Prensa Indigena Inicio

  • Cinco22.jpg
  • Ella5.jpeg
  • Cincoar22.jpg
  • Ale9a.jpg
  • Ale9c.jpg
  • Comun5.jpg
  • Fab11c.jpg
  • Tan5.png
  • Arde21b.jpg
  • Con12.jpeg
  • Pre2.jpg
  • Nia8a.png
  • Cinco20.jpg
  • Amlo11.jpg
  • Laven152.jpg
  • Ayu15c.jpg
  • Consu12.jpg
  • Mas12b.jpg
  • Oce12.jpeg
  • Bi16.jpg
FOTO: imagen / Jafet Moz.
Colectivo del Periódico El Zenzontle, 21 de enero de 2019.- El 1 de enero de este 2019 se aumentó el salario mínimo para trabajadores con relaciones formales con alguna empresa. Es un aumento que pasa de 88.36 pesos a 102.68 pesos en la mayor parte del país y de 176,72 pesos diarios en la nueva zona libre de la frontera norte.
La decisión la tomaron patrones, líderes de las grandes organizaciones sindicales y el nuevo gobierno federal.
Se reconoce por los que decidieron el aumento que es necesario reponer el consumo de un amplio sector de trabajadores, pero apenas se dijo que este alcanza con dificultad lo que los teóricos del análisis de la pobreza llaman “la línea personal de subsistencia”.
Mas no la familiar también llamada de salario constitucional o “remunerador” y mucho menos alcanza a cubrir la pérdida de casi 80 % del poder adquisitivo real de los salarios en los últimos 30 años.
Los medios no se detienen suficientemente en las dos caras de este aumento los salarios mínimos:
La de las causas, donde predomina el consenso de que los salarios mínimos anteriores no solo no alcanzaban el alza diaria de los precios, sino que no permitían un nivel de ventas a los empresarios industriales y comerciantes de los productos de subsistencia para millones de trabajadores.
En lo político, el impacto en el descontento social por la desigualdad enorme entre quienes no reciben salario o logran de uno a tres salarios mínimos y que suman 42 % de la población ante el menos del uno por ciento de la población que en México recibe más de 10 salarios mínimos.
Esto hace que más miembros de las familias pobres busquen ingresos en un mercado de trabajo restringido en lo formal, realizando dobles jornadas, intentando sobrevivir en las mil formas de la informalidad.
(Que a patrones y Estado preocupan pues no recaudan impuestos para el pago de la deuda pública y la promoción de las inversiones en un país donde se regalan impuestos a las grandes empresas) o que busquen la vida en el riesgoso y descompuesto campo de la delincuencia.
De las consecuencias, sólo se habla del efecto positivo de empezar a reparar el daño permanente que el capitalismo en su fase neoliberal ha hecho en la mayoría de las y los trabajadores del campo y de la ciudad, pero no se dice que:
1) El aumento del salario mínimo en la mayor parte del país no saca de la pobreza a las familias y apenas contiene la desigualdad personal de los ingresos;
2) Mientras que el aumento al doble en la zona norte fronteriza se cambia por prebendas superiores para los empleadores (ensambladoras, maquilas, agricultura capitalista de exportación y la de fuerte comercialización interna, etc.)
Quienes reciben la reducción del IVA, la del impuesto sobre la renta y estímulos para que se emplee como aprendices a jóvenes a quienes los patrones “capacitarán” pero no pagarán, pues el gobierno federal con nuestros impuestos cubrirá las compensaciones a los jóvenes aprendices.
A esto se agrega que las empresas que paguen doble salario mínimo dejarán sólo serán aquellas que no tengan bonos de compensación.
Esto ya llevó a varas huelgas de trabajadores de maquiladoras y servicios en la frontera Tamaulipas, principalmente en Matamoros y Reynosa, pues se les niegan pagos devengados de bonos y en otro casos del aumento salarial.
El silencio del gobierno federal ante estos reclamos y ante la despidos y represión patronal, pone en duda que se piense en mejorar las condiciones de trabajo sobre explotado en las maquiladoras.
