• Es4.jpg
  • Ade4b.jpg
  • Guai11.jpg
  • Lalu163.jpg
  • Llam8d.jpg
  • Entre73.jpg
  • Dec15.jpg
  • Enel13.jpeg
  • Ases16.jpg
  • Com16.jpg
  • Lasm82.jpg
  • Pu135.jpg
  • Demo3a.jpg
  • Car12.jpg
  • Lasve13.jpg
  • Neg7a.jpg
  • Pi12.jpg
  • Tra3b.jpg
  • Lare61.jpg
  • Entre72.jpg

(Por José Díaz)

Servindi, 6 de marzo, 2019.- Un reporte de Witness Global reveló que desde el 2010 más de 120 activistas indígenas y ecologistas fueron asesinados en Honduras. Las industrias extractivas, los grupos empresariales y las élites políticas estarían detrás de esta ola de asesinatos. El caso más emblemático fue el homicidio contra Berta Cáceres.

La situación de los defensores indígenas y ambientales en América Latina ha entrado en un periodo crítico en el siglo XXI.

Puntualmente, Centroamérica se ha convertido en la región más peligrosa luego de que un informe de la ONG Global Witness revelara que en Honduras han sido asesinados más de 120 ecologistas desde el 2010.

Estas estadísticas convierten a Honduras en el país más peligroso de América Latina para ejercer el activismo ambiental. Recordemos que uno de los casos más conocidos fue el asesinato de la defensora feminista e indígena Berta Cáceres, cuyo homicidio no ha sido aclarado desde 2016.

Sin embargo, uno de los datos más importantes del reporte difundido por Global Witness es que “altos cargos políticos y élites empresariales” estaría vinculadas a los crímenes cometidos en contra de los defensores.

Estos grupos de poder habría promovido la ola de represión que azota a Honduras desde hace algunos años y que ha generado este escenario para el activismo.

En su informe, Global Witness ha recomendado al Gobierno de los Estados Unidos que revise sus relaciones con el Gobierno de Honduras. Esto debido al apoyo que el país norteamericano da a ciertas industrias que habrían provocado los actos de represión contra las comunidades locales hondureñas.

<>Extractivismo presente.

El informe señala que el apoyo a determinadas industrias extractivas es lo que ha generado la ola de asesinatos contra los activistas indígenas y ambientalistas.

El caso más emblemático de esto fue el de Berta Cáceres, pero esta semana dos activistas indígenas tolupanes fueron asesinados pocos días después de realizar una protesta contra la tala de madera en los bosques de Honduras.

“Los conflictos por la minería, las presas hidroeléctricas y la agroindustria son las principales causas de estas muertes y la mayoría de las víctimas pertenece a grupos indígenas y comunidades rurales”, señala el informe de Global Witness.

El informe de esta ONG se suma al reporte emitido ya por Amnistía Internacional y la declaración hecha en 2017 por el secretario general adjunto de la ONU para los Derechos Humanos, Andrew Gilmour…

Quien pidió al Gobierno de Honduras que reforzara la protección de los defensores ambientales en el país, una solicitud que hasta el momento ha sido ignorada.

https://www.servindi.org/actualidad-noticias/05/03/2019/honduras-el-pais-mas-peligroso-para-los-defensores <>