Prensa Indigena Inicio

  • Muer15.jpg
  • Log16.jpeg
  • Doce12.jpg
  • Viola12.png
  • Unri2b.jpg
  • Den9b.jpg
  • Muje6b.jpg
  • As14d.jpg
  • Como11.jpg
  • Fin2.jpg
  • Lavento14a.jpg
  • Unri2a.jpg
  • Mex19.jpeg
  • Lavento14b.jpg
  • Mat2a.jpg
  • Losin1a.jpg
  • Muj7.jpg
  • Laven151.jpg
  • Elgr16.jpg
  • Laven153.jpg
Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org - 1 de febrero de 2019.- La República Bolivariana de Venezuela ye un Estáu soberanu, rexíu por una Constitución aprobada democráticamente pol so pueblu.

 

Nel marcu d'esa Constitución, foi reescoyíu Presidente de la República, Nicolás Maduro el 20 de mayu de 2018, nunes eleiciones llibres y tresparentes, auditaes por 200 observadores internacionales.

 

Maduro foi escoyíu con cerca de seis millones doscientos mil votos frente a unos candidatos de la oposición que nun llegaron en conxuntu a los tres millones.

 

Otra gran parte de la oposición, siguiendo les directrices imperiales de Washington, optó por nun participar, boicotiando delliberadamente los comicios: con ello taba preparándose yá'l golpe d'estáu contra'l gobiernu llexítimu de Venezuela.

 

El proyeutu golpista venía de tiempu atrás. Yá en 2002, dase'l golpe contra Chávez, aplaudíu bien llueu polos EEUU y n'España, por Aznar, pero derrotáu na cai pol pueblu de Venezuela.

 

Y, nos últimos tiempos, dase una cuidadosa preparación del entornu, que va dende'l golpe "parlamentariu" en Paraguay al golpe "xudicial" en Brasil coles espuries causes contra Dilma Rouseff y Lula.

 

Pasando pelos inxentes recursos emplegaos pola reaición nes eleiciones d'Arxentina, Chile, Perú y Colombia o la traición de Lenin Moreno n'Ecuador. Asina, con personaxes como Duque en Colombia y Bolsonaro en Brasil...

 

Países fronterizos con Venezuela, allanábase'l camín pa una intervención estranxera contra'l Gobiernu constitucional d'esti país.

 

Lo que nun consiguieran en 20 años EEXX y la oligarquía venezolana, incluyíos los atentaos p'acabar cola vida de Maduro, trataríen de conseguilo agora, orquestando un golpe d'estáu y preparando una intervención militar estranxera.

 

¿Y esto por qué? ¿Acasu a los EEXX, que sofitaron a los disctadores más sanguinarios, como Trujillo, Batista, Somoza o Franco, o qu'organizaron el so acceso criminal al poder, casu de Pinochet, tán preocupaos agora pol bienestar de los venezolanos?

 

Lo que-yos preocupa son les mui bayuroses riqueces naturales del país: la so reserva de petróleu, la primera del mundu, l'oro, el coltán, los sos inxentes recursos d'agua.

 

Preocúpa-yos que'l pueblu de Venezuela seya'l dueñu d'eses riqueces, preocúpa-yos que cunda l'exemplu d'un pueblu soberanu que s'adueña de lo que ye suyo. Preocúpa-yos qu'América Latina dexe de ser el so "patiu traseru" y qu'ello perxudique los intereses imperialistes de los Estaos Xuníos.

 

Esa ye l'auténtica razón. Por eso había qu'afogar a Venezuela y pa ello s'organiza'l bloquéu, l'acaparamientu de mercancíes, la fuxida de capital, el desabastecimientu d'alimentos y medicines, siguiendo la receta utilizada en Chile va 45 años.

 

Tratando de xenerar escasez, penuria, inflación galopante y, por tantu, la erosión del Gobiernu y un ambiente de descontentu presuntamente favoratible a un golpe d'estáu.

 

Los autores de tan perverses maniobres nun tienen vergoña en culpar torticeramente a la Revolución Bolivariana de los problemes económicos qu'ellos mesmos urdieron y organizaron.

 

En efectu, los gobiernos imperiales, fieles servidores de los monopolios y cola complicidá d'entidaes y organismos financieros, violando les sos propies lleis y la llexislación internacional, establecieron durante años un bloquéu económicu...

 

Y financieru contra Venezuela, impidiendo les esportaciones ya importaciones, inclusu de productos de primera necesidá y llegando a imposibilitar que Venezuela pagare la so propia delda esterna.

 

Asina, tratando de valise, per un llau, del sufrimiento artificialmente lleváu al pueblu venezolanu y, per otru, de la naturaleza ultraderechista, militarista y agresiva de los rexímenes vecinos de Duque y Bolsonaro...

 

Como Trump y los asesores resuelven "pescar" al desconocíu ciudadanu Guaidó y orquesten cola participación de la oligarquía llocal la so inconcebible autoproclamación nada menos que como "presidente encargáu" de la República.

 

Contra tou requisitu constitucional, en metá de la cai y ente un grupu de los sos vieyos amigos de "las guarimbas" de va un par d'años, aquelles nes que se degollaba a motoristas con cables que cruzaben la cai o se quemaba con gasolina a los partidarios de la Revolución. Pero paez qu'esto tampoco-yos salió bien.

