Prensa Indigena Inicio

  • Lami2a.jpg
  • Nivi10.jpg
  • Des12.jpeg
  • In1.jpg
  • Ame2.jpg
  • Par2a.jpg
  • Sea4b.jpg
  • Re1.jpg
  • Hip15.jpeg
  • Enel8c.jpg
  • Ce8.jpg
  • Pri6.jpg
  • Lade3b.jpg
  • Conna1b.jpeg
  • Ge7.jpeg
  • Lle5c.jpg
  • Les8.jpg
  • Elanti1.jpg
  • Elmo15a.jpg
  • Die5b.jpg
Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena-org - 8 de febrero de 2019.- La Coordinadora Asturiana de ONGd traslada su Solidaridad para con las víctimas del desastre humano y ambiental en Brumadiño-Brasil.
Tres años atrás se producía "la mayor tragedia ambiental de la historia de Brasil", según la ministra de medio ambiente, cuando la represa de lodos tóxicos de Samarco, Minas Gerais, propiedad de Vale do Río Doce, se rompió dejando 12 muertos y 12 desaparecidos, y afectando a 280mil personas.
Ahora de nuevo la tragedia humana y medioambiental ha vuelto a repetirse pero en dimensiones todavía mayores en Brumadiño, con la misma empresa privada, la Vale.
El número de personas rescatadas pero muertas del barrizal de lodo tóxico que se reportan supera ya las 150 y otras 200 siguen sin aparecer.
La veterana organización Movimiento de Afectados por Represas (MAB) lanzó una campaña de recaudación y apoyo para las víctimas.
Movimientos populares, ligados a la causa de las personas y comunidades afectadas, hicieron protestas en varios municipios del estado.
El MAB se reunió con la Fiscalía General de la República y exigió garantías para que la impunidad verificada en el crimen de la Samarco, en 2015, no se repita en el caso de Brumadinho.
Campamentos del Movimiento de los Sin Tierra, y comunidades indígenas pataxós, han sido también afectadas por el desastre ambiental y humano.
De las 348 personas muertas y desaparecidas, 130 eran trabajadores directos y 179 eran tercerizados o de subcontratas. Pero la afectación de los 13 millones de m3 derramados es mucho mayor.
La Vale do Río Doce era una empresa pública que fue privatizada en los 90 y una de las mayores mineras del mundo, cuyo mineral de hierro acaba llegando en parte a los puertos asturianos.
Las explotaciones a cielo abierto como las mencionadas de Minas Gerais suponen en sí mismas una intervención de tremendo impacto ambiental...
Y en otras como en el caso de Carajás en el estado de Pará, la explotación minera destroza a marchas agigantadas la Amazonía y el tren construido para llevar el mineral hasta el puerto de embarque supone una enorme herida al corazón de la Selva primaria.
Además, en el rescate de las víctimas, minusvalorando el trabajo de los bomberos brasileros, el actual presidente hizo llegar un contingente de militares israelitas, con presumibles segundas intenciones bélicas, que preocuparon a la población.
Las protestas, y la propia inoperancia de los equipos israelitas en ese terreno, hicieron desistir a los tres días del operativo. En contraste pocas semanas antes miles de doctoras y doctores de la Misión Cubana habían salido de Brasil, y su colaboración fue desestimada por el ejecutivo.
La CODOPA se solidariza con las víctimas, y estima oportuno ratificar la necesidad de analizar los modelos extractivistas que en completo desorden y sin regulaciones adecuadas provocan estos inmensos desastres.
La Codopa espera que mecanismos en debate como el Tratado Vinculante de las Naciones Unidas sobre empresas trasnacionales y otras empresas con respecto a los derechos humanos, que contribuya efectivamente a poner fin a la impunidad corporativa, puedan aprobarse pronto y ponerse en vigor.
Considerando que la Vale do Río Doce está incluida entre las 10 empresas más peligrosas del mundo, y que el programa del actual gobierno brasilero contempla desregularizar espacios intangibles en la Amazonía...
Resulta más apremiante colaborar y reforzar el acompañamiento a los Movimientos indígenas, campesinos y de defensa de los DDHH, así como revisar los planes, estrategias y compromisos para cumplir y hacer cumplir los ODS y la agenda 2030.<>