Prensa Indigena Inicio

  • Acci17.jpg
  • Elex11c.jpg
  • Elro4b.jpg
  • Exi21.jpeg
  • 00ContraUMA5.jpg
  • 20-16b.jpg
  • 00CNTEPension1.jpg
  • Hare51.jpg
  • 20-16d.jpg
  • As3.jpg
  • Jo16c.jpg
  • Halla16b.jpg
  • 40-13.jpg
  • Libe17.jpg
  • Ay16.jpg
  • Fmi12.jpeg
  • Elro4d.jpg
  • Po10.jpeg
  • Hare55.jpg
  • Dismi4.jpeg
Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org - 13 de enero de 2020.- Este lunes en el Salón de Actos de la Escuela de Comercio el profesor extremeño Alberto González Casado ha querido ser muy clarito desde el inicio de su disertación. Nada de cobertura o complicidad con el GOLPE de estado en Bolivia. Ni de organizaciones, ni de instituciones, ni de gobiernos.
Y toda la solidaridad con las víctimas de la terrible represión generada por los golpistas. Un golpe militar, policial y oligárquico en Bolivia, contra las clases populares, contra el indio y el proceso de cambio.
Golpe racista, colonialista y, de fondo, que transparenta los intereses por el dominio del gas, y de la minería del litio : el gran recurso de las nuevas tecnologías.
Alberto González Casado, además de profesor y doctor en Historia por la Complutense, tiene un largo recorrido en el campo educativo, ya con la experiencia de haber colaborado en la erradicación del analfabetismo en Nicaragua.
Ha trabajado también para la AECID en Bolivia, y después "se ha quedado", como jubilado y sin salario, reforzando las campañas educativas en el Estado Plurinacional de Bolivia, donde se ha dado un salto espectacular en la reducción de los niveles de analfabetismo.
Sin duda la palabra que más ha repetido el veterano profesor ha sido la de dignidad. Dignidad recuperada y ensalzada por el "proceso de cambio", en los 13 años de gobierno de Evo Morales.
También han salido a relucir términos como pollera, wiphala, y descolonización.
(La pollera como indumentaria indígena que ha podido llegar a visibilizarse en los estamentos de parlamento y gobierno, y la wiphala como estandarte…
Milenario andino que está representando ahora mundialmente los derechos de los pueblos originarios: ambos, pollera y wiphala, atacados ferozmente por los golpistas).
Ha insistido en que los ojos europeos no se adaptan a la primera para entender el modo cultural de ver el mundo de los indígenas aimara, quechua, guaraní, y que esta cosmovisión…
Con el centro en lo comunitario, en la concepción del buen vivir, permea toda la recuperación vital de la gente boliviana, de la misma forma que es mirada con un racismo feroz por las minorías blancoides.
La actividad estaba organizada por el Ateneo Republicano de Asturias y el Ateneo Obrero de Gijón, reforzada con el apoyo del Colectivo de Entidades Memorialistas y Republicanas de Asturias.
Las preguntas y respuestas han sido muchas, incluida la comparación entre los procesos de Nicaragua y Bolivia: en este punto, en base a su experiencia en ambos países, el profesor ha sido taxativo:
En Bolivia el mundo indígena pone por delante la preservación de la Vida. En Nicaragua el duo Ortega-Murillo han traspasado los límites éticos con la represión de abril de 2018.
Alberto González Casado ha dejado propuestas concretas de Solidaridades para con las gentes bolivianas: hay una censura brutal impuesta por la dictadura golpista que no propicia condiciones para las elecciones previstas en mayo.
Corresponde a movimientos sociales y gobiernos europeos cambiar de actitud, no transigir con el modelo norteamericano de golpe, y arropar a los movimientos bolivianos para recuperar su capacidad de democracia formal y real, truncada brutalmente por los golpistas.
Al final se ha escuchado la canción de los hermanos Mejía Godoy dedicada a Gaspar García Laviana,
y se ha podido gritar en la sala:
¡Jallalla Bolivia!
¡Víva Gaspar García Laviana!<>