Prensa Indigena Inicio

  • Hrw8.jpg
  • Sig7.jpeg
  • Naci85.jpeg
  • Naci811.jpeg
  • Naci86.jpeg
  • Hoy30J.jpeg
  • Naci817.jpeg
  • Sue12b.jpg
  • Naci83.jpg
  • Losa5a.jpeg
  • Ladeu5c.png
  • Sema12c.jpeg
  • Ladeu5b.jpg
  • Casi3.jpg
  • Falle1a.jpg
  • Losa5b.jpg
  • Col2.jpeg
  • Indi1.jpg
  • Naci82.jpg
  • Ensi6b.jpeg

(Por Howard Richards)

Imagen de pixabay
Pressenza, Limache, Chile, 18 de junio de 2020.- Tomado del New York Times, 2 de junio de 2020: «La ira es diferente esta vez. Después de años de que la policía viene matando a estadounidenses – más de 1.000 por año, mientras existan estadísticas – algo ha cambiado en la última semana.
«El espantoso video de un policía de Minneapolis arrodillado sobre el cuello de George Floyd juega un papel importante. También lo hace una pandemia que está matando a afroamericanos de manera desproporcionada. Y también la política racista y furiosa que alienta el Presidente Trump.
«Aquí están algunas de las voces de las protestas, que incluyen a muchas personas que aseguran que nunca habían protestado antes:
«En cada ciudad, hay un George Floyd», dice Michael Sampson II, de 30 años, de Jacksonville, Florida.
«Podría ser mi padre, mi hermano, mi tío, mi primo, mi amigo», dice Victoria Sloan, 27, de Brooklyn. «Me hace enojar».
«Hablo en nombre de todos, de todos mis parientes, de todos mis hermanos y hermanas que han sido golpeados por la policía», dice Cory Thomas, de 40 años, quien señaló que la policía lo golpeó cuando era un adolescente en Brooklyn.
«No apruebo la violencia o el saqueo», dijo, «pero al fin y al cabo, ningún niño de 14 años debería ser golpeado por la policía».
Los testimonios siguen y siguen. He citado sólo una pequeña muestra. Una lista similar -y de hecho aún más horripilante- de testimonios de injusticia podría ser compilada hablando con mis vecinos en Chile.[i] Y en casi cualquier país del mundo.
Los historiadores encuentran que la represión violenta de los perdedores en el juego económico -de cualquier raza; de cualquier religión, género u orientación sexual: en cualquier continente- ha sido la norma desde que comenzó el capitalismo.[ii]
Todos sabemos además que nada va a cambiar realmente la brutalidad policial, el racismo, el militarismo, las hipócritas políticas exteriores o cualquier otro…
Tipo de maldad hasta que haya una distribución más justa de la riqueza, un uso más ético de la propiedad y un sistema económico impulsado por una dinámica diferente.
En general, la «estructura profunda» tiene que cambiar. Algunas claves para definir la ‘estructura profunda’ de la modernidad son los individuos que buscan dinero, porque necesitan dinero.[iii]
La imposibilidad de que todos lo obtengan legalmente; y la consecuencia de que la economía tendrá sectores ilegales, un racismo profundamente arraigado y el empleo de la policía y las cárceles para proteger el comercio.
Dadas estas estructuras tan profundas, aunque no es una certeza matemática que los estereotipos raciales y la violencia se multipliquen, es prácticamente inevitable. [iv]
Martin Luther King Jr. dijo la verdad cuando en 1966, señaló ante el personal de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur que «debe haber una mejor distribución de la riqueza y tal vez América debe avanzar hacia un socialismo democrático.
Llámenlo como quieran, llámenlo democracia, o llámenlo socialismo democrático, pero debe haber una mejor distribución de la riqueza dentro de este país para todos los hijos de Dios»[v]
En palabras comúnmente atribuidas al Arzobispo Amigo de Sevilla en España, «La paz es una mesa con cuatro patas, y sus cuatro patas son la justicia, la justicia, la justicia y la justicia».
Se puede argumentar que antes del capitalismo y en las fases anteriores del capitalismo, era del interés de una clase alta, o de una raza, o de un género…
Mantener a los demás abajo para poder estar arriba; en palabras recientemente pronunciadas por una persona famosa, era del interés de los privilegiados «dominar».
