• Tra19.jpg
  • Fem17b.jpg
  • Pre5a.jpg
  • Ul1.jpg
  • Cor5.jpg
  • Mig12.jpg
  • Pre5b.jpg
  • Fa15.png
  • Ga19a.jpg
  • 5de3a.jpg
  • Ara19.jpg
  • Ase6.jpg
  • Cada5a.jpg
  • Tor6.jpg
  • Tra6.jpeg
  • Confi17.jpg
  • Mus10b.jpg
  • Lahi1.jpg
  • Ave11.jpg
  • Elca15.jpg

(Por Montserrat Vila Planas)*

SinPermiso, 18 de noviembre de 2018.- Este año vivimos y somos protagonistas en un momento histórico de cambios profundos. Son tiempos que da gozo vivir. Las mujeres somos fuertes, inteligentes, creativas. Las mujeres hacemos nuestras las calles y engendramos futuro de derechos universales.
Los síntomas son alentadores. El movimiento se fortalece y se universaliza, la conciencia se afina hacia la equidad en una sociedad que quiere vivir libre de violencia machista. Las mujeres somos fuente de vida y de libertades.
Las niñas, las adolescentes y las jóvenes, quieren asaltar el cielo de la igualdad y disfrutar en un mundo libre de sumisión y violencia hacia las mujeres.
Comparto con vosotros la idea liberadora de Mercè Rodoreda en su obra “Aloma”, cuando finaliza con aquello tan precioso, aunque doloroso... "chicas que plantaban cara a la vida, sin sueños"... ahora las chicas forjan otro episodio, el de hacer realidad los sueños de igualdad.
Las chicas se adentran en la oscuridad y la luz ahuyentando el miedo, danzan por la noche y el día, juegan con la luna y el sol. La humanidad será con las mujeres o no será. Hacemos camino juntas en todo el mundo
El clamor "Si nosotras paramos, se para el mundo" empieza a ser una realidad. La fuerza feminista es cautivadora y dialogadora, de cuidados y estima. La movilización en la Huelga Feminista del 8 de marzo superó todas las expectativas.
Ha sido la culminación de un proceso internacional, con el Tren de la Libertad por el aborto libre y gratuito echando al ministro Gallardon, con el 7 de noviembre de 2015 por un Pacto de Estado contra la violencia de género.
Con el MeToo, con las mujeres polacas por el derecho al propio cuerpo, con las mujeres argentinas contra la violencia machista del No es No, hasta el Sí es Sí.
Con el trasfondo de la Women’s March, con el símbolo de los gorros “Pussy Hat”, anti-Trump que tiñeron de rosa Washington en 2017, se extendió a todo el país y ciudades del mundo.
Mujeres de todo el mundo hemos empezado a caminar juntas en pie de igualdad, sororidad y fortaleza, como un tsunami de millones de mujeres que da el pistoletazo de salida para un cambio milenario y universal.
El concepto de una huelga laboral, estudiantil, de los cuidados, le ha dado un carácter diferente. Mujeres de todo el mundo reivindicamos, damos valor y reconocemos el inmenso trabajo oculto de la economía social no remunerada, puesto en valor por la llamada economía feminista.
Las mujeres trabajadoras, las secciones sindicales feministas, han contribuido a la huelga desde las empresas; con convicción y entusiasmo han desarrollado un papel importante a la hora de movilizar desde el sector de los servicios hasta la gran industria.
La huelga feminista les ha permitido tener más fuerza para defender y conseguir las reivindicaciones de los derechos de las mujeres dentro del propio sindicato.
Lo he vivido emocionada en una escuela de la mujer de las sindicalistas de CCOO, en la que tuve la satisfacción de participar como ponente invitada.
En los convenios colectivos, en las negociaciones, ya no suena extraño decir que se debe implementar el plan de igualdad, que se deben poner medidas contra el acoso por razón de sexo, contra la brecha salarial.
Las mujeres trabajadoras sindicalistas sienten que son parte de una fuerza inmensa que las empodera para no dejar las reivindicaciones en igualdad para otro año. Ya no resulta aceptable que siempre haya algo más importante.
Feministas de todos los feminismos, mujeres de todas las generaciones, con la bandera del delantal han puesto en la agenda de las instituciones y de la ciudadanía conseguir los derechos reales de las mujeres, los derechos universales para las mujeres y hombres.
<>Premisas para un cambio estructural.
