Prensa Indigena Inicio

  • Oro8.jpeg
  • Vi1.jpg
  • Ela14a.jpg
  • Coro7.jpg
  • 00Educacin.jpeg
  • Esmu7.jpg
  • Ur15.jpg
  • Ve45.jpg
  • Clau21.jpeg
  • 1de3.jpg
  • Elao49.jpg
  • Elbid15.jpg
  • Porque3.jpg
  • Elmi83.jpg
  • El1de16.jpg
  • Ve47.jpg
  • Tran22b.jpg
  • Su16.jpeg
  • Indi128.jpg
  • Elmi85.jpg

(Por Franco Turigliatto)

SinPermiso, 15 de mayo de 2020.- Después de siete días de "fase 2", la dinámica de la epidemia todavía es muy incierta en Italia. Por un lado, parece haber una caída moderada de casos en todo el país (las muertes son ya más de 30.000 y los enfermos más de 80.000) pero, por otro, algunas regiones siguen en una dinámica distinta, incluida Lombardía, donde se registra la gran mayoría de los casos de contagio.
A finales de esta semana podremos analizar los efectos del reinicio de todas las actividades productivas, que comenzó el 4 de mayo.
Solo entonces será posible saber si será necesario un nuevo cierre total (que el propio jefe de Protección Civil no excluye) o si se podrán volver a abrir los bares, los restaurantes y otras estructuras sociales, como el deporte. Las escuelas permanecerán cerradas hasta otoño.
<>Una situación crítica por varios motivos.
Más allá de los anuncios y las promesas de varios organismos públicos, los medios materiales que, en la fase 2, deberían bloquear posibles nuevos brotes y garantizar el control de la epidemia, siguen siendo muy insuficiente.
Todavía faltan millones de máscaras, guantes, pruebas serológicas y hay pocos test rápidos porque faltan reactivos químicos para verificar sus resultados, etc.
Tres meses después del comienzo de la epidemia, ni el capitalismo italiano ni su estado pudieron hacer lo que habían anunciado: "Reiniciar la actividad económica con seguridad".
Los lugares de trabajo no son "seguros": el Instituto Nacional del Trabajo (INAIL) informa que el 4 de mayo, había más de 37.000 personas infectadas en sus lugares de trabajo, con un aumento del 10% de muertes en las últimas semanas.
Todos los días, 300 trabajadores caen enfermos y diez mueren; Los más afectados son los trabajadores sanitarios y de la asistencia social.
Pero también en el campo de los salarios las cosas van mal porque una gran cantidad de trabajadores están con desempleo técnico (casi 7 millones), en particular los del comercio y las pequeñas empresas, pero aún no han tocado solo un euro.
<>"Lo queremos todo" de la patronal Confindustria.
La clase empresarial, por otro lado, va directa al grano y, para que las críticas de sus decisiones y su sistema económico se les afecten, ha decidido que la mejor defensa es el ataque.
La plataforma reivindicativa de Confindustria, expuesta por Bonomi, su nuevo presidente, es muy clara: propone ajustar con precisión la política del gobierno a los requisitos de las empresas, el único sujeto que debe tener voz a la hora de tomar las decisiones en el país.
Desempleo técnico, subsidio de desempleo, apoyo a los sectores más débiles, intervención pública, todo esto, para Bonomi, es solo dinero desperdiciado:
Este dinero debe usarse en cambio para inyectar "liquidez inmediata" a las empresas, para "desbloquear todas las obras públicas", derogando cualquier forma de control sobre el uso de subcontratistas y el impacto ambiental de estas obras
<>Una respuesta a construir.
La posición de Cofindustria es abiertamente una declaración de guerra contra las clases trabajadoras. Los sindicatos deben oponerle una plataforma en defensa de la salud, de los derechos…
Por la reducción de las horas de trabajo, por una reforma fiscal que haga pagar la crisis a los capitalistas, llamando a toda la clase trabajadora que se movilice para hacer frente al duro conflicto que se avecina.
Pero, en lugar de denunciar el ataque de Confindustria, los sindicatos continúan soñando con un nuevo pacto social general, contentándose con las migajas…
Que el gobierno concede a las clases populares para evitar (por el momento) tensiones sociales demasiado fuertes, sin cuestionar los nuevos enormes regalos hechos a los patrones.
En los próximos días veremos qué medidas incluyen los decreto del gobierno, pero sobre todo cuáles serán las reacciones de los sectores sindicales y sociales más combativos, para defender la salud, el trabajo…
Y los ingresos de todos los explotados y oprimidos, y como recuperar la plena actividad política y sindical y una presencia en las calles, en el contexto de las medidas de seguridad que requiere la epidemia.
* Franco Turigliatto, ex-senador de Rifondazione Comunista. Es dirigente de Sinistra Anticapitalista.
<> Fuente: https://npa2009.org/actualite/international/phase-2-en-italie-les-capitalistes-veulent-tout
<> Traducción: Enrique García.
https://www.sinpermiso.info/textos/fase-2-en-italia-los-capitalistas-lo-quieren-todo <>