Prensa Indigena Inicio

  • Ni1a.jpg
  • As14b.jpg
  • Ses16.jpg
  • Yu13b.jpg
  • Unri2c.jpg
  • Aq11.jpg
  • As14d.jpg
  • Cnpa1.jpeg
  • Lave5b.jpg
  • El7-4b.jpg
  • Vida7d.jpg
  • Elcam8b.jpg
  • Fin2.jpg
  • Col10.jpg
  • Terro15.jpg
  • Laven152.jpg
  • Elcam8c.jpg
  • Ayu15c.jpg
  • Ale9c.jpg
  • Muje9c.jpg

(Por Valton de Miranda Leitão)*

Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org - 26 de enero de 2019.- El conflicto en Venezuela vale 5 billones y 300 millones de barriles de petróleo, es decir, la mayor reserva petrolera del mundo.
No importa la sangre de personas inocentes que podrán correr en este fango que vale dinero. Las corporaciones petroleras norteamericanas y del mercado capitalista en general cambiaron su posición táctico-estratégica y ahora invierten pesado en América Latina.
El imperialismo norteamericano no tiene ya ningún pudor de ese apoyo y por ese motivo un paranoico como Trump se ajusta perfectamente a sus propósitos.
El mercado que no tiene compromiso con la libertad o la democracia, sino simplemente con el lucro y el dinero va a la guerra para poner las manos en este tesoro venezolano.

El mismo raciocinio vale para la Vale que después de la tragedia de Mariana no tomó ninguna medida efectiva para impedir el desastre de Brumadinho.
Los poderes de la República, judicial incluido, con sus pomposas frases kafkianas mentira, mintieron y mintieron para todos los que consideran el rebaño desorientado, manipulado por la prosperidad mediática.
Las criaturas humanas ahogadas en ese nuevo mar de lodo que aún avanza no importan para el gobierno neofacista que asumió la dirección del país bajo la fraseología ridícula de la obscena figura de Jair Mesías.
Brasil está sumido, no sólo en el lodo de la Vale, sino también en la suciedad de un clan familiar que trabaja con el crimen en todos los matices de su espectro.
Evidentemente, no sabemos hasta qué punto ese gobierno de hipócritas y mediocres, bajo tutela militar, aceptará la aventura de la guerra.
La mayoría de los países latinoamericanos, ahora colonias del imperio norteamericano, se mueve para encontrar un acuerdo entre el autoproclamado presidente Guaidó, entronizado por EEUU, y el legítimo gobierno de Nicolás Maduro.
Evidentemente, no se trata de defender todas las medidas de Nicolás, sino respetar el principio de no interferencia en la soberanía de otros países, tan cara a la diplomacia brasileña.
El mar de sangre y el mar de lodo se entremezcló en la absurdez de un mundo, donde la función de la mentira política tomó proporción de verdad histórica, bajo la batuta de la imagen mediática.
Además, jugar Brasil y Colombia en una guerra contra las poderosas fuerzas armadas venezolanas significará también el enfrentamiento con dos sistemas bélicos poderosísimos en el mundo actual: el ruso y el chino.

¿Vale la pena el sacrificio de vidas humanas en una guerra que sólo beneficiará a los Estados Unidos?
¿Vale la pena esta alineación tan irrestricta a la geopolítica de un país que a lo largo de su historia mostró claramente su tendencia hacia la dominación y subyugación de otras naciones por puro interés económico bajo el disfraz de la defensa de la libertad?
* Valton de Miranda Leitão. Psiquiatra y militante socialista.
Fortaleza, 26 ene 19<>