El siglo XXI será el de la igualdad, la no violencia y la libertad para todas las mujeres del mundo. Las mujeres estamos abocadas a enmendar el contrato social (1762) de Rosseau de la ilustración, donde no aparecían las mujeres como ciudadanas de derechos.
Somos herederas de Olympe de Gouges, que escribió su famosa Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791). En nuestro siglo maduran las premisas para un nuevo contrato desde la ciudadana y el ciudadano con la concepción de derechos, servicios y necesidades básicas universales.
Entre todas debemos tejer un nuevo contrato social. No es un cambio cultural, es un cambio estructural del poder tanto en la sociedad como los estados. Para este cambio es necesario que trabajar para hacer caer el patriarcado.
Labramos la tierra, sentimos los olores, los colores, la luz y el latir de las nuevas vidas individuales y colectivas, cívicas y sociales. Estas energías nos animan y permiten cambiar la socialización de nuestras niñas y niños.
El cambio debe enterrar la doble moral que considera a las mujeres ciudadanas de segundo orden. Es de salud social cambiar la manera de relacionarnos. La libertad de las mujeres implica una concepción holística global.
La emancipación y la libertad de las mujeres implica un cambio en los derechos y realidad de las personas, un cambio de la humanidad. Nos encontramos en un momento de cambio de la conciencia colectiva que pone en la picota la esencia de la estructura de la sociedad patriarcal.
La revolución será con las mujeres o no será. Sin las mujeres no será la que queremos.
<>El futuro es de las mujeres jóvenes.
Vivimos también un cambio generacional. Tenemos que trabajar en el presente teniendo en cuenta el pasado y, sobre todo, dejar el futuro en manos de las mujeres jóvenes.
Chicas que salen a la calle haciendo suya la lucha de tantos años de las mujeres trabajadoras y de los movimientos feministas por los derechos de las mujeres.
Y para ganar hemos aprendido que necesitamos ir juntas. Sabemos que hay una gran diversidad de estrategias, de ideas, de filosofías, en definitiva, diversidad de feminismos que queremos acabar con el patriarcado.
Queremos finalizar con la dominación que durante siglos han ejercido los hombres sobre las mujeres. Queremos tener el derecho de una vida sin violencias ni discriminaciones por ser mujer.
Cuando ante todo ponemos los Derechos y la Libertad ganamos, porque todas juntas tenemos una lista muy larga de reivindicaciones pendientes. En la huelga hicimos lista.
No es casualidad que en abril y junio de este 2018 salimos de nuevo masivamente contra la violencia sexual, indignadas por la sentencia de "la manada". La violencia sexual es una de las más normalizadas y consentidas desde la sociedad y desde las instituciones.
La violación ha sido desde hace siglos utilizada por los diferentes sistemas sociales. La violación, junto los asesinados, sirven para tener a la mitad de la humanidad, que somos las mujeres, sometidas a la ignominia del miedo, la humillación y el deshonor.
Salimos a la calle el 8 de marzo, al 27 de abril, el 21 de junio, volveremos a salir este 25N y el 8M del 2019. No hay barreras ni freno suficientes. No pararemos.
<>La violencia institucional.
¿Qué pasa con las instituciones, con los gobiernos, con los que tienen el bastón de mando? Pues que no están a la altura de lo que está pidiendo la calle.
Y ¿qué es eso de la violencia institucional? Pues tan sencillo y complicado como todo lo que tiene que ver con la aplicación de la moral, las leyes, las normas, los hábitos y el hacer de las personas, entidades e instituciones públicas.
A menudo, cuando hablamos de la vulneración de los derechos de las mujeres, no somos conscientes, ni ponemos en evidencia, que el Estado y sus instituciones son o pueden ser las autoras de esta violencia, sea por acción o por omisión o por tener responsabilidad en los hechos.
La violencia institucional es la que reciben las mujeres, cuando no son atendidas en las instituciones con los recursos adecuados, cuando se hace una victimización secundaria dudando de su palabra y actitud.
Se siguen utilizando los mitos, los estereotipos y los prejuicios, para normalizar la violencia en la que las está sometiendo el agresor.
Tenemos leyes que nos amparan, la estatal y la autonómica, tenemos el tratado europeo "Convenio de Estambul" firmado por España. En todos ellos, queda patente la obligación del Estado de proteger y ofrecer atención a las mujeres que sufren violencia machista.
Leyes que es muy importante que se aprueben, pero que se evaporan y quedan neutralizadas con demasiada frecuencia en su aplicación.
La falta de presupuesto suficiente agrava la resistencia numantina de unas instituciones patriarcales y un funcionariado, sea al más alto nivel o al más bajo, sin formación específica ni una visión de género.