Hoy en día hay amplias pruebas -y las protestas mundiales contra el asesinato de George Floyd son parte de las pruebas- de que es de interés para todos poder trabajar juntos en todos los sectores por el bien común[vi].
La actual distribución injusta de la propiedad y el uso no ético de la misma no beneficia a una sola persona, a nadie, y ciertamente no beneficia ni siquiera a los nietos de una sola persona.
Nos está hundiendo a todos más y más profundamente en el caos. Es derribar las plantas y animales que comparten la tierra con nosotros, ya que destruye los equilibrios físicos y biológicos que hacen posible la vida.
Puede que me equivoque en estas afirmaciones en cursiva, pero tengo una excusa. Mi excusa es que hago una invitación permanente y a todo el mundo a criticar mis puntos de vista y corregir mis errores.
Pero, ¿por dónde empezamos? Hay tantos errores que corregir.
Por ejemplo, podríamos / podría empezar por promulgar una legislación que gravara las ganancias de la especulación con la tierra, como propuso Henry George en el siglo 19. [vii]
Esto corregiría una forma de injusticia de hacer fortunas que impide a otras personas utilizar los activos para algún propósito de vida, mientras se aferran a ellos esperando que su precio suba.
Traería dinero al erario público que podría ser utilizado, como sugirió MLK Jr., para emplear a los desempleados, cuidar a los enfermos y ancianos; para reforestar la montaña erosionada; para luchar contra el calentamiento global.
La reducción de los precios de la tierra desalentando la especulación, haría que la propiedad de la vivienda fuera más asequible para la gente común y corriente; bajaría los alquileres; evitaría que muchos durmieran en la calle o en sus coches.[viii]
Podríamos/podríamos pero no podemos. ¿Por qué no? Ningún lector de las cinco notas anteriores que publiqué se sorprenderá con la idea de que como el mundo está ahora organizado, no podemos. La especulación en el sector inmobiliario hace poco o nada de bien y mucho daño.
Sin embargo, el desvío de los aumentos del valor de la tierra (debido, por ejemplo, al crecimiento de la población) para emplear a los desempleados, cuidar de los enfermos y los ancianos, y revertir el calentamiento global, haría caer la confianza de los inversores.
Cualquier gobierno que pusiera en práctica la filosofía de Henry George sería clasificado como de «alto riesgo político», «populista» y «radical». Hasta la fecha ninguna democracia se ha atrevido a intentarlo.
El lamentable estado del mundo en el que vivimos fue acertadamente descrito por Tshepiso Mohaloli, un estudiante de la Escuela de Negocios de la Universidad de Ciudad del Cabo.
En un artículo que escribió para una clase en la que Gavin Andersson y yo enseñamos, leímos las siguientes palabras bien escogidas: «El sistema económico capitalista está arraigado e incluso amenaza la soberanía de los países.
Trabajo para el gobierno y no hay un solo día en el que no se oigan las advertencias de alejar la inversión cuando se busca el 99%. A los trabajadores se les pagan salarios bajos y en algunos casos se les paga con alcohol (sistema de dopaje).
Cualquier introducción de legislación para aumentar los salarios de los trabajadores (salario mínimo) o la mejora de las leyes laborales alejará la inversión. Estas son las convicciones de los ejecutivos y accionistas que ganan beneficios extraordinarios.
Cualquier esfuerzo de transformación para conseguir la propiedad compartida de los recursos de la tierra (industria minera, apropiación de tierras) alejará la inversión, por lo que los individuos deben ser gravados en su lugar».
Las palabras bien escogidas de nuestros estudiantes nos llevan a una respuesta a la siguiente pregunta: «¿Pero dónde empezamos a trabajar para lograr una distribución más justa y un uso más ético de la propiedad?
En una democracia verdaderamente civilizada, los ciudadanos eligen lo correcto, ya que Dios les da la luz para ver lo correcto. Toman decisiones racionales sobre qué hacer, la ciencia y la prensa libre les ayudan a distinguir los hechos de las fantasías.
