Prensa Indigena Inicio

  • Inva1b.jpg
  • Muje2.jpeg
  • Naci817.jpeg
  • 25en8a.jpeg
  • Losa5a.jpeg
  • Lospu7.jpg
  • Ide8.jpeg
  • Eldes2.jpg
  • Elcon9.jpeg
  • Apo7.jpeg
  • Heri6.jpg
  • 25en8b.jpeg
  • Comu3.jpg
  • Ame6.jpeg
  • Rep2.jpg
  • Lamo2.jpg
  • Inte6.jpeg
  • Sema12b.jpeg
  • Naci816.jpeg
  • Naci84.jpg
Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org – 28 de junio de 2020.- En las últimas horas, algunos hechos de los que se han tenido conocimiento en Colombia: Yohanni Yeffer Vanegas, apareció ayer muerto-asesinado en Guayabero. La comunidad dice que su hermano está también desaparecido.
Yohanni fue uno de los líderes de las movilizaciones de mayo en que se señalaba la militarización de la zona, en este departamento del Meta.
Salvador Jaime Durán fue asesinado de cinco disparos en Teorama, en el Catatumbo, Norte Santander, y se señala como autor del crimen al ejército.
De hecho se ha informado que la comunidad de la vereda, al escuchar los disparos, se desplazó hasta el lugar, encontraron a seis integrantes del Ejército Nacional, quienes, al notar la presencia de los habitantes, emprendieron la huida hacia el campamento base.
Hasta ese sitio llegaron los ciudadanos para solicitarle a quien los comandaba que los entregara para retenerlos y entregarlos a la Fiscalía General de la Nación para esclarecer los hechos. Entretanto la comunidad indica que se trata de una ejecución extrajudicial.
Asesinado el Gobernador Indígena de Agua Clara, en Pizarro, Bajo Baudó, Chocó Colombia.
Ayer sábado, asesinato en el Bajo Baudó (Chocó), zona en la que se vienen haciendo denuncias en los últimos años por una marcada presencia de grupos paramilitares.
La víctima era el gobernador indígena de Agua Clara, quien fue desaparecido hace dos días. La ONIC denuncia que el cuerpo del gobernador presentaba signos de haber sido torturado.
Asesinado, con tiro en el cuello, joven Duvan Aldana en desalojo policial en Soacha. Tenía 15 años.
En tanto que ayer sábado hubo también numerosas protestas ante destacamentos militares (en Cali, en Pereira, en Bogotá..) por la violación de una niña indígena embera a manos de efectivos militares en Risaralda . (De la movilización en Bogotá, en Kennedy, se reporta fuerte represión policial).
La niña, tras 7 días en BF, y tras varios días de plantón y reclamo indígena, fue entregada finalmente ayer a su familia y comunidad indígena de la que fue secuestrada por los militares el domingo anterior.
Se acentúa también la polémica e indignación con la actuación del Fiscal, quien pese a que los militares entregaron a 7 de sus efectivos confesando la acción…
La fiscalía opera con la figura de “acceso carnal abusivo", que se interpreta que da a entender que la menor consintió que los soldados abusaran de ella, no reconoce la violencia del hecho y tiene una pena menor.
Si además un juez considerara que fueron mal imputados los delitos puede echar para atrás la decisión, lo que retrasaría el proceso y revictimizará a la menor.
Desde el mundo penalista afirman que este hecho es muy grave: “Esto en la práctica significa que para la Fiscalía General de la Nación, lo que se presenta en estos hechos es que la niña consiente tener estos encuentros sexuales con estas siete personas.
Que no encuentra un contexto de violencia, ni de superioridad, sino que se trata de relaciones consentidas en las que por ser un menor de edad se trata de un abuso sexual”.
El acuerdo en la imputación por delitos abusivos sería una forma de tapar la responsabilidad de otros de mayor rango. A la niña la secuestraron y la violaron durante dos días.
Por su parte la ONIC sigue demandando que los acusados pasen a la justicia propia, amparados en la Jurisdicción Especial Indígena.
http://www.miradoriu.org/spip.php?article837
Precisamente este viernes se conmemoraba el Día mundial en apoyo a las víctimas de la tortura, un delito prohibido por el derecho internacional en cualquier circunstancia o momento. #EnColombiaSíHayTortura.<>