Artículos

Venezuela: La guerra económica asume un nuevo rostro

(Por Antonio José Guevara y Brunilde Palacios)*

Caracas, 28 de diciembre.- A pesar que oposición venezolana la niega. Venezuela, nunca asumió postura acerca el sabotaje que se dio contra el país, desde diversos frentes provocaban las enormes colas en la adquisición de rubros acaparados, como alimentos básicos y hasta papel sanitario, y distintos fenómenos asociados.
 
Como los bachaqueros y raspacupos que sumados todos impactaron en forma artificial e inducida en los niveles de inflación en el país, muy parecido al golpe que dieron en el 2002 y 2003, cuando paralizaron la industria petrolera y el comercio, utilizando los medios de comunicación privados, en el que no asumieron responsabilidad.
Convirtiéndose dicha conducta en un desastre para el país, puesto que ella arrojó grandes pérdidas económicas y ha ido preparando el escenario para incrementar en el 2016 los precios.
Este fenómeno se viene dando desde hace dos años y viene preparándose desde la frontera con Colombia, el cual se acentuó con la extracción de billete de 100, el cual se intercambiaba en Cúcuta y Maicao, quienes se convirtieron en la punta de ataque contra la moneda venezolana, puesto que crearon un sistema cambiario que imponía el precio que debía tener nuestra moneda.
Tras la medida asumidas por el Gobierno Bolivariano, las Casa de Cambios dejaron ver su descontento y presionaron al Gobierno Colombiano para que interfiriera contra tal medida, como a la oposición venezolana para que  reclamara a través de los medios y en las redes sociales.
Los cuales se dedicaron a transmitir una serie de contenidos e imágenes humanitarias que trataron de esconder tal mecanismo perverso, ya que se quedaron impresionados, puesto que no esperaba estaba que se convirtió, en respuesta que los arruinaría y por ende la economía de fronteras…, ya que la decisión fue tan sorpresiva como efectiva.
Y se convirtió en un golpe certero a las mafias que desde Colombia y otras partes del mundo se dedican atacar la moneda nacional, llevándose millones de piezas de papel moneda, como una de las últimas tácticas de la Guerra Económica que sufre Venezuela desde el año 2012.                
Los especuladores nacionales e internacionales  habían empezado a afectar los puntos de venta de pago electrónico para crear malestar en quienes los utilizaran…., pero a partir de la medida presidencial, tomada ese 11 de diciembre del 2016, empezaron a aparecer ante las taquillas de los bancos montañas de millones de billetes marrones.
Lo cual permitió rescatar más del 80 por ciento, después que el Banco central de Venezuela (BCV) desplegó una estrategia para ampliar el cono monetario, ordenando la acuñación de monedas de Bs. 10, 50 y 100, así como la impresión de nuevos billetes por valores faciales de Bs. 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000.
Ante la arremetida dada a través de esta guerra económica por la oposición venezolana en el que se atacó a nuestro como monetario…,  el Ejecutivo Nacional decide modificar el decreto de emergencia especial y repone temporalmente la circulación de los billetes de 100 que se encuentren en Venezuela hasta el 2 de enero.
Devolviendo su valor legal para las actividades comerciales y financieras dentro del territorio nacional, pero dejando sin efecto las masas monetarias que se acumulan en las maletas y oficinas de las mafias en el extranjero y también prorrogó el cierre de las fronteras hasta nuevo aviso.
Con el propósito de fortalecer la defensa de nuestra economía y en el que logró recuperar mas 80 por ciento de la masa monetaria física que había estado “desaparecida” o “escasa” y confiscó más de 500 millones de bolívares que estaban en manos de mafiosos y criminales y que pasó al fondo de los CLAP.
Negada así, una vez más por la oposición venezolana, se dedicaron a utilizar las molestias causada por la angustia de los ciudadanos venezolanos y venezolanas, al no poder adquirir los dineros de los cajeros, los cuales les iban a servir para adquirir alimentos,
Se pudo notar que la oposición buscaba seguir con el acaparamiento y desabastecimiento de productos básicos, como con la simplificación de producción, puesto que en el fondo buscaba provocar hambre  por la desaparición de los productos en los anaqueles vacíos.
La evidente mentira se le revirtió, porque se crearon  los CLAP, gracias a la jugada que se trazó el Gobierno Bolivariano, quienes se dedicaron a viajar por el oriente y visitar a los países árabes petroleros, lo cual logró la recuperación los precios del petróleo, permitiendo el aumento de más de 400% el salario integral de los trabajadores.
Y comenzó el cambio del modelo rentístico petrolero imperante en el país por más de un siglo que degeneró en un parasitismo histórico de pseudo- empresarios que se dedicaron a la compra en el exterior a través de la utilización de los dólares preferenciales y no los utilizaron para hacer productivo el parque industria nacional.
Esto trajo como consecuencia que se hiciera visible y transparente el sabotaje que se ejecutaba en aparente silencio, ahora contra el signo monetario nacional que desde algún tiempo era objeto de especulación financiera en las fronteras…
Puesto que se buscaba crear crisis en la familia venezolana y que sus miembros no pudieran optar adquirir los productos de primera necesidad, por la falta de efectivo en los cajeros.
La batalla está en desarrollo, aunque la oposición venezolana sabe que su gran enemigo es el tiempo, este ha venido castigándolos duro, porque en la calle, los único que han planteados políticas económicas para recuperar nuestra economía ha sido el Gobierno Bolivariano y es tanto así, que a pesar de los errores cometidos, el avance ha sido lento.., pero seguro.