Pero en el lamentable estado del mundo en que vivimos, hay lo que los abogados y jueces llaman una cuestión de umbral. Debe ser preguntado y respondido antes de que las preguntas sobre la justicia y la viabilidad puedan ser formuladas.
Así es: ¿Removerá la inversión? Esta es una pregunta umbral porque la mayor parte de nuestro empleo y la mayor parte de la satisfacción de nuestras otras necesidades depende de la confianza de los inversores…
En que sus inversiones serán seguras y rentables (y también, como señala Michael Kalecki,[ix] y como recordarán todos los que vivieron en Chile en 1973…
De que los inversores se abstengan de reunirse deliberadamente para paralizar la producción con el fin de lograr objetivos políticos, incluso cuando podrían, si quisieran, ganar dinero produciendo).
La respuesta sugerida a la pregunta «¿Por dónde empezamos?» es: Empezamos haciendo todo lo posible para que la seguridad humana básica sea independiente de la confianza de los inversores, y especialmente independiente del sistema financiero mundial.
El programa ABC (Abastacimiento Básico Comunitario) de Argentina va por buen camino. Su objetivo es hacer que cada barrio de Argentina sea lo más autosuficiente posible en cuanto a las necesidades básicas.
Cada argentino debería tener asegurada la atención sanitaria básica en una clínica de barrio, la vivienda, el agua y la comida, pase lo que pase en la economía global y si Argentina incumple o no los préstamos de las instituciones financieras internacionales. [x]
Hay muchos otros movimientos hoy en día concebidos en líneas similares: eco-aldeas, ciudades de transición, toma de control de territorios locales, bancos de tiempo y otras monedas comunitarias, permacultura, LETS (Local Economy Trading Systems)…
Esta lista podría continuar para siempre; podría remontarse a Gandhi en los años 20 (swaraj y swadeshi); podría remontarse a Platón y Aristóteles que ambos postularon que una buena polis sería una polis autosuficiente.
Cuando los ciudadanos están suficientemente seguros, cuando el peligro de ahuyentar a los inversores no es un peligro que amenace a muchos de ellos con el desempleo, el empleo precario y mal pagado…
La escasez de servicios públicos esenciales, la austeridad, la ruptura de sindicatos, la inflación y la brutalidad policial, entonces lo que Karl Popper denominó una sociedad abierta puede ser real y no sólo fingida.
Lo que John Dewey llamó una sociedad experimental, en la que cada institución es una hipótesis que debe ser juzgada y revisada de acuerdo con sus resultados, puede ser real y no sólo fingida.
La creación de una sociedad verdaderamente abierta y experimental, capaz de ajustar las normas culturales y la estructura social a las cambiantes realidades físicas…
Como la de Covid 19, la tecnología avanzada que produce simultáneamente abundancia y desempleo masivo, y el calentamiento global requerirán un cambio de cultura.
O una serie de cambios culturales. De limitado a ilimitado. De un aislamiento hostil a una comunidad amada. ¿Cómo se puede facilitar un cambio cultural? Un método se llama el método del punto de crecimiento. Consiste en cuatro pasos.[xi]
Temas comunicables. Un punto de crecimiento debe ser algo que la gente entienda. Si no tiene sentido para la gente, no puede ser el código de la interacción social que construye nuevas normas (o revive viejas normas).
Los temas de los puntos de crecimiento pueden ser tanto música como letras; los temas pueden ser actos simbólicos como teñirse el pelo de rojo, hacerse un tatuaje o llevar abrigo y corbata.
Paulo Freire a menudo usaba lo que llamaba «temas de bisagra» para conectar lo que la gente ya entendía con lo que podían entender fácilmente.
Un cheque rebotado era una bisagra usada por MLK Jr.: «En lugar de honrar esta obligación sagrada, América ha dado a los negros un cheque sin fondos, un cheque que ha sido devuelto marcado como ‘fondos insuficientes’, [xii]
El punto de crecimiento debe atraer energía y recursos. Puede ser un carro de la banda que ya se está moviendo para saltar, o una idea cuyo momento ha llegado que mueve a la gente a iniciar un nuevo carro de la banda.
Si es sólo tu pasión personal, tendrás que buscar en otro lugar para encontrar un punto de crecimiento. Recuerda también: construir un nuevo mundo en el que todos ganen, con libertad y justicia para todos, curará a todos y no herirá a nadie.
