• Rel9.jpeg
  • Ara19.jpg
  • Cam7a.jpg
  • Mus10b.jpg
  • Cond3d.jpg
  • Reg15b.jpg
  • Ni13b.jpeg
  • Pre5b.jpg
  • Nohay17b.jpg
  • Gua4.jpeg
  • Pre5a.jpg
  • 20de20a.jpg
  • Ava15.jpg
  • Dos19a.jpg
  • Pat10.jpeg
  • Mex4d.jpg
  • Pro12.jpg
  • Elnu17b.jpg
  • His1a.jpg
  • Movi1b.jpg

(Por Mapuexpress)

Organizaciones en Chile y Argentina denuncian escalada represiva contra el Pueblo Mapuche. Imagen de Felipe Durán.
Pressenza, 3 de octubre.- Más de un centenar de organizaciones de ambos lados de la cordillera publicaron hoy un comunicado denunciando la radicalización de las acciones policiales en comunidades mapuche durante los últimos meses.
En el texto, destacan una “articulación binacional para reprimir al Pueblo Mapuche”, al mismo tiempo que señalan estar en solidaridad con las luchas de defensa territorial porque, dicen “más allá de las diversas perspectivas, el único camino para frenar el avance capitalista en nuestros territorios es la unidad de acción”.
La grave situación represiva de los últimos meses hoy tuvo un respuesta de parte de comunidades y organizaciones sociales y políticas en Chile y Argentina. A través del comunicado “La represión contra el Pueblo Mapuche es una sola de los dos lados de la cordillera”, más de un centenar de espacios salieron a denunciar la violencia estatal.
El comunicado denuncia el avance represivo de ambos estados el cual se ha intensificado con decenas de allanamientos, represiones y detenciones en los últimos tres meses, periodo marcado a fuego por la desaparición del activista Santiago Maldonado en el marco de la represión a los Pu Lof Cushamen en Chubut.
Dichas comunidades recuperaron territorios ancestrales hoy a título de la trasnacional Benetton, y debido a esa acción están siendo criminalizadas.
“Entendemos que toda esta represión y negación de derechos en contra de las comunidades mapuches y otros pueblos indígenas en ambos países, se debe a que sus territorios son codiciados por el capital nacional y trasnacional que busca desarrollar en ellos actividades como la minería-
La extracción de hidrocarburos, las plantaciones forestales y el agronegocio, entre otros”, sostienen en el comunicado. Destacan que dicho modelo económico -el extractivismo- es el sostén del modelo político en ambos países.
“La represión a las comunidades indígenas, entonces, no es más que una condición necesaria para el desarrollo del capitalismo que promueven estos gobiernos”, agregan.
Respecto de la situación en Argentina, el comunicado señala que durante el gobierno de Mauricio Macri ha habido una nacionalización de la represión con el objetivo de generar un enemigo interno supuestamente terrorista.
En ese contexto destaca no solo la desaparición de Santiago Maldonado, sino también la detención de Facundo Jones Huala y el dirigente wichí Agustín Santillán, además de la represión en acciones de solidaridad a estos procesos que dejaron 52 detenidos en marchas en los últimos tres meses.
Sobre la situación en Chile, las organizaciones destacan que ese país es visto como un modelo de la represión a los pueblos indígenas en el continente.
Contexto que se agrava en los últimos meses con diversos procesos judiciales amparados en normas excepcionales, como la ley antiterrorista, que han servido como forma de criminalización de las comunidades en resistencia.
“Este marco represivo es parte de un histórico actuar de los gobiernos chilenos en la posdictadura: negar el contenido político de la demanda mapuche para abordarla como hechos policiales”, agregan en el comunicado.
Finalmente las organizaciones destacan la resistencia del pueblo mapuche, proceso con el que se consideran hermandados “porque entendemos que, más allá de las diversas perspectivas, el único camino para frenar el avance capitalista en nuestros territorios es la unidad de acción”, sostienen.
<>Compartimos el texto del comunicado
La represión contra el Pueblo Mapuche es una sola de los dos lados de la cordillera
Las abajo firmantes, organizaciones, comunidades y personas mapuche, argentinas y chilenas, denunciamos la escalada represiva en contra del pueblo mapuche que, como tantas veces durante los largos siglos coloniales, se ha radicalizado en los últimos meses.
En este tiempo se realizaron decenas de allanamientos, detenciones, e imputaciones, vulnerando los derechos supuestamente consagrados contra estas comunidades. La desaparición de Santiago Maldonado es parte de esta ofensiva colonial que en ambos lados de la cordillera reprime al movimiento mapuche.
En Puelmapu/Argentina desde hace algunos años los poderes empresariales-gubernamentales buscan agitar la amenaza de una supuesta “guerrilla terrorista mapuche”.
El actual gobierno de Mauricio Macri a través de su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ha ido un paso más al nacionalizar el proceso de construcción de un enemigo interno en zonas como Vaca Muerta (Neuquén) y Cushamen (Chubut).
En ese marco fue detenido el Lonko Facundo Jones Huala para enfrentar un segundo proceso de extradición a Chile, donde fue judicializado por participar de un proceso de defensa territorial en Río Bueno.
Desde entonces las masivas muestras de solidaridad con el Lonko comenzaron a ser reprimidas, hasta el punto que el 1 de agosto al interior de Pu Lof (las comunidades) en Resistencia del Departamento de Cushamen fue desaparecido el militante social Santiago Maldonado, solidario con la causa mapuche.
