(Por Glenyis Sencial Uliana)*

Foto: Captura trailer de la película.
Servindi, 13 de octubre, 2018.- Zayda, una joven del pueblo indígena wayúu, cumplió su encierro y comenzó la fiesta en su ranchería. Sus pies descalzos danzaban bajo un intenso sol imitando a las aves del desierto de la Guajira.
Estas fueron las primeras imágenes mostradas en la película Pájaros de Verano del director Ciro Guerra.
La obra colombiana que fue estrenada el mes de agosto en los cines del país y que narra la historia del comercio de la mariguana en la Guajira ha generado posiciones encontradas entre quienes la aprueban y quienes aseguran que desfasa esta cultura milenaria.
En el marco de la Octava muestra de cine y vídeo Wayuu que se celebra en Uribia, representantes de la cultura, parte del equipo de producción y algunos actores se dieron cita para conversar sobre el tema.
Para Guillermo Ojeda, coordinador general de la Junta Autónoma Mayor de Palabreros, la película es una obra de arte con respecto a la forma pero en su contenido desvirtúa los elementos sagrados que caracterizan al pueblo wayúu.
Ojeda considera que en la película, que representará a Colombia en la próxima edición de los premios Oscar y Goya, no se hizo un buen uso del idioma wayuunaiki: “debemos darle la importancia que tiene nuestra lengua" dijo.
En la película se debió hacer énfasis en el manejo del idioma y mostrar con claridad el rol del palabrero: Anajirrawa (paz), painjajirrawa (trabajar juntos)”.
El sabedor wayuu agrega que las familias de la Guajira han vivido una crisis social y espiritual a partir de la práctica comercial de la mariguana.
Esta realidad se contrapone con los valores del único pueblo en el mundo que tiene un sistema de normas con una visión de justicia.
Guillermo Ojeda concluye que los wayuu son tejedores por naturaleza y se debe continuar hilando historias hechas por wayuu y que mantengan su esencia.
“Aplaudo que hayan participado miembros wayuu, soñamos con que algún día ellos sean actores” manifestó.
Por su parte la cineasta wayuu Leiki Uriana, quien se desempeñó como asistente de producción y en la dirección de extras en la película, destaca que Pájaros de Verano expresa parte de las manifestaciones culturales de un pueblo.
“Considero que Pájaros de Verano es un intento para aproximarse a una cultura y mostrar cómo se van dando situaciones cuando se producen intercambios con una sociedad distinta, la alijuna” expresó.
“El universo wayuu no puede estar metido todo en una sola película, pero sí se puede en una sola película mostrar parte del universo wayúu”, agrega Uriana.
Ella destaca que la superproducción colombiana, si bien fue hecha por alijunas (no wayúu), trataron de conservar algunas manifestaciones sagradas y resalta que detrás de cámaras se involucraron realizadores y asesores indígenas.
Greider Mesa, joven wayúu que le dio vida al personaje de “Leonidas”, expresa que participar en una película por primera vez representó un reto.
“Pájaros de Verano fue la coincidencia más bonita de mi vida, el hecho de haber tenido la oportunidad de participar en una película. Nunca pensé en tener un papel en una obra escrita por el director Ciro Guerra” expresó.
“Cuando llego a Pájaros de Verano comienzo a revalorizar nuestra cultura. Al retomar todos esos elementos sagrados me doy cuenta que mi cultura es hermosa."
"No fue fácil trabajar en el personaje, hubo momentos de mucha duda pero, gracias a Dios, logramos mostrar la problemática en la cual se basó la historia, fue muy dura y aun se sienten las consecuencias” señala Mesa.
La muestra de cine y video wayúu fue el escenario para este debate que contó también con la participación de los actores naturales Juaquín Prince, Daysi Carmargo, Yair Rojas y miembros de la Escuela de Comunicaciones Wayúu que formaron parte de la producción de Pájaros de Verano.
* Glenyis Sencial Uliana es integrante de la Red de Comunicadores Wayúu Putchimaajana.
https://www.servindi.org/actualidad-noticias/12/10/2018/muestra-de-cine-indigena-ofrece-una-mirada-wayuu-la-pelicula-pajaros <>