Prensa Indigena Inicio

  • Yano4.jpg
  • Aler6.jpg
  • Pacha4c.jpg
  • Qui43.jpg
  • 0040Anicnte.jpg
  • Sinu3b.jpg
  • Sol4a.jpg
  • Dia11a.jpg
  • Deco1.jpeg
  • Cinco1.jpg
  • Elzo9.jpg
  • Fam4.jpeg
  • Cara13b.jpg
  • Auge3a.jpg
  • Eltur4.jpg
  • Cl13a.jpg
  • Reco12a.jpg
  • Col8.jpg
  • Der10d.jpg
  • Elg93.jpg
Servindi, 2 de diciembre, 2019.- Se inicia la COP25 de Madrid en medio de dudas sobre la vigencia del Acuerdo de París y polémicas sobre uno de sus artículos. Asimismo, hace falta un consenso sobre la modalidad para la creación de un “mercado de carbono”. ¿Logrará esta edición de la conferencia encaminar la implementación del pacto ecológica global?
Hoy empieza en Madrid la 25va edición de la Conferencia de las Partes (COP25), una edición que podría definir la política ecológica global de los próximos años.
Y es que se van agotando las oportunidades para que los países suscritos al Acuerdo de París, implementen los compromisos ambientales asumidos con este pacto.
En la edición anterior, realizada en Katowice (Polonia), lejos de avanzar en la implementación el saldo final fue la no ratificación de países que aportan grandes cantidades de emisión como son Rusia, Arabia Saudí…
Y los Estados Unidos, siendo este último el que ya empezó a tramitar su desafiliación del acuerdo. El punto en discordia, hace un año y hoy, sigue siendo el artículo número 6 del Acuerdo de París.
El artículo 6 de este pacto, regula la cantidad de contribuciones en forma de bonos de carbono que deberán realizar los países y los proyectos privados que involucren emisiones.
De esta manera, bajo la rúbrica de Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC, por sus siglas en inglés), los países más emisores, es decir, los más industrializados, deberán invertir en función de sus metas y del nivel de contaminación que generen sus proyectos nacionales.
“El artículo 6 es el que define el mecanismo de mercado para la acción climática, y permite crear un mercado del carbono.
Esto es fundamental porque es el único de todo el Acuerdo de París que establece la participación de los privados en la acción climática”, explicó hace unos días al diario El Mercurio, la ministra del Ambiente de Chile y presidenta de la COP25, Carolina Schmidt.
<>Objetivos complejos.
Con esta incertidumbre, que podría generar trabas a nivel de cerrar las negociaciones sobre el Acuerdo de París, comienza la COP25 que tan solo hace unas semanas se designó en Madrid.
Una de las propuestas que se discutirán en los próximos días será la posibilidad de crear “créditos climáticos” que podrán ser comprados por los países en áreas de gran biodiversidad como la Amazonía.
Así, por ejemplo, Alemania podría comprar “créditos ambientales” para plantar miles de árboles en la Amazonía de Brasil, con lo que contribuiría a la creación de un “mercado de carbonos”.
Sin embargo, esta propuesta no ha tenido una buena recepción en el presidente brasileño Jair Bolsonaro, que a través de sus representantes ya habría adelantado su negativa a esta propuesta.
No obstante, un grupo de especialistas, muy al margen de las razones económicas que motivan el rechazo de Bolsonaro, se han mostrado críticos sobre la compensación de bonos de carbono con el plantado de árboles.
Ellos afirman que la reforestación por compensación no asegura la contención de las emisiones a largo plazo. Una serie de discusiones que deberán resolverse en los próximos días en Madrid.
https://www.servindi.org/actualidad-noticias/02/12/2019/arranca-cop25-entre-discordias-y-debates-postergados <>