• Losa6b.jpg
  • Losas13.jpg
  • A10-6b.jpeg
  • Ava11.jpg
  • Pode4.jpg
  • 18a2.jpg
  • Sum12.jpg
  • Def5.jpg
  • Ele17.jpeg
  • Tra6.jpeg
  • Eldi5.jpg
  • Cua3.png
  • Cada5d.jpg
  • San9b.jpg
  • Caso1.jpg
  • Elis9.jpg
  • Conla15.jpg
  • Fa15.png
  • Pro12.jpg
  • Por17b.jpg

(Por Octavio Vélez)

 
Tomado de La Minuta, Oaxaca, 15 de agosto.- Sin una consulta previa, libre e informada con los dueños ancestrales de las tierras y sin importar que afectará a la gran biodiversidad que caracteriza a Oaxaca, la Secretaría de Economía (SE) entregó 389 títulos de concesión minera entre enero de 2002 a junio de 2011.
 
 
Principalmente a compañías canadienses y estadunidenses, para la explotación de oro, plata, plomo, zinc y cobre, en una superficie de 742 mil 791.02 hectáreas, que equivale al 7.78 por ciento del territorio estatal.
Aunque a la SE no le importó que las concesiones otorgadas estén dentro de los bosques de la Sierra Norte, las selvas de los Chimalapas, en el destino de playa de Puerto Escondido e incluso, hasta en Santa María Huatulco, donde se localiza el desarrollo turístico sustentable y hasta un área natural protegida.
Estos títulos de concesión, distribuidas en las ocho regiones, pertenecen fundamentalmente a 13 empresas canadienses y dos estadounidenses, con vigencia hasta los años 2023, 2039, 2059, 2050 y 2062.
De estas, se han generado 33 proyectos mineros, pero solamente dos están en la etapa de explotación comercial.
El primero, denominado El Águila de la empresa estadunidense Gold Resource Corp, localizado en San Pedro Totolapan, y el segundo, San José de la empresa canadiense Fortuna Silver Mines, ubicado en San José del Progreso.
«»Desconocimiento de comunidades.
Sin embargo, la gran mayoría de municipios, ejidos o comunidades agrarias de diferentes pueblos indígenas, no cuentan con información sobre la existencia de una o más concesiones mineras en su territorio, porque no se generó ningún proceso de consulta para obtener su consentimiento.
El coordinador general de Servicios del Pueblo Mixe (SER-Mixe), Marcelino Nicolás Sánchez, experto en derecho indígena, la minería se ha convertido en una industria floreciente en México.

Porque según las cifras del Banco de México (Banxico), sus ingresos pasaron de una década del quinto al tercer lugar como generadora de divisas, aunque por debajo de los ingresos petroleros y de la industria automotriz.
No obstante –subrayó–, ni el Banxico ni las compañías mineras han reportado que el crecimiento “se ha fincado en la destrucción del medio ambiente y sobre todo, pasando por encima de los derechos de los dueños de las tierras, los campesinos y los pueblos indígenas”.
Para esto, mencionó que las compañías mineras cuentan con un marco normativo afín, instituciones públicas a su servicio y políticas en favor de sus intereses, después de la reforma al artículo 27 constitucional y la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
“Es decir, la Ley minera que declara toda la actividad minera de utilidad pública, preferente a cualquier otro uso del terreno y excluida de todo impuesto estatal o municipal”, señaló.
Además, destacó que los títulos de concesión no reconocen el derecho al territorio de los pueblos y comunidades indígenas, a pesar de estas dispuesto por el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con validez en el territorio mexicano.
«»Manoseo de organizaciones sociales.
El coordinador general de Servicios para una Educación Alternativa (Educa), Marcos Leyva Madrid subrayó que los pueblos y comunidades indígenas tienen derecho a decidir sobre el uso, aprovechamiento y administración de los recursos naturales, incluida la minería.
Pero, a la hora de otorgar las concesiones a las empresas extranjeras, la SE “no los respeta y así se genera una violación a sus derechos”, refirió.
Por eso, destacó que cada día más comunidades campesinas y pueblos indígenas se oponen a la exploración y explotación de las minas en sus territorios, porque representa la destrucción de sus lugares sagrados, la contaminación de sus ríos y la contaminación del medio ambiente.

