Prensa Indigena Inicio

  • Ayo4.jpg
  • Lospu7.jpg
  • Tegu4b.jpeg
  • Ira2.jpeg
  • Apo7.jpeg
  • Losme6.jpeg
  • Esto6.jpeg
  • As3b.jpeg
  • Cuar6.jpeg
  • Col2.jpeg
  • Ensi6b.jpeg
  • Losa5a.jpeg
  • Falle1a.jpg
  • Tegu4c.jpeg
  • Made6b.png
  • Hoy30J.jpeg
  • Lain5.jpeg
  • Heri6.jpg
  • Inte6.jpeg
  • Inva1a.jpeg
Recibido de Javier Arjona, internaccionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org – 18 de junio de 2020.- La nueva normalidad langreana se estrena con un espíritu insolidario que su ciudadanía no merece. La Coordinadora asturiana de ONGD lamenta profundamente que el Ayuntamiento de Langreo cambia el “solo juntos podemos salir adelante” por “la solidaridad es prescindible” cuando la crisis ni siquiera ha terminado.
La retirada de los fondos de Cooperación del municipio es el reflejo de un espíritu egoísta y miope. El consistorio no parece haber aprendido nada en estos meses, en los que ha quedado demostrado y lo continuará estando en el futuro, que esta crisis solo tiene una salida global y que exige soluciones globales.
Si algo nos está enseñando esta crisis es que ante el virus debemos actuar globalmente. Arreglar los problemas más cercanos y desatender el ejercicio de solidaridad universal es un error, no vivimos como islas y lo que pasa en otros lugares del mundo nos afecta enormemente.
Hemos recibido como país enormes muestras de solidaridad de muchos lugares del mundo y ahora nuestros Ayuntamientos no pueden corresponder dando la espalda.
Así lo entiende la Federación Española de Municipios y Provincias, que afirma que “Las ciudades son elementos clave para la construcción de sociedades basadas en la diversidad cultural, la solidaridad, la igualdad y la responsabilidad; y también una garantía de resiliencia y sostenibilidad”.
Por eso el paso del espíritu del apoyo mutuo a las primeras muestras de insolidaridad sin apenas transición y en un tiempo record son especialmente llamativas en un Ayuntamiento como Langreo, con una larga tradición de ciudadanía solidaria siempre que las cosas han venido mal dadas.
Una vez más la clase política parece ir muy por detrás de su ciudadanía. Langreo es un municipio en Asturias cuyas vecinas y vecinos ha dado impagables lecciones durante la crisis y el reparto de comida o el apoyo económico a las familias más vulnerables han sido algunos ejemplos de ello.
Esa misma ciudadanía se aglutina en el consejo local de solidaridad y cooperación, de reciente creación y con buenas perspectivas de tareas unitarias…
Un organismo que ahora parece ser completamente prescindible, al que no se ha involucrado, consultado, ni tan siquiera informado de una decisión, seguramente por su carácter vergonzoso.
Mientras en el gobierno asturiano se aboga por mantener el espíritu cooperativo que ha impregnado esta crisis, desde el Ayuntamiento de Langreo se interpreta como un lastre que hay que soltar cuanto antes.
Por ello la Coordinadora de ONGD de Asturias solicitó una reunión urgente con la alcaldesa de Langreo, para trasladarle que la solidaridad no es un lujo, es una responsabilidad que los y las políticas municipales deberán incorporar como elemento fundamental de la “nueva normalidad”.<>