La moral imperante de talante misógino necesita un cambio completo en la educación en la igualdad y los derechos de las mujeres como personas. Claro que hemos avanzado. Faltaría más. Pero la realidad es tozuda y no pueden cerrar los ojos.
Hemos conseguido el Pacto de Estado que miles que mujeres exigimos por las calles de Madrid, pero a pesar de las 292 medidas en sensibilización, prevención, educación, mejora de la respuesta institucional y formación especializada, a un año de su aprobación se constatan los déficits en la implementación, así como el déficit en los recursos escasos de los 200 millones de presupuesto.
Los casos más mediáticos como la indefensión a Juana Rivas en la protección a sus hijos o la sentencia del tribunal sobre la violación a una joven en Pamplona.
​O los asesinatos de menores por parte de los progenitores agresores, nos dan la medida de la resistencia al cambio, de la resistencia a poner fin a la violencia contra las mujeres, en contra incluso las mismas leyes o medidas aprobadas por el propio sistema.
Esta resistencia y barreras para defender y proteger a las mujeres es lo que llamamos "violencia institucional", es decir, la violencia que puede ejercer el Estado y sus instituciones sea por acción, por omisión o por tener responsabilidad en los hechos.
El parlamento y el gobierno de Cataluña también deben dar respuesta a este clamor del 8 de marzo y del 26 de abril. Estamos haciendo el balance de 10 años de la ley por el derecho de las mujeres a erradicar la violencia machista.
Hace 10 años muchas entidades participamos en una ley catalana por el derecho a erradicar la violencia machista de nuestras vidas. Ya entonces nos faltaron dos artículos muy importantes por lo que estamos diciendo en este Foro:
Que nos podamos defender de la violencia institucional y que la ley de extranjería no tenga prevalencia sobre la de violencia. Visto la falta que hacen ambos será hora de volver a ponerlos sobre la mesa.
En estos 10 años también constatamos una implementación lenta e insuficiente. En todas las diagnosis y evaluaciones de la ley hay la falta de unos recursos eficientes y unos modelos de actuación adecuados a la situación y a los clamores de las calles.
La Formación a los y las profesionales. La atención a todos los niveles a las mujeres que atraviesan por procesos de violencia.
A servicios sociales, los centros de salud, los centros de llegada de mujeres inmigrantes o refugiadas. La prevención a las nuevas generaciones. El derecho a la vivienda y al trabajo. Tenemos lista.
Ahora hemos recibido el dinero del Pacto de Estado, por favor, escuchar los déficits y actuar en consecuencia. lo que estamos diciendo que hace falta y actúe en consecuencia.
<>El XIV Foro contra las violencias de género en Catalunya.
El Foro se ha constituido en un espacio de referencia en torno a la búsqueda de estrategias desde el punto de vista de la acción cívica y social.
Con una concepción unitaria para abarcar la problemática y el sentimiento del conjunto de las mujeres, incluyendo todos los avances académicos, de las experiencias en todo el mundo, concentradas con las perspectivas y teorías feministas.
Son catorce foros desde 2005. Este Foro ha tenido el eje de la violencia institucional. Hemos empezado con una mesa sobre "el papel de las instituciones en la revictimización en los casos de violencias machistas".
Hemos tratado de todas las violencias machistas, de las violencias sexuales, de las violencias en la pareja, de las violencias en la calle, en los espacios de ocio y todas las demás. Combatir la violencia institucional en que estamos inmersas es otro pilar fundamental por el movimiento feminista.
Lo hemos hecho en cuatro ámbitos: el de la trata de personas con fines de explotación sexual, el de las mujeres privadas de libertad a CIES y Centros penitenciarios, en el ámbito sanitario, y en las mujeres racializadas.
La combinación de las diferentes experiencias bien a ras de suelo ofrece una riqueza que abre las mentes y contribuye a una estrategia de acción unitaria, centrada en los derechos de las mujeres.
Las ponencias de mujeres de Oriente Próximo, de El Líbano y Jordania, las de África, desde Mozambique y Senegal, demostraron que la Huelga Feminista y la conciencia universal de las mujeres, es un fenómeno en todo el mundo.
En contextos históricos, culturales y estructurales muy diferentes, mostraban la unidad de la naturaleza del dominio sobre las mujeres por parte de los hombres y de las instituciones existentes.
Las estrategias y las metodologías hablaban en un mismo lenguaje que el de las mujeres apodadas “del norte”.
