• 5de3b.jpg
  • Eltro13.jpg
  • Elnu17a.jpg
  • Ga19c.jpg
  • Eje12.jpg
  • Elmu4a.jpg
  • Enla22a.jpg
  • 20de20b.jpg
  • Esca13b.jpg
  • Mex4.jpeg
  • Enla3.jpg
  • Ella13.jpg
  • Fut12b.jpg
  • Acu15b.jpg
  • Bu2.png
  • Cuan2.jpg
  • Desta7.jpg
  • Gua14b.jpg
  • Lasco45.jpg
  • Wi11.jpg
Colectivo del Periódico El Zenzontle, 1 de octubre de 2018.- En este país se escucha con frecuencia la palabra «democracia» para referirse al régimen que padecemos. Lo usan unos y otros desde Calderón hasta el último «guardián del orden».
Se repite en todos los ámbitos que vivimos en un «estado de derecho» que garantiza la democracia y que si bien esta no es perfecta, corresponde a los ciudadanos vigilar y actuar para hacerla mejor, lo que permite suponer que hay una democracia buena, la “más mejor” y otras democracias que no lo son tanto.
Es decir que la democracia estaría calificada por un adjetivo: buena, mala, regular, pésima o excelente, aunque también se podría sostener la existencia de una democracia químicamente pura: Una democracia sin adjetivos. Imagen prístina, concepto inmaculado recién caído del paraíso.
Pero hagamos un poco de historia. Democracia en la Grecia Clásica significó «poder del pueblo» (demos=pueblo kratos = poder), sólo que hay que aclarar que para los griegos el «pueblo» no incluía a los ilotas, los esclavos, encargados del trabajo manual.
Como muchos aspectos culturales de nuestros países, la idea de democracia se adoptó, luego de la independencia, del modelo de Estado que se dieron tanto la revolución francesa como la norteamericana.
Hay que recordar que la revolución francesa marca un hito en la historia (europea) al proclamar como su lema «libertad, igualdad, fraternidad» y establecer un código con «La Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano» en la que se señala que todos los hombres nacen libres e iguales.
Entre estos derechos además de la libertad, la seguridad y la resistencia a la opresión se establece como derecho fundamental la propiedad (la sanctification du droit de propriété, à l’article 17).
Esto fue así porque quienes encabezaron la revolución francesa fueron, precisamente, la clase emergente de aquellos días:
La burguesía, que habiéndose hecho del poder económico reclamó para su clase el poder político, poderes que se funden al construir un Estado en el que se desechan los privilegios aristocráticos como argumento para la división de las clases sociales.1
Las clases a partir de entonces estarán definidas, en un primer momento, en torno a la propiedad, particularmente la propiedad de los medios de producción. Y posteriormente por el papel que se juega en el proceso productivo.
Como puede verse, «DEMOCRACIA» que surge con las revoluciones de finales del siglo XVIII, es una democracia que solamente cobija a los propietarios, por lo que la igualdad será una mera igualdad formal.2 La «democracia» será la nueva forma del Estado de clase, de la clase poseedora.
Pero como en esta vida nada permanece igual, en nuestros días la «democracia» ha evolucionado, se ha vuelto la tapadera para el ejercicio de la dictadura de la burguesía que cada día más se ha venido alejando del pueblo.
A tono con el desarrollo del Capital, que a través de la concentración y la centralización de la plusvalía, convertida en ganancia, se transforma de pequeña empresa en monopolio, así también en el Estado burgués se ha vuelto el estado de los monopolios.
El poder ejecutivo monopoliza la violencia, el terrorismo oficial, los partidos monopolizan la actividad «política» las televisoras y los medios de comunicación monopolizan el control de la conciencia.
De tal suerte que si se escuchan las mentiras que los medios repiten en todos los ámbitos y en todo momento, podríamos creer que se vive en el mejor de los mundos posibles.
Poco importa que el capitalismo mexicano sea incapaz de generar los empleos que el crecimiento de la población requiere, que la cantidad de pobres se incremente, que los ninis constituyan un gran ejército de reserva:
Lo que es malo para el pueblo es bueno para el capital porque con esa presión a favor, la castración de los derechos laborales se torna más fácil.
La «democracia» ha sido pues, un concepto «acuñado» por la burguesía para someter al pueblo y a través de los procesos electorales amañados, hacerlo corresponsable de su propia explotación, de la construcción de la dictadura que lo oprime.
Los tres poderes no sólo se han alejado del pueblo, al cual sólo acuden en víspera de las elecciones, sino que en los hechos se han puesto al servicio del gran capital para oprimir a la gran mayoría.3
Luchar por una mejor democracia es cambiar para que nada cambie, las elecciones conducirán a más de lo mismo: tal vez un poco mejor, o quizás mucho peor.
El camino tiene que ser el de la libertad, de la igualdad y la fraternidad, dentro de un poder popular autónomo, autogestivo, solidario, construido desde abajo y hasta sus últimas consecuencias.
1 Chomsky señala que la Constitución de los EUA fue hecha por los que tienen para protegerse de los que no tienen.
2 En el contrato de trabajo se enfrentan dos derechos formalmente «iguales», pero el trabajador está obligado a contratarse para poder comer.
