Prensa Indigena Inicio

  • Naci83.jpg
  • Heri6.jpg
  • Cu9.jpeg
  • As3a.jpeg
  • Ensi6b.jpeg
  • Ide8.jpeg
  • Tegu4a.jpeg
  • Hrw8.jpg
  • Laviole3.jpg
  • Col2.jpeg
  • Naci84.jpg
  • Ayo4.jpg
  • Lospu7.jpg
  • Losa5b.jpg
  • Sig7.jpeg
  • Comu3.jpg
  • Sema12c.jpeg
  • Naci813.jpeg
  • Li2.jpeg
  • Cuar6.jpeg

(Por Jorge Agurto)

Servindi, 20 de junio, 2020.- Es muy triste escribir una nota informativa sobre un hecho que nos duele tanto. Parece increíble que el hermano awajún Hernán Kinin Inchipish se haya ido de este mundo terrenal y no pueda hablar y escribir como hacía con frecuencia por el facebook o el washapp.
Falleció alrededor de la 1 de la madrugada del sábado 20 de junio y la noticia compartida por el dirigente Salomón Awananch nos cayó como un látigo doloroso.
En su condición de comunicador indígena de la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Norte (ORPIAN P) Kinin estuvo viajando por las comunidades alertando sobre la letal enfermedad que en un descuido lo devastaría.
Compartimos con Kinin varios talleres de capacitación organizados por la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) con el auspicio de la cooperación alemana.
Recuerdo que en un taller nacional de comunicadores indígenas de Aidesep Hernán Kinin propuso la necesidad de editar un boletín impreso para distribuir en las comunidades.
Preocupado por que la voz de la organización llegue hasta la comunidad más lejana, Kinin argumentó que era esencial editar un boletín en formato A-4 para poder fotocopiar y «entregar en su mano» a los jefes comunales.
«Si no hay cantidad suficiente de ejemplares impresos, aunque sea en fotocopia podemos reproducir y llevar a los jefes para que lean en las asambleas y coloquen en lugares visibles» sostenía Kinin.
Con esta sugerencia –que nos hizo recordar la función que cumplió el boletín Voz Indígena en la época auroral de Aidesep– Kinin propuso una acción estratégica clave para extender la comunicación hacia las comunidades de base que carecen de suministro eléctrico e internet.
Carátula de un ejemplar del boletín Voz Indígena de AIDESEP editado por Cecilia Soria.
Así era Hernán Kinin. Vivaz, expresivo, controversial, y es que hablaba a partir de la experiencia y de la realidad que conocía como dirigente, docente y promotor incansable de la educación y la comunicación indígena.
En setiembre de 2019 invitamos a Kinin a participar de un taller para socializar los resultados del proceso de consulta del reglamento de la Ley sobre Cambio Climático que auspició la Fundación Friedrich Ebert.
En noviembre, lo volvimos a invitar a otro taller muy especial, con líderes seleccionados, sobre gobernanza territorial y capitalización de experiencias organizado por Forest Trends.
Los participantes debían redactar algunas experiencias de vida en fichas de capitalización. Al inicio, Kinin tuvo alguna dificultad para captar el sentido de la metodología, pero cuando lo logró se volcó con entusiasmo y concentración a escribir sus experiencias.
Hasta hace unas semanas estuve interactuando con Arturo Kinin para validar el texto final de las fichas corregidas que se incorporarán en un libro, hoy en proceso de edición, y que verá la luz este año.
Con mucha expectativa, Hernán me pidió que no deje de enviarle algunos ejemplares cuando el libro esté impreso.
Son muchos los recuerdos que nos deja el compartir e interactuar con Hernán Kinin a quien visitamos en la sede de ORPIAN en Bagua para un taller regional con comunicadores/as que dejó valiosas lecciones y estrategias pendientes de aplicar.
La pérdida de Kinin no es solo un nefasto legado de la pandemia sino que es una muestra fatal e irreparable del abandono clamoroso del Estado peruano hacia los pueblos indígenas.
El caso de Hernán pone en relieve el rol invisible de los/as comunicadores/as indígenas, que junto a otros/as dirigentes hacen frente en primera línea de combate al COVID-19.
Ellos informan y explican a las comunidades las medidas de prevención a adoptar sin ningún apoyo público, en condiciones precarias para su labor y aún a riesgo de sus propias vidas.
La burocracia "a cargo" de la pandemia y que a más de 90 días de declarada no actúa de forma diferenciada y efectiva tiene una responsabilidad política por estas muertes y el inmenso daño al universo indígena.
Hablamos de una calaña de funcionarios que no siente ni se conduele del fallecimiento de cada persona del mundo indígena, un mundo excluido y vulnerable a pesar de la riqueza de su aporte a un mundo más humano y diverso como al que aspiramos.
La vieja academia y la cultura oficial ignora el portento de sabiduría y humanidad que representa cada personaje indígena.
Ya caminen con trajes humildes o descalzos, y no hayan pisado una escuela o universidad, los sabios y mayores indígenas llevan una biblioteca de saberes en su memoria y experiencias.
Por esto nos duele cada noticia de hermanos/as indígenas que fallecen en comunidades distantes de la Amazonía, lejos de los hospitales, ignorados en las cifras oficiales, y de los cuales a veces no tenemos ya tiempo ni fuerzas para poder reportar.
Te vas Kinin de la dimensión terrenal de la vida, quizás la más frágil y breve. Pero te integras al mundo espiritual de tus ancestros desde dónde seguirás acompañando a tu pueblo y viviendo otras vidas nuevas que no podemos avizorar.
Tu paso por esta vida nos acompañará en el recuerdo de los que te conocimos, apreciamos y aprendimos de tí.
http://www.servindi.org/actualidad-cronica/20/06/2020/noticia-fatal-fallece-comunicador-awajun-hernan-kinin-inchipish <>