Incluso el tratamiento de erradicar la ablación, los matrimonios forzosos y la educación de las mujeres, aportaban desde sus vivencias, elementos muy positivos útiles y de alto nivel para todo el mundo.
Las tendencias caritativas y colonialistas de las mujeres blancas occidentales se convierten en contraproducentes e irrisorias en la lucha del movimiento de las mujeres. Tanto aportan unas en el pueblecito más inimaginado como otras en las grandes metrópolis.
Un foro joven también en su 14ª sesión nos ha ofrecido unas lecciones y una visión muy optimista sobre el futuro de las mujeres engendradoras de la humanidad. Adolescentes y jóvenes se comprometen en la igualdad sin violencia machista, por lo tanto, sin acoso, agresiones sexuales y violaciones.
Dentro de este foro joven han tomado su voz y sus metodologías, de una manera muy práctica y efectiva con la Red Activa de Juventud por la Igualdad (XAJI). La XAJI es un proyecto desarrollado por las propias jóvenes en los institutos y centros de estudio.
Son grupos de chicas y chicos del centro que se comprometen y hacen una acción continuada, entre sus compañeras y compañeros, para lograr prevenir las agresiones machista y sexistas, incluido resolver los casos tanto cotidianos que se viven en las aulas.
Este programa se realiza con la complicidad activa del profesorado. Quizás habría que añadir a este binomio el compromiso y apoyo de las familias.
Las conclusiones adjuntas de este XIV Foro servirán para poner metas a las movilizaciones del 25N y del 8M de este año. Que entre todas podamos conseguir la libertad y los derechos de las mujeres libres de violencia.
<>Un resumen precursor lo tenemos con Maria Aurelia Capmany:
La conclusión es [...] que si queremos cambiar la situación de la mujer en la sociedad en la que vivimos tenemos que cambiar la sociedad y no lo conseguiremos si no es cambiando la mentalidad de todos y cada uno de los seres humanos, [...]
Se podría sacar aún otra conclusión, y es que no hay actividad feminista que sea inútil. Nunca he creído que la mujer sea una clase social, pero, precisamente porque no lo es, su emancipación afecta la realidad y la interacción de las entidades hombre-mujer (Capmany, 1978: 26-27). Del libro "Escribir la vida en femenino” de Montserrat Palau.
Barcelona 18 de noviembre de 2018.
Antecedentes:
Preludio del derrumbe patriarcal. Mujeres que quieren ser libres sin miedo
Una huelga de mujeres que cambia la conciencia universal sobre la igualdad, los derechos y las relaciones entre los géneros
7-N: Las mujeres juntas hacemos camino y elaboramos nuevas estrategías
<>Anexo: Conclusiones XIV Foro 2018.
1. Un año más, entre todas y todos, hemos hecho posible el XIV foro contra las violencias de género. Un total de 2017 personas hemos hecho posible este foro. 1915 personas han participado en las diferentes actividades, de las cuales 600 en las actividades de jóvenes; hemos contado con la colaboración de 94 talleristas y ponentes y 80 personas voluntarias.
El análisis y debates compartidos estos tres días ponen de relieve algunos puntos que nos ayudan a reflexionar sobre la situación actual, y los retos que tenemos para seguir avanzando en nuestra lucha para la superación de la violencia machista. Entre estos temas destacamos ...
2. Las instituciones pueden ser un motor de cambio, pero también todo lo contrario. En algunos casos el sistema que supuestamente protege está maltratando a las mujeres.
En ocasiones los términos que utilizan para dirigirse a las mujeres en situación de violencia están cargados de violencia institucional.
En este sentido, en varios grupos se ha destacado la falta de formación de los y las diferentes profesionales que forman parte de la red de atención a mujeres en situación de violencia machista.
Hemos de presionar para que el estado no sea un elemento más del sexismo y el machismo y visibilizar los diferentes sistemas de opresión. La violencia institucional se puede ejercer tanto por omisión como por acción.
Esta se está ejerciendo a través de la formulación y aplicación de determinadas leyes; dando respuestas incompletas, o llevando a cabo normativas, supuestamente de protección a las mujeres pero que en la práctica no ponen en el centro sus derechos.
Se han denunciado situaciones concretas que actualmente están siendo invisibilizadas y que suponen una violencia en sí mismo, o una revictimización a mujeres con diversidad funcional, mujeres migradas, refugiadas o racializadas y mujeres privadas de libertad las cárceles.
En el caso de las mujeres privadas de libertad hay que destacar que se encuentran en una institución pensada por y para los hombres, y no responde a las sus necesidades y realidades.
