Prensa Indigena Inicio

  • Rech1.png
  • Mu9.jpg
  • Ni6.jpg
  • Laven154.jpg
  • Otro4a.jpg
  • Cer6c.jpg
  • Unri2b.jpg
  • Una7b.png
  • Ayu15c.jpg
  • Den9a.jpg
  • Cer6d.jpg
  • Vio12.jpeg
  • Sin6.png
  • Mac15.jpg
  • Mis5.png
  • Mu12a.jpg
  • Laven151.jpg
  • Unre15.jpg
  • Alta9.jpeg
  • Vida7a.jpg
Recibido de María Victoria Eraso, corresponsal de Prensa Indígena.org – Canberra, 27 de septiembre (PL).- La vertiginosa colonización de Australia por parte de los aborígenes tras su llegada, hace unos 47 mil años, podría estar vinculada a la disponibilidad de agua en el territorio, según revelaron hoy fuentes académicas.
 
Australia es el continente habitado más seco de la Tierra y hay un debate en torno a cuándo y qué ruta fueron utilizadas en la colonización por parte de sus primeros habitantes, dijo Michael Baird, coautor del estudio en un comunicado de la Universidad James Cook.
De acuerdo con estimaciones antropológicas, los primeros aborígenes llegaron a Australia hace unos 47 mil años, aunque esto podría haber sucedido hace 55 mil años, en algún punto del noroeste o norte australiano.
Esos primeros habitantes se dirigieron al sureste y ocuparon la región de los lagos Willandra al menos hace 41 mil años y después poblaron el resto del territorio australiano entre los cinco mil y 10 mil años posteriores a su llegada, puntualizó Baird.
Para la investigación, los expertos evaluaron la posición y permanencia de zonas acuosas con el fin de evaluar las primeras migraciones humanas en el continente y elaboraron un mapa de 112 mil 786 fuentes de agua permanente.
Los autores hallaron altos grados de conexión entre estas fuentes durante los períodos de lluvia y detectaron una gran densidad de ellas desde el norte de Australia hacia el sureste y centro del continente a través de zonas áridas y semiáridas.
Nuestro análisis coloca a un 84 por ciento de los lugares (con presencia humana) de más de 30 mil años dentro de los 20 kilómetros de fuentes de agua permanente, comentó otro coautor del estudio, Sean Ulm.
El científico también remarcó que la investigación sugiere la existencia de rutas bien abastecidas de agua en Australia, especialmente en el oeste del estado de Queensland, donde podría haberse dado una rápida ocupación humana de esa zona árida hace miles de años•