La responsabilidad de esta desaparición forzada en democracia recae en Gendarmería y en el Gobierno Nacional, toda vez que el operativo estuvo dirigido por el jefe de Gabinete de la Ministra Bullrich, Pablo Noceti.
Desde entonces el gobierno, en complicidad con los principales medios de comunicación y el poder judicial, ha buscado una y otra vez desviar su responsabilidad sobre el hecho.
Además de los allanamientos en Cushamen, han sufrido intentos de desalojos las comunidades Fuxa Trayen, Campo Maripe y Raquituwe (Neuquén) y la quema de una casa en el Lof Vuelta del Río (Chubut).
Al mismo tiempo en los distintos allanamientos y marchas de solidaridad han sido detenidas diversas personas en Buenos Aires (38), Neuquén (3 comuneros de Fuxa Trayen), Mendoza (2), Bariloche y Cushamen (10 detenidos/as del Lof Cushamen), totalizando 53 detenidos/as a los que se suma el Lonko Facundo Jones Huala.
Por su parte en Ngulumapu/Chile, uno de los países modelo de la represión a los indígenas en el continente, se está viviendo un marco aún más violento que el acostumbrado en los últimos años.
El 7 de junio cuatro presos –Ariel, Benito y Pablo Trangol y el Lonko Alfredo Tralcal– iniciaron una huelga de hambre depuesta luego de que pasaran más de 110 días, tras cumplir más de un año de prisión preventiva, procesados por la Ley Antiterrorista.
Estas largas medidas cautelares (como la prisión preventiva) más allá de buscar condenas efectivas lo que pretenden es criminalizar a los/as líderes del movimiento mapuche y disminuir la presión de las demandas en las comunidades.
Es el caso de los/as diez detenidos/as por el Caso Luchsinger Mackay quienes se encuentran con diversas medidas cautelares desde abril de 2016, y cuyo juicio está en proceso.
Todas estas personas fueron detenidas debido a la supuesta delación de un único testigo protegido, quien posteriormente se retractó de sus declaraciones.
Además, de este grupo también fueron inculpados dos machi (autoridades espirituales): Francisca Linconao (que enfrenta un segundo proceso por esta causa) y Celestino Córdoba, condenado a 18 años de cárcel, aunque no fue encontrado culpable.
En estas fechas también fue exhumado el cuerpo de Macarena Valdés, debido a que la comunidad Newen Tranguil denuncia que fue asesinada por sicarios de la empresa RP Global, ahora RP Arroyo, por oponerse a la instalación de un proyecto hidroeléctrico.
Toda esta persecución llegó a un punto máximo con la detención de ocho referentes mapuche el día sábado 23 de septiembre en el marco de la “Operación Huracán”.
Al día siguiente el tribunal de Temuco permitió que las ocho personas quedaran detenidas a pesar de no contar con pruebas contundentes: solo conversaciones por aplicaciones de mensajería que en ningún momento se ha probado que provengan de los celulares de los peñi.
Este marco represivo es parte de un histórico actuar de los gobiernos chilenos en la posdictadura: negar el contenido político de la demanda mapuche para abordarla como hechos policiales.
Entendemos que toda esta represión y negación de derechos en contra de las comunidades mapuche y otros pueblos indígenas en ambos países, se debe a que sus territorios son codiciados por el capital nacional y trasnacional que busca desarrollar en ellos actividades como la minería, la extracción de hidrocarburos, las plantaciones forestales y el agronegocio, entre otros.
Ese modelo extractivo es el sostén económico del modelo político a ambos lados de la cordillera, más allá de las aparentes diferencias entre unos y otros gobiernos (los actuales y los pasados).
La represión a las comunidades indígenas, entonces, no es más que una condición necesaria para el desarrollo del capitalismo que promueven estos gobiernos.
El intento de desarticulación de la demanda política y social mapuche ha requerido de la complicidad de gobiernos, jueces, fiscales, fuerzas de seguridad y empresarios.
Del mismo modo se ha articulado a nivel binacional: para reprimir al Pueblo Mapuche, los Estados de Argentina y Chile no hacen diferencia, como demuestra la reunión que sostuvieron el viernes Mahmud Aluy, Subsecretario del Interior de Chile con Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de Argentina para coordinar la política represiva a ambos lados de la cordillera.
Sin embargo el Pueblo Mapuche sigue viviendo, sigue dando su lucha incansable en contra de un colonialismo que no cesa, desde el genocidio que ambos estados cometieron para integrar a estas comunidades dentro de sus fronteras.
En ese sentido nos mostramos abiertamente hermanados/as, solidarios/as y compañeros/as de estas comunidades en lucha. Porque entendemos que, más allá de las diversas perspectivas, el único camino para frenar el avance capitalista en nuestros territorios es la unidad de acción.
Libertad a los/as presos/as por luchar.
Aparición con vida de Santiago Maldonado, el Estado es responsable.
Por la anulación de las leyes antiterroristas en Chile y Argentina.
<>Firman:
Wallmapu: Mapuexpress. .Parlamento de Koz Koz. Centro de Estudios e Investigaciones Mapuche – Comunidad de Historia Mapuche. Kom Kim Mapudunguaiñ Warria Mew. Meli Wixan Mapu. Lof Campo Maripe. Lof Fvta Xayen. Lof Puel Pvjv .Lof Kolv Kvra. Lof Wirkalew. Lof Trankura…
https://www.pressenza.com/es/2017/10/organizaciones-chile-argentina-denuncian-escalada-represiva-pueblo-mapuche/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>