Además, el objetivo anunciado de crear con todos esos factores en la zona fronteriza un nivel de competitividad productiva ante Estados Unidos y Canadá, se confunde con un esquema de mayor producción con menos costo empresarial.
Que deja ganancias a las transnacionales, pero no garantiza aprovechamiento de tecnología, organización y capacitación que acompañe esta mejora salarial...
Que intensifica la explotación de trabajadores, a quienes en la frontera no se les ofrece más de tres salarios mínimos en promedio, lejos de las remuneraciones en los países del norte.
Para finalizar, se decidió días después que los salarios profesionales en 2019 apenas aumentan de 2 a 8 pesos por encima del nuevo salario mínimo, así sean tareas complejas y exijan una formación para el trabajo que los y las asalariadas pagan.
Mientras que en la región fronteriza los salarios profesionales apenas serán iguales al salario mínimo de la zona.
Varios analistas de esta política concluyen que el gobierno ha decidido que la recuperación del salario mínimo no repercuta en la inflación, pero tampoco en los costos reales de los empresarios. Por ello seguirán imponiéndose topes salariales en la negociación de salarios contractuales por venir.
Para superar esta condición, se necesita la lucha combativa, organizada y democrática de la clase trabajadora en centros de trabajo y en las calles. Con la resistencia se dignifica el trabajo y la vida.
Huachicoleros: charros y funcionarios de Pemex
Por fin algo relevante para que apuremos el quehacer organizativo y la lucha, sucedió tras una de las conferencias de prensa tempraneras de López Obrador: el huachicol, muy denunciado por comunidades afectadas, por periodistas honestos, defensores de derechos humanos y trabajadores de base de Pemex.
Y hasta de gasolineras, no sólo se da con la ruptura y ordeña de los ductos de Pemex al exterior de sus plantas que ha ocasionado tanto descomposición social, explosiones y tragedias como la de Tlahuelilpan, Hgo.
Se confirmó que el robo de combustibles es mayor, constante y tan antiguo en el interior de las plantas y entre éstas, ya sea con las pipas que trasladan gasolina y diésel, el control operativo criminal que abre y cierra la transmisión de gasolina y gas...
Por los poliductos que dentro de Pemex bien saben que han sido rotos y saqueado, así como por el saqueo mediante buques y naves petroleras y claro por una buena parte de los distribuidores gasolineros de los combustibles robados.
Todos estos días de enero se abunda en cifras y promesas del nuevo gobierno de frenar el huachicol, militarizando aún más el territorio e incluso entregándoles el mando operativo de nuevas pipas compradas para enfrentar el desabastecimiento.
Utilizando a las fuerzas armadas del ejército, marina y de su hijastra la guardia nacional para controlar las abandonadas refinerías alas que se les quitó por gobiernos anteriores el “celaje” que vigilaba los ductos.
Se promete además algunos empleos y becas, pero nada hay preciso para que se frene y encarcele a los grandes saqueadores: empresarios, banqueros lavadores de dinero, funcionarios y líderes charros del sindicato de trabajadores de PEMEX.
Por ello se levanta el clamor de castigar a quienes están en el negocio huachicolero desde las refinerías a las distribuidoras de gasolina y gas, pasando por los jefes, ingenieros, capataces, funcionarios, trabajadores, líderes sindicales seccionales y nacional...
Encabezados por el impune Jorge Romero Deschamps y los beneficiarios de las franquicias de gasolineras entre los que destaca la Antorcha priista dueños de gasolineras en estados de fuerte ordeña como Puebla, estado de México, Veracruz, Morelos y Michoacán.
Por lo pronto las organizaciones de base democrática dentro de Pemex, dentro del sindicato petrolero y como l@s compañer@s de la Unión de Técnicos y Profesionistas de Pemex y algunas corrientes democráticas de petroleros, realizan campañas de información y organización...
Para que, se castigue realmente a los delincuentes de todo tipo, y también para hacer caer al charrismo sindical en las secciones y en el nacional. La recuperación de la empresa, necesita ir ligada a la recuperación de la democracia sindical y la dignificación del trabajo.
¿Quién manda aquí?
