Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena.org – 17 de agosto.- Las personas integrantes de la Comisión Intereclesial Justicia y Paz de Colombia que acompañan a las comunidades del Curvaradó (mayoritariamente negritudes) han tenido que retirarse ante la falta de garantías:

El territorio, como vienen denunciando sin descanso, está repleto de paramilitares, que "se cruzan" con los militares que supuestamente tienen órdenes de Santos de combatirlos, y que siguen amenazando a las comunidades y a los comisionistas de Justicia y Paz que se han salvado estos días por los pelos de ser asesinados..

Una de esas personas estaba ayer viernes 16 de agosto en Gijón, en el Ateneo de la Calzada, participando de un conversatorio en torno a las supuestas posibilidades de paz en su país. Está acogido a protección temporal del gobierno vasco.

El crimen de Manuel Ruiz y su hijo Samir, líderes reclamantes de tierras, por el que la delegación asturiana de verificación a los ddhh preguntaba el año pasado al coronel de la Brigada 17... continúa en la impunidad, y esa impunidad que ampara a los despojadores de tierras entre los que se incluyen exmilitares, continúa extendiendo el terror.

http://justiciaypazcolombia.com/Acompanantes-de-Justicia-y-Paz-en

http://justiciaypazcolombia.com/Intimidacion-a-Enrique-Petro

http://justiciaypazcolombia.com/Empresarios-beneficiarios-del

Delegación asturiana en Curvaradó.

http://www.pachakuti.org/textos/hemeroteca/2012_1/curvarado.html