• Mex4b.jpg
  • Thel6.jpeg
  • Despi12.jpg
  • Pro12.jpg
  • Lare34.jpg
  • Devu2.png
  • Lare33.jpg
  • Lare31.jpg
  • Quesi15.jpg
  • Ava11.jpg
  • Losas13.jpg
  • Mic5b.jpg
  • Legi1b.jpg
  • Elca15.jpg
  • Cons4b.jpeg
  • Cada5d.jpg
  • Sum12.jpg
  • Cond3d.jpg
  • Ava12.jpg
  • Pre5b.jpg

(Redacción Sin Fronteras)

En la imagen, la Isla de Lindhom en Dinamarca. Foto/AP.
La Jornada, 6 de diciembre de 2018.- En Dinamarca, el gobierno conservador parece haber encontrado la solución perfecta para deshacerse de los inmigrantes o refugiados “indeseables”:
Enviarlos a una Isla remota para ahorrarse las molestias y acallar, al mismo tiempo, el reclamo de una sociedad que se ha subido a la cresta de la ola antinmigrante y xenófoba que recorre el mundo.
“Si usted no es deseado en la sociedad danesa, no debe ser una molestia para los daneses comunes. Por lo tanto, los que han sido expulsados por sus vínculos con la delincuencia o en interés de la seguridad del estado, serán enviados a la isla deshabitada, Lindholm.
“¡Son indeseables en Dinamarca y deben sentirlo!”, aseguró la la ministra de Inmigración danesa, Inger Stojberg, a través de su cuenta de Facebook.
La decisión de enviar a los refugiados o inmigrantes “indeseables”, a una de las más de 400 Islas que integran el Reino de Dinamarca, ha sido producto del acuerdo entre la coalición el gobierno de centro derecha y el Partido Popular Danés, de derecha.
La Isla de Lindhom, la versión moderna de Guantánamo en aguas del Báltico, ha sido albergue de un centro de investigación de enfermedades animales contagiosas.
De prosperar el proyecto, que entraría en vigor a partir del 2021 con una inversión de casi 120 millones de dólares, un abigarrado conjunto de laboratorios veterinarios, establos y hornos crematorios compartirán espacio con los improvisados albergues para los refugiados “indeseables”.
La mayoría de éstos inmigrantes llegaron, como el aluvión, de las guerras que asolaron a países como Siria, Afganistán, Irak o Yemen.
La isla de casi 7 hectáreas, en una entrante del mar Báltico, se ubica a unos 3 kilómetros de la costa más cercana y no cuenta con un servicio frecuente de ferri.
Martin Henriksen, legislador del Partido Popular Danés contra la inmigración, que apoya al gobierno de centro-derecha de Dinamarca, dijo a la agencia Associated Press que la medida del gobierno "es una señal para el mundo de que Dinamarca no es atractiva" para los migrantes.
La exministra de Inmigración Birthe Ronn Hornbech, del partido liberal, describió el proyecto de la isla como una “burla” y un error comparable al de un jugador de fútbol que marca un autogol.
“Esta propuesta no prosperará”, advirtió.
https://www.jornada.com.mx/sin-fronteras/2018/12/06/la-isla-de-los-migrantes-indeseables-6613.html <>