(Por Eusebio Vázquez Navarro, corresponsal de Prensa Indígena.org)

Profr. Antonio Valtierra Limones (1940-2018)
Torreón, Coah., 22 de octubre de 2018.- Falleció el 19 de agosto de 2018, en Francisco I. Madero, Coahuila. Y se fue debiéndome una entrevista en la que contaría su historia. ¿Qué te pasa?, le pregunté y me dijo: “Son las cosas del almanaque”.
Son cosas del almanaque, me dijo vía telefónica el profesor Antonio Valtierra Limones, cuando el miércoles 15 de agosto lo contacté para preguntarle por su salud que según me informaron estaba quebrantada y me solicitó que le llamara media hora después porque “me están curando”, me dijo.
Buscando no ser inoportuno ya no marqué su número telefónico y él me habló al día siguiente jueves 16 y después de los afectuosos saludos de rigor que nuestra amistad a toda prueba logró construir, me preguntó por mi salud y lógicamente yo le pregunté por la de él con la siguiente pregunta y tú ¿qué tienes?.
Y me contestó literalmente: Son las cosas del almanaque, entendiendo yo que su mal se trataba de los naturales achaques a los que nos enfrentamos las personas de la tercera ( ¿o cuarta?) edad.
Nos despedimos con la promesa de parte de él de hablarme al día siguiente y como mi número móvil se quedó grabado en su teléfono celular, el domingo 19 de agosto ahí por las 6.00 horas me sorprendió el sonido de mi teléfono.
Era su esposa quien me comunicó su lamentable deceso, que ocurrió en su hogar de Francisco I. Madero, Coahuila.
Algo o muy poco de su biografía.- Antonio Valtierra Limones nació en Francisco I. Madero, Coahuil, el 13 de junio de 1940, habiendo sido sus padres el señor Teodoro Valtierra y la señora Catalina Limones, matrimonio que procreó seis hijos: Roberto, Oselio, Antonio, Miguel, Ramón y Esperanza.
Antonio cursó sus estudios de educación elemental en la escuela primaria Presidente Alemán, del ejido Las Vegas, de 1948 a 1952, año este último en que busca y logra inscribirse en la Escuela Normal Rural de Salaices, Chihuahua, en donde inicia sus estudios que culminaron en 1956.
Y lo capacitaron para ejercer su trabajo como profesor de educación primaria empezando a laborar en la escuela primaria rural del poblado Ariseáchic, Chihuahua, institución de la que pasó después a la escuela de Creel, en la región serrana de esa Entidad.
Y la entrevista que se llevó a la tumba.- En su libro Santa Teresa de mis Recuerdos (2008), José Albavera Velázquez adaptó como “epílogo”, un escrito del fallecido profesor Vicente Rodríguez Quiroz.
Documento de hoy y siempre será referente para la memoria de la guerrilla en Chihuahua y que termina con las siguientes palabras: Qué bueno que José Albavera Velázquez nos cuente su historia.
Ojalá que esto sirva para que otros que tienen la suya nos la cuenten. Y para luego a EVN se le ocurrió programar una conversación con Antonio Valtierra Limones y solicitarle una entrevista para que contara su historia que hubiera resultado interesante.
Mi emocionado y póstumo reconocimiento.- Total, Valtierra nunca me concedió la entrevista y en la última plática que tuve con él ya ni le recordé porque -ahora lo reconozco- estaba viviendo las últimas horas.
Que descanse en paz y ojalá cuando nos encontremos (si es que nos encontramos) me la conceda. Y queden estas palabras como mi emocionado homenaje y reconocimiento póstumos, por la amistad sincera, breve y leal me brindó a su paso por esta vida.
Descansa en paz, amigo y allá nos vemos más tarde que temprano. A ver si, por fin, me concedes la entrevista. Hasta entonces… (EVN-677=22 de octubre de 2018).
http://www.sincensura.com.mx/2018/10/20/panorama-descanse-en-paz-el-profesor-antonio-valtierra-limones-677/ <>