3 Las cámaras legislan para criminalizar el «Derecho de resistencia a la opresión» consagrado en la Declaración de los Derechos…y legalizar, con la Ley de Seguridad Nacional, la violación de muchos otros de los derechos «consagrados».
* Republicamos este artículo publicado en el Número 95, diciembre 2011, El Zenzontle en el primer aniversario del fallecimiento de nuestro compañero Uriel Aréchiga Viramontes, Pepe.
<>Uriel, breviario de nuestras correrías por comunidades alfareras.
En 1995, estando en proceso de obtener el título de maestro en el Posgrado en Diseño Industrial de la UNAM, donde soy profesor desde su fundación, gracias al profesor Alberto Díaz de Cossío que me recomendó buscar al Profesor Uriel Aréchiga Viramontes de UAM-I.
Desde entonces, Uriel y yo nos hicimos colegas y amigos, maestro y aprendiz, el aprendiz era yo generalmente; Uriel y yo compartíamos muchas cosas: melomanía, literatura, poesía, interés por la geología, la historia en general, de México en particular, y sobre todo por la situación de los alfareros.
En realidad, PP era, como saben, experto en muchos temas: economía política, astronomía, física, química, matemáticas, geografía, historia, música, poesía, canto, declamación etcétera; casi de cualquier tema que hablara uno con él, lo dominaba.
O cuando menos daba referencias y lo orientaba, si no, lo indagaba y por correo enviaba referencias sobre el tema, además era un hombre justo, honesto, cabal, amigo entrañable, compañero solidario, platicador ameno ¡cómo te disfruté querido Uriel!, e incansable luchador social.
Uriel estaba yendo a San Felipe Coapexco y San Andrés Ahuatelco, en el municipio de San Bartolo Cohuecan, estado de Puebla, del lado sur del Popocatépetl, él estuvo participando con el Instituto de Fomento de Apoyo a la Infancia por parte de UAM-I…
En sustituir los vidriados de plomo por inocuos, midiendo los contenidos del metal en la sangre de los alfareros y asesorando en termodinámica para diseñar hornos; derivado de los nexos que tenía él en la región, me le pegué e hicimos varios viajes allá.
También realizamos un taller encuentro de alfareros de Puebla con alfareros de Tixtla, estado de Guerrero, tal encuentro como fue una sola sesión de tres días, no fructificó como queríamos, entonces hicimos un intento fallido de taller de elaboración de fritas.
¡Casi derretimos un horno, caramba! y se mostró a los alfareros de Tixtla la técnica de vaciado que desconocían.
Con Uriel Aréchiga y el Mtro. Jesús Virchez Alanís de CyAD de UAM-X, comenzamos un taller de diseño y técnicas cerámicas en Ciudad Hidalgo, la antigua Tajimaroa de Michoacán, el taller no prosperó debido al deceso del profesor Virchez.
El 18 de febrero de 2005, invitados por Alejandro Marreros, profesor del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural (Cesder), asistimos a la inauguración del Centro de Capacitación y Formación Alfarera (Ceforcal), ahora Centro de Estudios Alfareros (CEA).
De entonces hasta el 17 de febrero de 2017 en que Uriel y yo fuimos ahí por última vez, estuvimos yendo regularmente, él en realidad participó hasta su deceso, porque siguió en comunicación dando su opinión sobre lo que hacíamos.
Enterándolo por el correo, incluso me expresó su “envidia”, qué caramba, cuando convaleciente le enteré que realizaríamos el Tercer Encuentro en septiembre 21, 22 y 23 de 2017.
Desde la inauguración del Ceforcal hasta el deceso de Uriel, dimos diversos cursos de vidriados, acabados, modelado y moldería en cerámica, colaboramos con el programa de la Licenciatura en Alfarería del Cesder.
Uriel asesoró al Ing. Moisés Ramírez Zambrano y a Juan Domingo Martínez Romero para producir vidriados, hornos, refractarios y reflejantes para construirlos; efectuamos tres Encuentros de alfareros y dos de Artesanía, Arte y Diseño en Cerámica.
Hicimos varios viajes con artesanos de Zautla a poblados alfareros en Los Reyes Metzontla, Pue., en Oaxaca, Michoacán y Veracruz, visitamos la Escuela de Ciencias y Arte de la Vida en Toluca y al ceramista Gordon Ross en Valle de Bravo Edo. de México.
Además de que establecimos nexos con ceramistas de Casas Grandes, Chihuahua.
Repudio total al asesinato con sicarios de Jesús Javier Ramos Arreola, defensor del territorio en Tlamanalco, estado de México quien junto con su pueblo actuaba en contra la depredación y saqueo de los territorios para el megaproyecto del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México.
Alerta para proteger a las y los pobladores y luchadores sociales que rechazan y se rebelan a ese megaproyecto de muerte que además de destruir el lago de Texcoco, provoca y ataca -como ha ocurrido en Acuexcómac y Nexquipáyac en el municipio de Atenco y en otras zonas del estado de México.
Para resistir hay que construir la unidad de los pueblos, autónoma de partidos y gobiernos, y decidida a defender la vida digna.
www.elzenzontle.org Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/la-democracia-que-es/ <>