Prensa Indigena Inicio

  • Cri4.jpg
  • Quesi8b.jpg
  • Sobre6.jpg
  • Tel1b.jpg
  • Bo6.jpg
  • Ron10a.jpg
  • Escu13.png
  • 00SobreColo.jpg
  • Sim5aa.jpg
  • Ase9.jpg
  • Rech11bb.jpg
  • Ame12.jpg
  • Sim5bb.jpg
  • Mex6b.jpg
  • Cu7b.jpg
  • Evo13.jpg
  • Gra3c.png
  • Mex11.jpeg
  • Fao5.jpg
  • Nun11.jpeg

(Por Sindicalistas de CCOO por la Independencia y la República Catalana)*

SinPermiso, 3 de noviembre de 2019.- La sentencia del Tribunal Supremo, así como la represión anterior y posterior a la misma, es la verdadera cara de la “democracia amable y consolidada” del régimen del 78 que nos ha legado la Transición. Donde manifestarse u oponerse a un desahucio es sedición, votar en un referéndum motivo para recibir palizas de policías fanatizados por la unidad de España, y donde las fiscalías “afinan” lo que haga falta…
Contra quien ponga en cuestión pilares esenciales del régimen (la monarquía, la unidad forzosa de sus pueblos o los aparatos que ostentan el poder real: el judicial o el capitalismo de amiguetes del Ibex 35, entre otros).
La ministra Delgado, del PSOE, marchó ofendida del acto de conmemoración de las víctimas de Mauthausen porque gran parte de los familiares de las víctimas republicanas asesinadas en dicho campo gritaron “llibertat presos polítics”.
La ministra Delgado, de luto riguroso, asistió impávida a los diferentes actos de exaltación del franquismo, con exhibiciones de la bandera del aguilucho y continuos ¡Viva Franco!, durante la exhumación de la momia del dictador. Esto también es el régimen del 78.
En Catalunya hay un enorme movimiento de masas que lucha por una República catalana, con una mayoría en su interior que la entiende como una oportunidad para mejorar las condiciones de vida y trabajo de la mayoría de la población.
Incluso más gente, no partidaria de la independencia, defiende la autodeterminación. Y todavía más gente se opone a la represión judicial y policial contra un movimiento democrático que ha puesto de manifiesto las muchas y muy graves limitaciones de la democracia en el régimen borbónico.
Se puede y se tiene que luchar por los derechos civiles de los negros sin ser negro. Se puede y se tiene que luchar por el derecho a la igualdad y contra la violencia machista sin ser mujer. Se puede y se tiene que luchar por la libertad de los y las presas políticas independentistas sin ser independentista.
No es eso lo que está haciendo CCOO de Catalunya. Hasta ahora, la respuesta a una sentencia injusta, que condena el ejercicio de libertades fundamentales como las de manifestación, expresión y voto, cuando se ejercen a favor de la República catalana…
(Pero que se pueden extender a cualquier otro movimiento más o menos peligroso para el régimen) y encarcela a líderes políticos y sociales pacíficos, se ha limitado a participar en un manifiesto unitario criticando la sentencia y reclamando soluciones políticas.
Poco, muy poco. Su ausencia en la masiva manifestación del 26 de octubre es un hecho grave. Una manifestación que tenía por único lema el de “Libertad” tenía que contar con la presencia y el llamamiento a la participación de CCOO.
No hay prevista ninguna otra acción o movilización de respuesta a la sentencia o de defensa de las libertades, si bien se considera que, efectivamente, están siendo amenazadas y/o conculcadas.
Pero el movimiento de masas no se detiene, ni antes ni después de las elecciones del 10-N. Pretender que el hecho de que una mayoría de este movimiento sea partidario de la independencia de Catalunya es motivo suficiente para no participar no es una razón válida: es una peligrosa excusa.
Peligrosa para la credibilidad del sindicato entre el conjunto de la clase trabajadora catalana. Peligrosa porque deja pasar sin respuesta una agresión descomunal contra derechos y libertades que costaron mucho de ganar. Peligrosa porque pone de manifiesto la incoherencia entre discurso y acción.
Peligrosa porque aleja al sindicato de movimientos y prácticas combativas que son y serán imprescindibles para hacer frente a las nuevas medidas de austeridad con que nos obsequiará la UE, con el apoyo entusiasta de los partidos monárquicos, cuando llegue la próxima recesión.
Peligrosa porque profundiza en la progresiva pérdida de relevancia del sindicalismo como sujeto socio-político.
El sindicato es plural, pero no puede ser neutral, en la práctica, entre la involución autoritaria del régimen y la defensa de la democracia.
CCOO no tiene por qué participar en movilizaciones en favor de la independencia. CCOO no puede dejar de participar en movilizaciones contra la injusticia y a favor de la democracia.
Catalunya, 31 de octubre de 2019.
* Sindicalistas de CCOO por la Independencia y la República Catalana.
<>Fuente: www.sinpermiso.info, 3-11-19.
<>Traducción:Miguel Salas.
http://www.sinpermiso.info/textos/cataluna-ninguna-neutralidad-ante-la-injusticia <>