Y muchos venezolanos y venezolanas están recuperando la credibilidad en el Gobierno, porque la acciones llevada a cabo por la oposición venezolana los están desenmascarando y el pueblo empieza a creer en que muchas de las cosas que ocurrieron, fueron oscurecidas por la mediática privada.
En que intentaron por todos los medios, arrodillarlos con mecanismos empoderadores que ya habían sido utilizados en otros países, y que a pesar de su bombardeo, buscaron en todo momento alimentar la angustia en base a las teorías del confort y como éstas se habían introyectado en la idiosincrasia del venezolana.
Y para ello, en sus laboratorios pusieron en boga todas las teorías positiva muy relacionadas con la “Psicosis de angustia grave con síntomas de despersonalización”, en el que trabajaron  el miedo a perder a lo obtenido por cualquier medio, síntoma que se ha venido convirtiendo en un boomerang para ellos y los venezolanos y venezolanas sienten que es artificial.
Que no es parte de su naturaleza, en el que ese sentirse cubierto por la ideología del opresor por adquirir un pantalón, camisa o zapatos de marcas, les ha hecho asumir una personalidad que no es la original, que  no concuerda con su idiosincrasia y situación socioeconómica, le ha creado una crisis en lo individual y que ésta se ha trasladado a su entorno familiar.
Porque al no poder adquirir las fantasías que me venden a través de los diferente medios de informacios de masa auditivos y visuales, me crea crisis y me hace entender que tengo que volver al mundo de los real, en vista que solo puede ser sostenidas por lo económico, puesto que estas categorías de análisis están relacionadas con la estética de la belleza.
A la vez, con el consumismo y con la elevación de la personalidad a estadios donde las fantasías y los sueños utópicos les permitieron internalizar que ellos estaban hecho por la providencia para no producir (esto fue lo que se vendió a las grandes mayorías, en una sociedad como la venezolana), por ello la elevación y la mistificación de mantener un cuerpo bello.
Y que este a la vez se convierta en culto a ser adorado a través de su estética,  ya que tal fue creada, con el propósito de que el imaginario no se dedicara a trabajar y crear una tecnología que lo sacara de la pobreza en colectivo y por ello la adoración de lo individual, porque tal concepción está ligada la neo colonización de la memoria.
(Como el caso de la Chile de Allende donde hicieron hundir la economía para después derrocarlo en 1973 e imponer una dictadura sangrienta en manos de Pinochet). Esto dio a demostrar que la mediática privada viene jugando un papel importante, muy bien analizada por los teóricos en esta área, que como sostenía Frantz fanon en su testo “Los Condenados de la Tierra”:
“…La descolonización no es racista, es decir, no totaliza a todos los europeos como opresores y a todos los africanos como oprimidos. Descolonizar significa romper con las relaciones y las estructuras de dominación más allá de razas y continentes.
Como dice Fanon, tras la independencia política, “el nivel racial y racista es superado en dos sentidos. Ya no se entrega una patente de autenticidad a todos los negros o a todos los musulmanes. Ya no se busca el fusil o el machete ante la aparición de cualquier colono. La conciencia descubre laboriosamente verdades parciales, limitadas, inestables”.[1]
Por ello la descolonización necesita ser violenta, pues la situación colonial se funda en la violencia. El colono piratea, viola, hambrea, pone de rodillas al colonizado, y éste acumula agresividad y tensión muscular que se libera periódicamente en luchas sanguinarias, fratricidas y se canaliza a través de la danza y el trance.
La descolonización requiere que esta violencia reprimida sea reorientada para volverse praxis de la liberación.
En Venezuela la lucha por la descolonización busca alcanzar la independencia política y económica frente a las potencias del mundo, pero no se detiene ni se limita a ésta, sino que continúa hacia la construcción de una nación soberana y digna.
Por ello, emergió un sector económico canalizado que solamente desarrolla actividades financieras que se dio cuenta y la venta de sus industria (como sucede con la Empresa Polar y la Harina Pan, al ser vendida a un consocio canadiense y hoy utilizan su patentes para chantajear al Gobierno Bolivariano) que su negocio son los dólares preferenciales.
Que es incapaz de reproducir su aspecto dinámico y de adelantada, de inventor y descubridor de mundos, que no cree en las potencialidades del pueblo y que no se da cuenta (porque no es su papel histórico) que es necesario educar y politizar a las expresiones que integran al Poder Popular para  descentralizar el poder.
En el que debemos creer que “Politizar es abrir el espíritu, despertar el espíritu, dar luz al espíritu (Es inventar almas), donde debemos situarnos en la lucha por la liberación, porque el pueblo siente que ya está bueno de asimilar la cultura del colonizador (o eurodescendiente).
Porque allí se encuentra el origen de nuestro empobrecimiento, ya que tal rompimiento debe conllevar a la búsqueda de la autenticidad, para que no se siga tendiendo al exotismo (el cual reproduce la colonialidad y la convierte en neocolonización).
Y que este fortalezca la conciencia dinámica o la conciencia reflexiva para emerger y convertirse en un pueblo digno y libre…, que es lo que representa a un pueblo soberano.
* Prensa alternativa y Comunitaria “El negrero”•

[1]  Gérard Chaliand, "Epílogo: Frantz Fanon resiste la prueba del tiempo", Los condenados de la tierra, México, Fondo de Cultura Económica, 2001, p. 293.

Joomla template by Joomlashine.com