La política económica, la social y el ejercicio de gobierno de Andrés Manuel López Obrador muestran en el presupuesto anual (síntesis de sus decisiones principales) que se pone en primer lugar el compromiso del pago del costo de la deuda pública ante la banca mundial y local.
Así como las condiciones que alienten y propicien la acción de las empresas para que inviertan en los proyectos de tren maya, nuevo aeropuerto, tren ístmico o la continuación de las mineras ganen a costa del despojo de los territorios.
Buscando que algo de los ingresos vaya a los salarios y algunos programas asistenciales para la inmensa mayoría.
Si para contar con más recursos para lo social, se les quiere aumentar los impuestos a los capitalistas (a lo que se niega el nuevo gobierno) o bien restringir formas de eludir el pago fiscal...
Como la falsa facturación, o incluso elevar precios y tarifas de servicios o productos de las empresas del Estado, el gran capital reacciona y frena la medida o busca compensarla.
Véase también cómo los gobernantes y su partido disciplinaron al senador que planteó la reducción de algunas comisiones bancarias que pagan los cuentahabientes.
O el rápido deslinde del gobierno y políticos de Morena cuando alguien planteó que no se utilicen las Afore para redoblar el saqueo de los fondos de retiro de los y las trabajadoras para financiar la megaproyectos.
En lo geopolítico ¿quién manda? Estados Unidos aparece jugando a su favor en la revisión del nuevo TLCAN si se firma pierde nuestro país, igual que si no se firma.
Al mismo tiempo se siguen imponiendo los sellos fronterizos, las jaulas para los niños y familias migrantes rechazados o la misma construcción del muro en nuestra frontera norte.
Ante esto el nuevo gobierno busca “la armonía” con el imperio, con proyectos de desarrollo que sirvan como “cortinas” para la migración centro y sudamericana hacia el norte.
En los hechos se cumpla el papel de tercer país encargado de vigilar y deportar a los migrantes que buscan refugio en EEUU y no se los dan. Y nada se hace contra los disparos y represión sobre los migrantes mexicanos y centroamericanos en la zona fronteriza.
En lo político, aunque en constituciones como la mexicana, la soberanía reside en el pueblo (artículo 39 de la Constitución), esto requiere demostrarse en los hechos...
No sólo con consultas que ni son previas, ni se hacen con información y atención para quienes son afectados por los proyectos de destructivos del Estado y las empresas.
Solo un pueblo informado, consciente, organizado y que decide por él mismo, hará posible que los gobernantes le obedezcan. Los gobiernos del PRI y del PAN respondían con represión, simulación y algunas migajas.
Ahora se dice que no habrá represión, ni censura, pero sigue la simulación y la cooptación pretendiendo que creamos que el pueblo participa, cuando sólo se oye la voz de los gobernantes...
Que “ponen fin a la corrupción” barriendo para adelante, sin tocarle un pelo a los grandes capitalistas y funcionarios de pasados gobiernos, varios reciclados en el presente.
Los representantes en los poderes legislativo y ejecutivo no demuestran obedecer el mandato ni siquiera de la población que votó por ellos, aunque puede haber excepciones.
Por el contrario, solo reconocemos que el pueblo manda o que se autogobierna en comunidades de pueblos originarios en resistencia y rebeldía, como las comunidades de bases zapatistas en Chiapas...
Y algunas de las comunidades consolidadas del Congreso Nacional Indígena y su Concejo Indígena de Gobierno y las que sin partidos están gobernando en varios municipios del país.
Finalmente: ¿quién manda en cuestiones como la seguridad y la atención de la pobreza?
En la seguridad, nada mejor que “para que la cuña apriete sea del mismo palo”: la guardia nacional militarizada que controlan calles y caminos, según “para que nos cuiden a todos”...
Y un pacto que tiene a las fuerzas armadas, claro que a sus altos mandos como un sector consentido del gobierno (ver su presupuesto y las múltiples funciones, incluso empresariales que ya está cumpliendo.
Y en cuanto a la pobreza, cuándo se demostrará en los hechos que “¿primero los pobres?”
www.elzenzontle.org Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/salarios-aumentan-pero-seguiran-minimos-y-desiguales/ <>