 

Les movilizaciones que convocaron como oposición tuvieron pocu fuelle y llegaron a utilizar fotos trucaes por dalgunos medios de comunicación y redes sociales pa magnificar el probe resultáu.

 

La votación promovida na OEA polos EEXX y el Grupu de Lima fracasó estrepitosamente pesie a los esfuerzos de Pompeo y del traidor Almagro, al nun algamar los votos necesarios contra Venezuela.

 

Nel Conseyu de Seguridá de la ONU la mayoría de los intervinientes espresaron el so reconocimientu al Gobiernu constitucional de Nicolás Maduro como gobiernu llexítimu. Tampoco ellí prosperaron les asechancies del imperialismu norteamericanu.

 

Les ufiertes efectuaes polos golpistas a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, incitándola a la rebelión militar nun consiguieron quebrar la xunión cívico-militar en defensa de la Revolución.

 

¿Qué-y quedaba a los Estaos Xuníos pa facer prosperar el so proyeutu inxerencista incompatible col Derechu internacional, en contra de la soberanía de Venezuela, pa arrebata-y les riqueces, acabar cola so independencia y lliquidar el poder popular?

 

Quedáben-y los países del grupu de Lima, sumisu a los sos dictaos, a los que-yos faltó tiempu pa reconocer la "llexitimidá" del golpista Guaidó.

 

Y la presión sobre los sos alliaos europeos, dalgunos tan poderosos como'l Reinu Xuníu, Alemaña o Francia, igualmente con intereses d'espoliu global y políticas neolliberales.

 

Así se cocina en Davos la posición de la Xunión Europea na qu'acaba prevaleciendo la opción d'inxerencia nos asuntos internos de Venezuela y el respaldu al golpe d'estáu, sobre otres posiciones partidaries del diálogu políticu nl interior del país y contraries a fórmules violentes o intervencionistes.

 

Desgraciadamente'l Presidente del Gobiernu español Pedro Sánchez, tres d'un primer momentu, terminó decantándose de forma torpemente agresiva y cada vegada más desmesurada pola opción reaccionaria, contraria a los principios del Derechu internacional y promotora del golpismu.

 

El so compromisu colos intereses de los monopolios españoles en Venezuela, el seguidismu servil a les polítiques de Washington, la obsesión por tapecer la so cuestionada llexitimidá, la "necesidá" d'adelantase a los reclamos de la derecha española...

 

La voluntá de congraciase coles mayores potencies europees, y, tamién, la espectativa de lliderar el tema dientro de la Internacional Socialista, "a favor de la corriente", situaron a Pedro Sánchez nuna posición inalmisible, hipócrita y plenamente reprochable...

 

Que vien a recordar a l'asumida por Aznar cuando'l golpe d'estáu de 2002 ¿Atreveráse Sánchez a dexar como mentirosu al so compañeru de files, Rodríguez Zapatero, cuando testimoniaba de la llimpieza de les eleiciones presidenciales del 20 de mayu?

 

¿Podría desplicar cómo llama "tiranu" al Presidente constitucional Maduro, mientres caltién la so política d'amistña y negocios col herederu saudí, que manda descuartizar a periodistas y dirixe un país onde se decapita a les muyeres por defender los sos derechos más elementales?

 

¿Cómo diz conmovese polos padecimientos d'un pueblu sometíu al bloquéu y al alzamiento de les sos reserves en bancos estranxeros y calla la boca ente los crímenes continuos en Colombia contra sindicalistas, dirixentes comunales o antiguos guerrilleros?

 

¿Cómo calla igualmente ente'l resurdir de los paramilitares o ente un gobiernu como'l de Brasil que mantién encarcelaos a dirixentes políticos de la izquierda, mientres el so presidente presume de racismu, machismu, despreciu a les comunidaes indíxenes y a la biodiversidá de l'Amazonía?

 

Naide esperaba d'un home como Sánchez nengún apoyu a nenguna revolución, pero ¿vamos soportar qu'apartara al Estáu español d'una política independiente, promotora al menos, del diálogu, prósima a otros países como México o Uruguay, o a los propósitos del Secretariu Xeneral de la ONU?

 

El Sr. Sánchez carez d'argumentos creíbles, por muncho que los medios de comunicación s'empeñen en construyilos sobre la base de la mentira y la terxiversación.

 

Con qué sentíu común puede creese que Venezuela ye una dictadura cruel cuando dende l'accesu de Chávez al poder tiénense celebrao 25 procesos eleutorales, 23 ganaos pol Chavismu y 2 pola oposición, que fueron reconocíos.

 

Cuando se permiten les reuniones d'una Asamblea en desacatu por sentencia xudicial; cuando'l golpista Guaidó pasea per Caracas sin que lu detengan "por rebelión nin sedición" y cuando la oposición convoca y celebra les sos manifestaciones públiques.

 

Yá valió de manipulación p'amparar el golpismu y poner a Venezuela y a tola rexón al borde de la guerra. Nun perdimos la memoria de lo asocedíu en Llibia o n'Irak, onde igualmente les cuestiones centrales yeren el petróleu y el dominiu xeopolíticu.

 

Les organizaciones, entidaes y persones qu'integren la plataforma "Asturies contra'l golpe. Venezuela deféndese", llamen a la solidaridá col pueblu trabayador de Venezuela, cola Revolución Bolivariana y les sos conquistes sociales.