Prensa Indigena Inicio

  • Lain5.jpeg
  • Naci814.jpeg
  • Col2.jpeg
  • Tegu4c.jpeg
  • Elim2c.jpg
  • Hoy30J.jpeg
  • Casi3.jpg
  • Gen8.jpg
  • 00Hastasiem.jpeg
  • Res8.jpeg
  • Made6b.png
  • Naci87.jpeg
  • Made6a.png
  • Naci811.jpeg
  • Ira2.jpeg
  • Lave11.jpg
  • Inva1a.jpeg
  • Inve11.jpeg
  • Ensi6a.jpg
  • Esto6.jpeg

(Por Dominique Vidal)

Recibido de El Zenzontle, 27 de junnio de 2020.- "Fue en estos territorios donde nació y se desarrolló el pueblo judío. Es hora de aplicar la ley israelí en ellos y escribir un nuevo capítulo glorioso en la historia del sionismo". Así se expresaba Benjamin Netanyahu el 17 de mayo, en la inauguración de su nuevo gobierno.
Y añadía: "Los cientos de miles de residentes de Judea y Samaria [Cisjordania] permanecerán siempre en su casa". La anexión "no nos alejará de la paz, nos acercará a ella".
¿Palabrería o programa concreto? La anexión ha estado en el centro de las últimas campañas electorales del líder del Likud: prometió la del Valle del Jordán, luego la de las colonias de Cisjordania, e incluso Hebrón.
A excepción de esta última, que es de hecho el regalo dado a Israel por el plan Trump, el acuerdo de coalición parece más vago:
La única ley prevista y que se debatirá a partir del 1 de julio se refiere a la anexión, pero no lo menciona. El hecho es que el sueño de toda la vida de la derecha israelí aún se enfrenta a obstáculos.
<>Y primero en Israel.
Ya en abril, un grupo de 220 exgenerales y oficiales de alto rango de los servicios militares y de seguridad denunciaron actos unilaterales de anexión que podrían…
"Poner en peligro el tratado de paz y la cooperación de seguridad con Jordania, la coordinación con las fuerzas de seguridad palestinas y el carácter judío del estado".
Incluso una anexión a pequeña escala "corre el riesgo de convertirse en una anexión a gran escala", desencadenando "una reacción en cadena sobre la cual Israel no tendrá ningún control".
Un escenario que acaba de confirmar el anuncio de Mahmoud Abbas, el 20 de mayo, de que "la Organización para la Liberación de Palestina…
Y el Estado palestino se retiran de todos los acuerdos firmados con los gobiernos de los Estados Unidos e Israel, incluidos los relacionados con la seguridad"...
Según las encuestas, la opinión pública también duda: a mediados de mayo, solo una cuarta parte de las personas encuestadas (26%) es favorable a una anexión, el 40% prefiere una solución de dos estados, el 22% una retirada unilateral y el 13% el statu quo.
Incluso entre la gente votante del Likud, solo el 36% dijo que apoyaba la anexión, el 21% prefería una solución de dos estados, el 25% abogó por una retirada unilateral y el 18% se declaraba satisfecho con el status quo.
<>Segundo conjunto de obstáculos: en los Estados Unidos.
Durante su visita a Jerusalén a mediados de mayo, el Secretario de Estado Mike Pompeo parecía no tener prisa por ver a Israel anexionarse el 30% de Cisjordania.
Y el canal 13 israelí, citando a un funcionario estadounidense anónimo, dijo que la fecha del 1 de julio no era "sagrada": "La hoja de ruta israelí no es firme desde nuestro punto de vista, y no es para nosotros una cuestión de vida o muerte".
A esto se agrega un desacuerdo sobre la escala de la operación. Porque solo el valle del Jordán ocupa un tercio de Cisjordania; en cuanto a las colonias, si sus construcciones representan el 5%, su territorio
municipal supera el 50%.
Esta perspectiva gusta a las y los evangelistas, el corazón del electorado Trump, pero no a la mayoría de las y los judíos, cada vez más hostiles a Netanyahu.
De ahí, sin duda, la ausencia de cualquier esfuerzo en esta dirección por parte del Primer Ministro israelí, en contraste con su comunicación hacia los cristianos fundamentalistas.
Incluso un pilar neoconservador como Daniel Pipes explicó en el New York Times a principios de mayo las razones de su oposición a la anexión:
Ésta, concluía, "probablemente dañará las buenas relaciones con la administración Trump, las y los demócratas, países europeos y líderes árabes, pero también va a desestabilizar la región, radicalizar a la izquierda israelí y perjudicar al objetivo sionista de un estado judío".
<>La posición de Rusia es sorprendente por sus matices.
Es cierto que Moscú advierte a Israel contra cualquier iniciativa unilateral que pueda desencadenar una ola de violencia que probablemente desestabilice a Oriente Medio.
Pero sin levantar el tono: sin duda, hay quien lo sugiere, porque las anexiones en Cisjordania harían obsoletas las sanciones impuestas a Moscú durante la anexión de Crimea...
<>En el mundo árabe, se afirma la hostilidad a cualquier anexión.
La cumbre de El Cairo del 1 de febrero ya había rechazado el plan de Trump como "injusto" porque "no respetaba los derechos fundamentales del pueblo palestino". Pero la amenaza inminente endureció las posiciones, incluso en uno de los dos estados ligados por un tratado de paz a Israel: Jordania.
"Si Israel se anexiona Cisjordania en julio, podría estallar un gran conflicto con el Reino Hachemita de
Jordania", expresó el Rey Abdullah, que no ha descartado que su país renuncie al tratado de paz.
Y concluía: "Estamos de acuerdo con muchos países europeos y la comunidad internacional en que la ley de la fuerza no debe aplicarse a Oriente Medio."
<>Otra mala sorpresa: la Unión Europea está menos dividida de lo que Israel esperaba,
Primero, el ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, recordó que "cualquier anexión constituiría una violación grave del derecho internacional" y que la UE "actuaría en consecuencia".
Luego, el ministro irlandés Simon Coveney advirtió: "La anexión del territorio por la fuerza está prohibida por el derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas (...).
Es un principio fundamental en las relaciones entre los Estados y el estado de derecho en el mundo moderno. Ningún Estado puede ignorarlo".
A su vez, el Ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselbaum, hizo público un texto conjunto, que solo Austria y Hungría se negaron a firmar.
Finalmente, Francia ha anunciado que está preparando con otros países europeos un "enfoque común" para tratar de relanzar las negociaciones de paz al tiempo que advierte a Israel que podría enfrentarse a una "respuesta" europea si anexionaba.
Este anuncio coincidió con la publicación de una declaración conjunta de cinco países europeos miembros del Consejo de Seguridad (Francia, Alemania, Bélgica, Estonia e incluso Polonia) negándose a reconocer cualquier modificación de las fronteras de antes de la guerra de 1967.
En este concierto, el silencio de Emmanuel Macron es aún más sorprendente.
https://www.france-palestine.org/Annexion-plus-facile-a-annoncer-qu-a-realiser
<> Traducción: Faustino Eguberri para Viento Sur.
Tomado de: https://vientosur.info/spip.php?article16084 <>