Construir las cuatro patas de la mesa de la paz no es una lucha de ellos contra nosotros. En este sentido, es decepcionante ver que mientras que en el área de la justicia económica hay múltiples movimientos de reforma impulsados por la energía…
De los privilegiados (uno de ellos es la inversión de impacto -invertir para lograr un bien social mensurable-); en el área de la justicia penal, hay comparativamente poca energía impulsando la autorreforma voluntaria entre la propia policía.
Aquí «comparativamente poco» no significa «nada». Sé que hay oficiales de policía, hombres y mujeres, trabajando día y noche por la justicia social, porque mi propio sobrino, Tim McGraw, es uno de ellos.
Para que cuente como un punto de crecimiento, un movimiento debe tener potencial para la transformación estructural. Por ejemplo, Ernesto Laclau y Chantal Mouffe proponen la «democracia» como un tema con energía con potencial para la transformación estructural.
La democracia política se transforma en democracia económica, y luego en democracia en otras relaciones humanas.[xiii] Partiendo de las creencias y prácticas religiosas, algunos argumentan de forma similar el potencial de transformación estructural de la «fidelidad».
El punto de crecimiento debe contribuir a transformar las estructuras profundas de la sociedad moderna como el capitalismo, el racismo, el sexismo, los mercados, la dominación sobre la naturaleza en lugar de la armonía con la naturaleza, y otros.
Porque todo lo que pueda decirse sobre las estructuras profundas de la sociedad puede decirse de muchas maneras, hablando desde muchas perspectivas, y porque todo lo que pueda decirse puede estar equivocado…
Implementar la organización sin límites con el método del punto de crecimiento (o cualquier método de cambio social) implica una vida de estudio, de reflexión y de conversaciones que compartan perspectivas con otros con puntos de vista diferentes a los propios[xiv].
>Notas:
[i] Ver la novela histórica de Caroline Richards, Sweet Country. Nueva York: Simon y Schuster, 1976.
[ii] Bernard Harcourt, La ilusión de los mercados libres: El castigo y el mito del orden natural. Cambridge: Harvard University Press, 2011; Maria Mies, Patriarchy and Accumulation on a World Scale. Londres: Zed Books, 2014/1986.
iii) Andre Orlean, L’Empire de la Valeur. París: Seuill, 2011. P. 149
[iv] Michel Foucault, Survveiler et Punir. París: Gallimard, 1976.
[v] www.intercept.com , consultado el 2 de junio de 2020
Martin Luther King Jr. ¿Adónde vamos desde aquí? Caos o Comunidad. Boston: Beacon Press, 1967. Kate Pickett y Richard Wilkinson. El nivel de los espíritus: Por qué la igualdad es mejor para todos. Londres: Allen Lane, 2009.
[vii] Henry George, Progress and Poverty. Nueva York: D. Appleton y Cía., 1881 (publicado por primera vez en 1879)
[viii] Michael Hudson, Matando al huésped. Nueva York: Nation Books, 2015.
[ix] Michael Kalecki, Aspectos políticos del pleno empleo. Political Quarterly, 1943, pp 1.-9.
[x] Entrevista con Enrique Martínez, entonces jefe del INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) en la casa de nuestra amiga común Sara Horowitz en Buenos Aires en una fecha que no recuerdo.
[xi] Para más detalles ver Howard Richards y Joanna Swanger, Culture Change: A Practical Method with a Theoretical Basis, en Joe de Rivera (ed.) Handbook on Building Cultures of Peace. Nueva York: Springer, 2008.
[xii] Martin Luther King Jr. I have a dream speech, Washington DC, 28 de agosto de 1963.
xiii] Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, Hegemonía y Estrategia Socialista. Londres: Verso, 1985.
xiv] Para más detalles ver Howard Richards y Joanna Swanger, Culture Change: A Practical Method
with a Theoretical Basis, en Joe de Rivera (ed.) Handbook on Building Cultures of Peace. Nueva York: Springer, 2008.
https://www.pressenza.com/es/2020/06/nota-seis-la-distribucion-justa-y-el-uso-etico-de-la-propiedad/ <>