Todas estas personas recibieron las vacunas antes y después de la suscripción del acuerdo de compra de 38 millones de dosis, anunciado por el Gobierno el 6 de enero.
Esto es, entre setiembre del 2020 y febrero de este año, según información revelada por el diario El Comercio, que revisó la lista de los vacunados.
Las nuevas revelaciones no dejan de indignar a la población y personal médico que se siente decepcionada por el uso irregular de vacunas adquiridas en el marco de un ensayo clínico.
Vacunas que, dicho sea de paso, podrían haber servido para inmunizar al personal médico que batalla en primera línea contra la covid-19.
No obstante, el escándalo aún no ha terminado. Por ahora, se desconoce qué pasó con las otras 1,200 dosis que llegaron al Perú y fueron enviadas a la embajada de China.
¿Existirá una lista de las personas que fueron vacunadas por encargo de dicha embajada? ¿Habrá más funcionarios, empresarios o médicos de clínicas privadas vacunados en secreto?
Estas son algunas preguntas que, por ahora, nadie ha respondido.
https://www.servindi.org/actualidad-noticias/17/02/2021/empresarios-y-medicos-de-clinicas-tambien-se-vacunaron-en-secreto <>