 
Resaltó que las mineras canadienses han convertido a Oaxaca en su centro de explotación y exploración, no solamente por la priorización de la inversión extranjera como política de desarrollo, sino también debido al endurecimiento de las leyes en su propio país y en Europa, por las afectaciones ocasionadas al medio ambiente.
“En esos países, se restringe la operación de las minas a cielo abierto, por el uso intensivo de explosiones y por los lixiviados de cianuro y otros, en el lavado del material, pero eso no sucede en México”, citó.
«»Canadienses, los beneficiados de 25 concesiones.
La Secretaría de Economía (SE) entregó 25 concesiones mineras entre 2002 y 2008 a empresas extranjeras, principalmente canadienses, en una superficie de 50 mil hectáreas de más de 10 municipalidades de la Sierra Norte.
De esta manera, las empresas Contimun Resources, Sundace y America Smelting and Refining Company, así como al Grupo México y a la Compañía Minera Natividad, podrá hacer la explotación de oro y plata en Capulalpan de Méndez.
Ixtlán de Juárez, Santa Catarina Lachatao, Santiago Amatlán, Santa María Yavesía, Talea de Castro, Tanetze de Zaragoza, San Juan Tabaa, San Francisco Cajonos, San Andrés Solaga, Santiago Zoochila, San Juan Chicomezuchil, San Mateo Cajonos y San Pedro Yaneri, en otros.
“A nadie, ni a las autoridades ni a los pobladores se les informó ni consultó, a pesar de que las concesiones ponen en riesgo la biodiversidad porque en la superficie existen amplios bosques de pino y encino, así como mesófilo; en 10 años, eso será un desierto.
No nos oponemos al desarrollo, pero tiene que ser amigable con el medio ambiente”: Saúl Aquino Centeno, presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Capulálpam de Méndez.
«»Las concesiones.
Los municipios y comunidades con concesiones San Jerónimo Taviche, San Juan Guichicovi, San Baltazar Chichicapan, San Pedro Totolapan, Asunción Nochixtlan, Capulalpan de Méndez, San Miguel Amatlán, El Barrio de la Soledad, San Francisco Telixtlahuaca, San Jerónimo Sosota, Santiago Tamazola, San Pedro Taviche.

Santiago Tenango, San Miguel Tilquiapan, Mariscala de Juárez, Santa Catarina Lachatao, Zapotitlan Lagunas, San Juan Mixtepec, Puerto Escondido, Ejutla de Crespo, Silacayoapan, Magdalena Teitipac, San Jorge Nuchita.
San Martín de los Cansecos, Santiago Xiacuí, Santo Domingo Teojomulco, Santiago Tlazoyaltepec, Juchitán de Zaragoza, San Francisco Ixhuatán, Unión Hidalgo, Santa María Xadani, San Dionisio del Mar y San Dionisio Ocotepec.
Además, Juchitán de Zaragoza, Santiago Pinotepa Nacional, Santiago Astata, Santo Domingo Tehuantepec, San Pedro Tapanatepec, San Pedro Huamelula, Salina Cruz, Santo Domingo Chihuitlán, Santa María Peñoles, San Miguel Peras.
San Francisco Cajonos, Santiago Tlazoyaltepec, San Dionisio Ocotepec, Santiago Textitlán, Santa María Ecatepec, Santa María Tlapacoyan, Jalapa del Marqués, San Juan Lachigalla, San Bartolo Yautepec, Santa María Huatulco y San Miguel Chimalapa.
Igualmente, San Juan Lajarcia, San José del Progreso, La Natividad, San Pablo Cuatro Venados, San Miguel Ejutla, Candelaria Loxicha, Pluma Hidalgo, Tlaxiaco, San Miguel Soyaltepec, Tezoatlán de Segura y Luna, San Andrés Solaga, Santa Catarina Ixtepeji, San Lorenzo Albarradas, San Juan Lachigalla.
Zimatlán de Álvarez, San Pedro Totolapan, Santa María Zaniza, Asunción Tlacolulita, Santiago Lachiguiri, Santo Domingo Zanatepec, San Juan Ihualtepec, Santa Catalina Quieri, Asunción Ixtaltepec, Santa María Guienagati, Miahuatlán de Porfirio Díaz, San Juan Lajarcia, San Pedro El Alto y Santiago Laollaga.
También, San Francisco Cahuacua, Santo Tomás Mazaltepec, San Juan Teita, San Juan Guelavia, Cuyamecalco, Matías Romero, San Pedro Quiatoni, Santiago Minas, Santa Ana Tavela, Santa Inés Yatzeche.
San Pablo Huitzo, San Miguel Talea de Castro, Ixtlán de Juárez, Santiago Yosondúa, San Antonio Huitepec, Magdalena Jaltepec, San Mateo del Mar, Santa María Mixtequilla y Santa Catarina Tayata.
«»Proteger a la selva.
Comuneros indígenas zoques de San Miguekl Chimalapa clausuraron de manera simbólica la mina de la empresa canadiense Minaurum Gold Inc, ubicada en la congregación La Cristalina, cubierta de selva baja caducifolia y subcaducifolia, así como selva mediana, debido a las afectaciones que causará al medio ambiente.

“Lo paradójico y sintomático, es que mientras que el gobierno federal aprueba y promueve la depredadora extracción minera en la selva con concesiones de más de mil hectáreas, bloquea la autorización para el aprovechamiento sustentable de resina en las congregaciones indígenas zoques de Benito Juárez y San Antonio”: Miguel Ángel García Aguirre, coordinador general de Maderas del Pueblo del Sureste.
«»PIB minería Oaxaca.
Producción minera de Oaxaca en mdp
547 -2010
2,280-2011
3,672-2012
2,736-2013
2,821-2014
«»Fuente: Servicio Geológico Mexicano.
http://www.nvinoticias.com/nota/26283/minas-amenazan-zonas-protegidas-y-santuarios-indigenas-en-oaxaca