• Ar14.png
  • Lahi1.jpg
  • Losli12.jpg
  • Mex4d.jpg
  • Ava17.jpg
  • Agro5.jpg
  • Elsis2b.jpg
  • Lare31.jpg
  • Elsis2a.jpg
  • Ai2a.jpg
  • Lasco41.jpg
  • Legi1b.jpg
  • Ex13.jpg
  • Lib12.jpg
  • Mus10b.jpg
  • Hid11b.jpg
  • Cri7.jpg
  • Go6a.jpg
  • A10-6b.jpeg
  • Sedu1.jpg

Recibido de El Zenzontle, 9 de febrero.- El paro de mineros en Media Luna evidencia la nefasta política de terrorismo de estado. A las clases trabajadoras de México:
El pasado viernes 26 de enero, policías estatales y militares en un operativo conjunto tomaron las instalaciones de la mina Media Luna ubicada en Cocula, Guerrero y se hicieron del "control de la seguridad" de la misma, según afirmaron un comunicado de prensa horas más tarde.
Lo anterior, según expresó el gobernador del estado, a petición de la minera canadiense Torex Gold, empresa matriz de dicha mina.
Los trabajadores en paro desde el 3 de noviembre del año 2017, exigen el cambio de titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo que la minera les impuso con la Confederación de Trabajadores de México (CTM).
Al Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM), por considerar que la primera no representa sus intereses como trabajadores.
Antes de esta incursión violenta por parte de los aparatos represivos estatales, la empresa minera junto con el corporativismo tradicional y en complicidad con el Estado, habían echado a andar la maquinaria de represión y violencia en contra de los trabajadores organizados que se encontraban en paro laboral.
Inicialmente con constantes amenazas por parte de "grupos delincuenciales" que intentaban amedrentar a los trabajadores y pobladores que los apoyaban.
Las amenazas se volvieron realidad: el 20 de noviembre fueron asesinados los hermanos Víctor y Marcelino Sahuanitla Peña quienes participaban en el paro y bloqueo a las entradas de la mina.
Un par de días antes del violento desalojo fue asesinado Quintín Salgado Salgado, luchador social, dirigente y vocero de los mineros paristas.
Mientras los trabajadores eran hostigados por la CTM y el paramilitarismo, el gobierno hacía oídos sordos a sus justas exigencias aludiendo que era un conflicto laboral donde "el Estado nada tiene que ver", decía.
Sin embargo nada es más falso que ello, pues es el Estado quien legisla la relación trabajo asalariado-capital (y además, es fuente directa de la dominación hacia los trabajadores).
La evasión de esta problemática buscaba principalmente el desgaste de la protesta de los obreros, y al no cumplir este objetivo comenzaron las acciones de hostigamiento, violencia y asesinatos en su contra con la complicidad o por orden del Estado.
El escenario cambió cuando Torex Gold pidió la intervención directa del Estado en el conflicto.
El gobierno estatal declaró que no se trataba ya de un problema laboral sino social, situación que ameritaba su intervención; de esta manera ridícula y tramposa se "justificaba" la actuación abierta del Estado, es decir, el uso de de la violencia contra los trabajadores en su justa lucha.
Todo esto da cuenta de cómo la burguesía y el Estado elevan constantemente sus formas represivas y, además, cínicamente hacen uso del paramilitarismo como forma represiva en contra de las organización obrera y popular.
Y, con la recién aprobada Ley de Seguridad Interior, también hacen uso del "Estado de Derecho", situación que nos recuerda que el derecho es la forma en que la burguesía organiza su poder.
De esta manera, entre el parmilitarismo y la abierta utilización de la fuerza militar a petición de la burguesía, se ha pretendido callar y derrotar la lucha y organización de los trabajadores mineros y el respaldo de sus comunidades, mismas que han sumado esfuerzos y demandas en contra de la depredación y muerte que la explotación salvaje por parte de Torex Gold han generado en el estado.
Sin embargo, ninguno de estos hechos salvajes han logrado desarticular la lucha de los mineros quienes, a pesar del constante hostigamiento policial y militar que ahora tienen frente a ellos.
(Pues se ha instalado un campamento de la policía estatal frente al suyo y se mantiene el control de la "seguridad" de la mina en manos militares).
Los trabajadores y las comunidades no han abandonado su lucha ni sus demandas, pues al día siguiente de la intervención militar, los paristas volvieron a instalarse en los bloqueos donde se encontraban.
Todo lo anterior expone varias situaciones, a saber: primero, que el Estado es el aparato de dominación de una clase por sobre las demás, y que será esta clase -la burguesía- la que dicte en qué momento y de qué manera ha de actuar el primero para defenderla cuando sus intereses se vean afectados.
Segundo, que el narcotráfico o el "crimen organizado" es una fuerza paramilitar que utilizan el Estado y la burguesía para desatar la represión y persecución en contra de todos aquellos que se organizan y luchan en contra del despojo y explotación burguesa.
Tercero, que el corporativismo, como parte de la aristocracia obrera luchará siempre en contra de los de los trabajadores, pues para conservar sus intereses de privilegio, se convierten en fieles sirvientes de la burguesía.
Y finalmente, que la organización y la lucha consiente de la clase trabajadora y del pueblo no puede ser vencida por simples delincuentes y ante ello la burguesía hace caer todo el peso de su aparato, el Estado.
A pesar de ello, la capacidad organizativa, de lucha y resistencia de los obreros es poderosa y pueden doblegar incluso a esta fuerza, siempre y cuando estén decididos, organizados y permanezcan luchando.
La clase obrera, y los trabajadores mineros en particular, tienen enormes y valiosos capítulos escritos en la historia de la lucha de clases de nuestro país, por lo tanto es necesario que tomen conciencia del papel y el poder que tienen en sus manos para, así, poder lograr todos los objetivos que se propongan, incluso el mayor de todos: la emancipación total de nuestro pueblo.
Nuestra organización, Frente Oriente, expresa toda su solidaridad con la lucha de los trabajadores de la Minera Media Luna, y repudia los actos delictivos en su contra.
Hacemos un llamado a todo el pueblo y a los trabajadores en particular, a solidarizarnos con los compañeros que, valiente y decididamente, continúan en pie por lograr los derechos que como trabajadores les pertenecen.
¡¡Solidaridad con los trabajadores de la mina Media Luna!!
¡¡Viva el ejemplo heroico de los mineros guerrerenses!!
¡¡Viva el recuerdo de lucha de los hermanos Sahuanitla Peña y de Quintín Salgado!!
¡¡Alto a las agresiones en contra de los mineros de Cocula, Guerrero!!
¡¡En la lucha callejera vencerá la clase obrera!!
¡¡Destruir las cadenas de la opresión burguesa!!
¡¡Por la libertad de la clase trabajadora!!
<>¡¡Frente Oriente. Proletario y combatiente!!
Publicación original: https://frenteoriente.blogspot.mx/2018/02/paro-de-mineros-en-media-luna-evidencia.html <>