Artículos

México: Indígenas mexicanos luchan contra gaseoducto

(Por José Díaz)

Servindi, 2 de noviembre, 2018.- Comunidades indígenas establecen un juicio al gasoducto construido por TransCanada. El proyecto implica un gasoducto de 250 kilómetros que atravesaría campos de cultivos de pueblos nativos del centro de México.
Se espera que el Gobierno de México evalúe el impacto ambiental de esta infraestructura mientras la construcción permanece detenida.
Como si no fuera suficiente con el amenazante proyecto del Tren Maya que quiere construir la futura administración de Manuel López Obrador, un grupo de pueblos indígenas del sur mexicano están luchando contra la construcción de un oleoducto de la compañía TransCanada que busca transportar gas natural desde el Golfo de México.
Se trata del gaseoducto Tuxpan-Tula de México, cuya licitación fue promovida por la administración de Enrique Peña Nieto y que implica atravesar cuatro estados mexicanos con un ducto de 250 kilómetros.
Aunque solo faltan 90 kilómetros de esa construcción, que se hizo sin consulta previa, la ruta pendiente atravesaría muchos campos de cultivas importantes para la subsistencia de pueblos indígenas.
Por el momento cinco pueblos indígenas -que abarcan más de 500 comunidades- han llevado el caso a los tribunales y han conseguido detener temporalmente la construcción.
Según el Consejo Regional de Pueblos Originarios en Defensa del Territorio de Puebla e Hidalgo este proyecto de infraestructura extractiva afectaría a más de 260 mil personas.
Pese a esa detención temporal, la empresa canadiense está presionando a las autoridades mexicanas a acelerar el proceso.
Esto porque necesitan concluir la infraestructura del gasoducto Tuxpan-Tula a inicios del 2019. Este ducto forma parte de una red más amplia que implica el transporte de hidrocarburos entre México y Texas (Estados Unidos).
<>TransCanada responde.
Por ahora se espera que la Secretaría de Energía de México evalúe el impacto ambiental y social de la construcción del oleoducto.
Por otro lado, la compañía TransCanada no se ha pronunciado y ha decidido transferir las responsabilidades a la subsidiaria local Transportadora de Gas Natural de la Huasteca (TGNH) con la que opera la construcción.
“TransCanada no tiene conocimiento de ninguna expropiación de comunidades indígenas, y no apoya tales medidas cuando los afectados no han sido consultados previamente y han dado su consentimiento”, señaló la empresa a través de un comunicado.
Sin embargo, los pueblos indígenas involucrados en este proceso niegan haber sido consultados.
Por ahora el suspenso continúa. Mientras las comunidades indígenas esperan que se haga la evaluación ambiental a nivel de los tribunales, TransCanada presiona al Gobierno Mexicano a intervenir en el caso.
Mientras tanto los pueblos originarios del centro de México siguen viviendo bajo la incertidumbre sobre qué ocurrirá con sus territorios frente a un nuevo proyecto de extracción.
https://www.servindi.org/actualidad-noticias/02/11/2018/indigenas-mexicanos-luchan-contra-gaseoducto <>

 

Joomla template by Joomlashine.com