Prensa Indigena Inicio

  • Ale9a.jpg
  • Viola12.png
  • Comun15b.jpg
  • Muje9a.jpg
  • Unri2a.jpg
  • Una7b.png
  • Ayu15d.jpg
  • Mus3.jpeg
  • Amlo11.jpg
  • Mac15.jpg
  • Cae11.jpeg
  • Mas4.jpg
  • Nue8.jpg
  • Vida7b.jpg
  • Muje6b.jpg
  • Man11.jpg
  • Aq11.jpg
  • Oce12.jpeg
  • Mat2b.jpg
  • Unmes1a.jpg

(Por Ixtlixóchitl López)

Camila fue hallada sin vida en un cuartucho de la colonia Poder Popular. Foto: Ixtlixóchitl López.
Proceso, Valle de Chalco, Edomex., 4 de enero de 2019 (apro).- El lugar donde vecinos de la colonia Poder Popular encontraron el cuerpo sin vida de la niña Camila y que funcionaba como caseta de seguridad es apenas un cuartucho a medio construir.
Uno de los muros, por ejemplo, fue hecho con hileras de tabiques grises apilados, y otra parte, la que pone límite a la entrada de la calle, es de madera.
Ahí vivía Marciano “N.”, el principal sospechoso del crimen de la menor de 9 años, quien ya se encuentra tras las rejas en el Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Valle de Chalco.
Fue capturado la tarde de ayer en su tierra natal, el municipio de Tlacuilotepec, Puebla, donde se había refugiado.
Marciano había llegado a la colonia Poder Popular meses antes como vigilante. Su tarea consistía en hacer rondines en la cerrada.
Los vecinos de ese lugar afirman que era un tipo trabajador y que hacía de todo para conseguir un poco más de dinero para mantener a su familia: su esposa y una pequeña de 2 años.
Sin embargo, los propios vecinos refieren que su conducta cambió cuando se separó de su pareja. Sin dinero y sin muchas opciones, decidió rentar el cuarto cubierto con una lona verde donde fue encontrado el cuerpo sin vida de Camila.
Frente a ese cuartucho, a unos cuantos pasos, se encuentra la casa de los padres de Camila. Es una vivienda, modesta de dos pisos, y muros grises sin pintura.
Al filo de la banqueta, todavía se pueden observar las huellas de pólvora quemada y restos del material usado para la elaboración de los cohetes que Camila tronó el pasado 31 de diciembre, la última pista que dejó antes de ser secuestrada, ultrajada y asesinada por su victimario.
En un recorrido por la calle donde viven los padres de Camila, no se observan moños negros, ni flores blancas. Sólo hay un par de oficiales y una patrulla que resguarda la escena del crimen. También saltan a la vista los residuos de la fogata que los vecinos hicieron durante la búsqueda de la menor.
A pesar de la captura del presunto asesino, en la calle se respira una atmósfera de dolor, rabia y consternación por lo sucedido la última noche del 2018 en este municipio fundado en 1994.
Por el entonces gobernador mexiquense, Emilio Chuayffet Chemor, y cuna del programa nacional Solidaridad, el programa emblema que puso en marcha en aquel tiempo el presidente Carlos Salinas de Gortari.
También es notorio ver a padres y madres caminando de la mano de sus hijos, con la vista sobre ellos y en estado de alerta.
“Esto es tierra de nadie” dice una señora, mientras despotrica contra las autoridades locales por la falta de vigilancia, al tiempo que su mirada se clava en el camino de terracería — estrecho y delimitado por las cercas de madera de las casas aledañas–, que topa con la casa donde vivía Camila.
Para ingresar a la calle donde se encuentra la vivienda hay que cruzar una reja blanca y una caseta de vigilancia. Los vecinos la convirtieron prácticamente en una privada porque en el otro extremo decidieron levantar un muro por seguridad.
“Privada” en la Poder Popular. Foto: Ixtlixóchitl López Ibarra.
“Uno se cuida de la gente de afuera sin saber que la maldad la tienes a un lado”, declaró José Manuel, padre de Camila, después de la tragedia que enlutó su hogar.
El 1 de enero, los colonos decidieron hacer justicia por su propia mano y emprendieron una cacería en busca del presunto asesino de Camila.
Sin ningún orden, decenas de jóvenes treparon azoteas de las viviendas y, en la revuelta, algunos de ellos aprovecharon para saquear algunos domicilios, como sucedió en la colonia aledaña, Cerro del Márquez.
Ahora los propietarios de las viviendas afectadas demandan a las autoridades proceder contra los presuntos responsables. Óscar Espinoza comenta que al llegar a su casa encontró la puerta dañada. Le robaron una televisión, un aparato de videojuegos y alrededor de cuatro mil pesos.
Valle de Chalco Solidaridad forma parte de la Zona Metropolitana del Valle de México. A pesar de la cercanía con la capital del país, la mayoría de sus calles se encuentran sin pavimentar. Sobresalen las casas de madera y las fachadas de ladrillo pelado. El desorden urbano es por demás notorio.
Tiene una población cercana a los 400 mil habitantes, la mayoría de ellos jóvenes y uno de los problemas sociales que arrastra es la proliferación del alcoholismo y la drogadicción.
https://www.proceso.com.mx/566249/tierra-de-nadie-el-cuartucho-donde-hallaron-asesinada-a-camila <>