• 5de3a.jpg
  • Lasco41.jpg
  • Leg1a.jpg
  • Ex13.jpg
  • Sedu1.jpg
  • Can10.jpg
  • Cond3a.jpg
  • Ava17.jpg
  • Lare32.jpg
  • Lare33.jpg
  • Ava13.jpg
  • Movi1b.jpg
  • Ava15.jpg
  • Mas6.jpg
  • Despi12.jpg
  • Ea15a.jpg
  • Gua4.jpeg
  • Cara3.jpg
  • Acu15c.jpeg
  • Losa6b.jpg

(Por Óscar Ochoa Flores)

Colectivo del Periódico El Zenzontle, 15 de octubre de 2018.- El mito mesoamericano relata que después de su escape de Tula, el rey-sacerdote Quetzalcóatl se embarcó en un río cercano al mar, cuyo nombre es Coatzacoalcos (donde se esconde la serpiente, en náhuatl) gracias a este mito, prometiendo a sus seguidores retornar algún día antes de perderse en el horizonte.
Lo cierto es que la ciudad-puerto-municipio que hoy lleva este nombre se ha visto devorada por una vorágine que está matando literalmente a su gente.
Secuestros, crímenes y asesinatos son la divisa de esta zona donde las fuerzas policíacas y militares (llegando a un total de 6 corporaciones) se despliegan sin detener en lo mínimo esta ola de muerte extendida ya por varios años.
Al inicio, los secuestros y robos violentos cobraban su mayor cuota entre los sectores altos de la sociedad: grandes comerciantes, empresarios, ganaderos, así como alguno que otro de la clase media, que hasta hace unos años podía ostentarse en público.
Sin embargo, el nivel de violencia y la frecuencia de estos episodios han crecido, al punto que todos los sectores de esta bella ciudad se ven afectados, sin importar su condición económica.
Secuestros a taxistas, pequeños locatarios, profesionistas de medio sueldo, empleados federales, pensionados; asesinatos de choferes de autobuses urbanos, cobradores, checadores de las rutas, narcomenudistas, jóvenes desempleados y migrantes centroamericanos, cobrando una cuota mayor entre las mujeres.
Todo esto se mantiene bajo el rumor de que es una lucha entre carteles por el control de la plaza, pero oficialmente no sucede nada en esta ciudad y sus alrededores.
Y mientras la verdad institucional y el rumor popular luchan por un lugar en la conciencia colectiva, los desplazados por esta violencia se cuentan por miles, familias enteras que abandonan sus propiedades, malbaratándolas o rentándolas a precios muy bajos.
Además, la inversión federal y estatal es nula, por lo que la economía de la ciudad está deteriorándose rápidamente, obligando a varios negocios de gran tradición a cerrar, y a otros como las empresas trasnacionales a irse con todo y su gente.
No obstante la rápida descomposición del tejido social, una industria que parece ir a contrapelo de la agonía económica de la zona es la de las bienes raíces, que ha construido por lo menos tres inmensas torres departamentales para un nivel de vida alto.
La primera, se encuentra en Avenida Universidad, inmersa en un complejo llamado Plaza Teatro, con todos sus departamentos vacíos, pero con una agencia de Mercedez Benz y una sucursal de la panadería El Globo en pleno servicio.
Las otras dos, ubicadas en el malecón costero, son las Mayabá Luxury Beach Towers y representan una inversión de 700 mdp, en cuya construcción inicial participó Javier Duarte colocando la primera piedra.
Esto obliga a preguntarse por qué mientras la economía que sostiene a la mayor parte de la población es aniquilada, otra que beneficia a unos pocos recibe gran apoyo.
Tal vez parte de la respuesta se sintetice en la expresión que me dio un joven amigo y promotor cultural de esta ciudad que se limitó a decirme: "Porque estamos en una de las Zonas Económicas Especiales".
Así se comprende el nivel de violencia ejercida contra la población desde una estrategia política de desplazamiento y gentrificación de la zona para introducir un mega proyecto urbano acorde a la Zona Económica Especial, diseñado para este puerto.
Por eso los migrantes centroamericanos, los habitantes de los municipios aledaños (en su gran mayoría indígenas), los migrantes de Oaxaca, Tabasco, Chiapas y otros estados que no posean un poder adquisitivo adecuado para el estilo de vida "luxury" como lo hacen saber estas torres, no tienen lugar en el Nuevo Coatzacoalcos, y serán víctimas del crimen.
Todo esto lo pienso mientras mi amigo me ofrece un cigarro al ir llegando la noche, cuando vemos acercarse desde la playa, las nubes que traen la lluvia esperando secretamente la llegada de Quetzalcóatl.
www.elzenzontle.org Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/la-agonia-de-una-ciudad-o-el-nuevo-coatzacoalcos/ <>