Artículos

América Latina: Asilo Judicial

(Por José Diez)

Recibido por una gentileza del autor, 5 de noviembre de 2018.- ¿Qué sucede cuando la Justicia supuestamente formal y oficial de nuestras atropelladas repúblicas neo liberales y dictatoriales, cometen infracciones severas, abusos de poder y autoridad criminal; directamente contra la sociedad civil bajo los espectros de la Constitución y el Estado hemorrágico traga dólares para vender las patrias del continente?
Esta modalidad no viene gratis porque al Juez se le dio por eclipsar el trabajo judicial imponiendo penas a su antojo.
Esta mentalidad a pesar de tener estudio universitario también tiene formación de rapiña con la llegada del turismo colonizador de empresa pornográfica. Se presenta como turismo de mercado pero es el típico turismo para originar golpes de Estado.
En esto no hay inocencia, en esto hay maldad.
Esas conexiones estratégicas dieron cuartel y guerra de baja intensidad en Medio Oriente.
La telefonía móvil se mantuvo como soldado y espía de los fundamentalistas del capital financiero, del petróleo y derivados, con sus respectivos compinches de los monopolios bilaterales -arabia saudita, turquía, kuwait, emiratos-.
Se ha destapado la barbarie subterránea de cómo trabaja la corrupción de puerta en puerta de sus ministerios. Altos funcionarios involucrados en el más depravado castigo a la leyes jurídicas y normas de la Constitución.
¿Acaso Perú se merece ese destino de humillación, de incapacidad, de fraudes, hostigamiento, pauperización, delitos criminales y violencia social?
Me parece que tanto jueces, fiscales, militares, políticos indeseables, congresistas, empresarios y ministros, han puesto en el paredón a nuestra Patria.
Jugando en aventuras comerciales con las compañías extranjeras; causantes de la enfermedad y descomposición de las instituciones serias para el bien público.
La tecnología se convierte en un peligro secular y fraudulento. La viveza se dispara como un trueno que a la vez se apaga por la rapidez de los acontecimientos. La tecnología pudo ser un progreso pero la inventaron para la decadencia en todos su frentes.
En cuanto a los autores de desagravios y delitos, respecto al castigo, la población no debe tener miramiento alguno, sino, condenar a todos esos irresponsables que roban e impiden el desarrollo de la investigación para ser pro-cesados y condenados.
Se defienden con la plata que roban, se manifiestan con un cinismo único ante las cámaras de televisión. No tienen vergüenza y son descarados con vulgar malicia.
Soy de opinión de que las cárceles no deben ser lugares ocultos y secretos donde ciertos fulanos gozan de buena salud, alimentación, comodidades telefónicas y televisión, siendo los indeseables que representan la escoria na-cional. El público tiene que cerciorarse de que fulano de tal paga su condena.
Hay demasiada trampa con los funcionarios de prisiones, los policías que maniobran chanchullos con familiares de los reos.
Se ha desquiciado el ritmo de vida en el país con la exportación de mercadería ilícita, la droga.
Occidente condena este delito pero a la vez la compra y la consume. Es bien probable que la debe utilizar con siniestra habilidad en sus productos farmacéuticos de exportación, que como bien vemos, es que pueden someter a este mundo diabólico en perfecta sumisión de la voluntad a sus intereses.
La locura obsesiva por mezclar sustancias es un deporte que da origen a los cambios tenebrosos de ciertas composiciones químicas. Es la especialidad de estos pueblos para contaminar y envenenar a la conflictiva humanidad por encima de creencias y espacios culturales.
Y desde este punto de vista la humanidad es débil.<>

 

Joomla template by Joomlashine.com