En el caso de las mujeres migradas, refugiadas o racializadas los problemas de acceso a la educación y al mercado laboral, entre otros, aumentan la discriminación, desigualdad y violencia que sufren.
3. En el acoso sexual en el ámbito laboral nos encontramos que a pesar del número de abusos cometidos es elevado, el número de denuncias interpuestas es muy reducido.
La normalización de conductas, el simbólico machista, explica, en muchos casos, la falta de reconocimiento y, por tanto, de reacción ante el acoso sexual. Y la condición migratoria agrava el riesgo a sufrir acoso, chantajes y coacciones sexuales.
4. En cuanto a la trata, la confusión de los conceptos puede dificultar mucho la detección. No revictimitzar, ni victimizar, y facilitar los procesos de salida. Definir bien quien interviene en estos procesos, como de qué manera. Siempre contar con las mujeres, incorporar su voz.
5. También hemos podido conocer la realidad de diferentes países, como Líbano, Jordania, Mozambique y Senegal. Los datos sobre violencia son escalofriantes, por ejemplo, en Jordania el matrimonio puede ser legal entre un mayor de edad con una menor.
Cada comunidad ha determinado la edad mínima, al faltar una ley nacional. En estos países, como en el resto del mundo, las dificultades de acceso de las mujeres a la educación limitan su autonomía. También hay que destacar el trabajo tan importante que se está llevando a cabo desde diferentes colectivos, por ejemplo, sensibilizando a religiosos, personas representantes en los barrios, juristas ... para cambiar la situación.
6. En la mesa sobre masculinidades se planteó la idea de una amenaza "neomachista", que responde a la (re) producción de "nuevas" identidades "ultramachistas".
Estas neo-identidades que no dejan de ser expresiones del machismo de siempre van acompañadas de una serie de actitudes y violencias machistas ejercidas por ciertos hombres (de forma individual y organizada).
7. Es crucial entender cómo evolucionan las identidades y violencias de género (que son históricas y estructurales). El acoso y constante desprestigio (a menudo de forma organizada) hacia las mujeres y la lucha feminista, acompañado de apología a la cultura de la violación.
8. Se debe promover la sensibilización y formación, especialmente de los y las profesionales de diferentes ámbitos, sobre violencia machista. También debemos trabajar para la coordinación de los diversos agentes que intervienen.
9. En cuanto a las políticas y servicios de atención directa reclamamos una mayor supervisión, y que en su diseño e implementación estemos implicadas directamente las mujeres, especialmente de colectivos menos representados, de tal manera que contemplen necesidades específicas.
10. Los protocolos de prevención y abordaje del acoso sexual en el ámbito laboral deben dejar muy claros los procedimientos a seguir. Deben ser instrumentos que generen confianza entre las mujeres y potencien el apoyo colectivo. Asimismo, se debe velar por su cumplimiento.
11. No podemos dar la espalda a la realidad que están viviendo las mujeres de otros países, hemos de hacer una lucha conjunta. Debemos apoyarnos para que sus luchas tengan un verdadero impacto y, por ejemplo, lleguen modificaciones legales.
Al respecto entre las diferentes iniciativas que se han expuesto encontramos, por ejemplo, la sensibilización a los hombres en torno al matrimonio con menores, a fin de hacer llegar modelos e ideas diferentes a las hasta ahora establecidas.
12. Hemos iniciado un trabajo en este foro que ha evidenciado la presencia de violencia institucional en los diferentes ámbitos de la sociedad.
Se manifiesta a través de políticas incompletas o que directamente no se aplican; a través de intervenciones que revictimizan a las mujeres; invisibilizando a determinados perfiles de mujeres y violencias, entre otros formes.
13. Tal y como hemos demostrado en estos últimos años: huelga feminista, nacimiento de nuevos movimientos de denuncia, manifestaciones masivas contra la violencia sexual; apoyo público a las víctimas.
Todas juntas tenemos mucha fuerza. Para seguir con este trabajo y lucha constante os emplazamos a continuar trabajando en red al grupo de incidencia política de la Plataforma, donde no cejaremos hasta conseguir defendernos de esta violencia institucional y continuar apoyándonos entre todas y todos.
* Montserrat Vila Planas. Feminista, es coordinadora de la Plataforma contra la Violencia de Género de Catalunya.
<>Fuente: www.sinpermiso.info, 17 de noviembre de 2018.
http://www.sinpermiso.info/textos/las-mujeres-engendramos-un-mundo-de-derechos-universales <>