(Por Pedro Zamora Briseño)

 

Familiares de las ancianas asesinadas realizaron una marcha silenciosa para exigir justicia. Foto: Especial.

Proceso, Colima, Col., 13 de marzo de 2019 (apro).- Cerca de cien personas marcharon silenciosamente la noche del martes con la exigencia de que se haga justicia en los casos de tres ancianas asesinadas, presuntamente con el móvil de robo, entre los meses de diciembre y febrero en sus domicilios del primer cuadro de la ciudad.

La manifestación fue convocada por familiares de la señora Raquel Hernández, de 79 años de edad, quien fue privada de la vida el pasado 24 de febrero en su casa de la calle Matamoros, a un costado de la iglesia de El Refugio.

Antes, habían sido asesinadas Consuelo, de 92 años, el pasado 1 de diciembre por la misma calle, y Teresa, de 86, el 1 de enero por la calle 27 de septiembre, todas con un modus operandi similar.

Los manifestantes, entre quienes participaron representantes del Centro de Apoyo a la Mujer (CAM) y del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), vestían en su mayoría con ropa blanca y portaban lonas y pancartas exigiendo poner alto a los feminicidios en Colima.

Al concluir la marcha, cuyo trayecto fue por la calle Madero, del jardín Núñez al jardín Libertad, se realizó un mitin afuera del Palacio de Gobierno…

Donde el señor Luis Fernando Hernández Cervantes, hermano de Raquel, agradeció a quienes han acompañado a la familia en su dolor y expresó su repudio a la violencia en el estado.

Mediante un altavoz, hizo un llamado a los tres niveles de gobierno a garantizar la seguridad de la población, pues “no es posible que nuestra entidad se encuentre en los primeros lugares de violencia a nivel nacional y no es posible que permanezcamos impávidos ante tanta violencia”.

Con la voz entrecortada por el dolor, Hernández Cervantes denunció que “nadie hace nada por parar esta situación que estamos viviendo…

No es posible que haya más víctimas… en mi familia somos gente de paz, no le hacemos mal a nadie, somos originarios de Tonila, Jalisco, pero le hemos apostado a esta entidad”.

Comentó que, por la estatura, la talla y la edad de su hermana, ella “no podía defenderse de lo que le sucedió, una mujer que si me llegaba al hombro era mucho, de escasos cuarenta kilos de peso, que iba a cumplir 80 años de edad en el mes de julio”.

<>Colima, a la cabeza en homicidios.

En su intervención, María del Carmen García García, representante en Colima del OCNF, señaló que en los años 2017 y 2018 Colima se ha disputado el primero y el segundo lugar a nivel nacional con Baja California en relación con la tasa de homicidios dolosos de mujeres.

Lo anterior, dijo, es grave sumado a que en la generalidad de los delitos contra las mujeres Colima destaca en casi todos los primeros lugares, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

“Es preocupante —comentó María del Carmen García— que existiendo una normatividad específica como tipo penal y protocolo en feminicidio para investigar las muertes violentas de mujeres las instituciones encargadas no lo clasifiquen así”.

Puso como ejemplo que en 2018 hubo en Colima 79 asesinatos de mujeres, de los que sólo 13 fueron clasificados como feminicidios, equivalentes a 16.45%.

Por su parte, Clementina Nava Pérez, representante del CAM, señaló que conforme a lo establecido en el artículo 124 del Código Penal del Estado…

Los asesinatos de las tres ancianas tienen características para ser clasificados como feminicidios, pues se cometieron aprovechando su condición de mujeres, de vivir o estar solas y de tener avanzada edad.

Expuso:

“Nos duele la violencia en general y nos pone tristes que la inseguridad nos orille a encerrarnos en la casa día y noche para no estar expuestas a la violencia…

Que lacera a las familias, que viola sistemáticamente los derechos humanos, principalmente el derecho a la vida, a la integridad personal, a la libertad y al acceso de las mujeres a la justicia”.

Nava Pérez añadió que cerrar las puertas de las casas “es autoprotección, es reconocer que pasó algo muy grave y nos protegemos...

Pero la respuesta social a mediano y largo plazo no es el encierro, no podemos permitir que el tejido social se rompa más con la incomunicación, la desconfianza y dejar que la impunidad perviva”.

Concluyó:

“Tenemos que recuperarnos, estrechar los lazos, es algo que todavía tendríamos que platicarlo entre vecinos, pero eso será posible también cuando conozcamos…

Que hay castigo para los que arrebataron la vida a estas tres mujeres, las cuales son, junto con muchas otras mujeres, mártires de la delincuencia y de la violencia”.

https://www.proceso.com.mx/575077/exigen-justicia-para-tres-ancianas-asesinadas-en-aparentes-robos-en-colima <>