Prensa Indigena Inicio

  • Col10.jpg
  • Con12.jpeg
  • 13re15.jpg
  • Unmes1b.jpg
  • Lave5a.jpg
  • Laven151.jpg
  • Wal15.jpg
  • Pro13b.jpg
  • Sie13a.jpg
  • Ses16.jpg
  • Dial22.jpeg
  • Log16.jpeg
  • Laven155.jpg
  • Ni1b.jpg
  • Laven152.jpg
  • Aq11.jpg
  • Mas4.jpg
  • Ayu15a.jpg
  • Elvo7.jpg
  • Cer6c.jpg

(Por Aimable Twahirwa)

Ruanda combate la enfermedad de la banana gracias a la innovación tecnológica. Crédito: Alejandro Arigón/IPS.
Kigali, 3 de septiembre de 2018 (IPS).- Cuando Telesphore Ruzigmanzi, un pequeño productor de banana de una aldea de la Provincia Oriental de Ruanda, descubrió una mancha amarillenta en sus cultivos antes de que se empezaran a secar, no le prestó la debida atención y, cuando reaccionó, ya era tarde.
“Pensé que era el clima seco inusual que dañaba mi cultivo”, relató Ruzigamanzi, quien residen en la aldea Rwimishinya, en el distrito de Kayonza, en diálogo con IPS. Pero no, era una infección que marchitaba la banana.
La marchitez del banano Xanthomonas (BXW) es perjudicial para los cultivos y tiene consecuencias de gran alcance no solo para los agricultores, sino para la seguridad alimentaria y nutricional de las familias y de quienes dependen de ese cultivo como fuente de alimentos.
La banana es un cultivo importante en Áfrican central y oriental, donde están 10 de los mayores productores del mundo.
Según una encuesta de hogares realizada en Tanzania, Burundi y Ruanda, la banana representa 50 por ciento de la dieta en una tercera parte de los hogares de este último, donde “el consumo por persona ronda entre los 400 y los 600 kilogramos, el mayor del mundo”.
Pero lo que más perjudica la producción de banana en esos países, según el estudio, es la BXW. Y si no se atiende de forma correcta, podría llegar a perderse la producción entera.
El último informe de Análisis de Vulnerabilidad y Seguridad Alimentaria, divulgado por el gobierno de Ruanda y sus socios, señala:
En 2015, el país produjo casi un millón de toneladas de banana;
Hubo una disminución de la productividad;
En 2013, se produjeron, en el mismo período, 1,2 millones de toneladas. A pesar de esa tendencia en todo el país, el informe concluyó que la Zona de la Meseta de la Banana mantiene un alto grado de seguridad alimentaria.
Falta de información favorece la propagación de la enfermedad
La enfermedad BXW no es nueva en el país, se denunció por primera vez en 2002, y desde entonces, las autoridades y organizaciones no gubernamentales han realizado numerosas campañas rigurosas para generar conciencia sobre el daño.
Los agricultores de la región de Ruzigamanzi recibieron capacitación de un equipo de investigadores de la Junta de Agricultura de Ruanda y de agrónomos locales sobre la BXW. Pero él, con seis hijos, se perdió la campaña de educación.
Si hubiera sabido, tendría que haber sacado las plantas enfermas en cuanto observó los primeros síntomas. Al demorarse demasiado, tuvo que sacar la planta de raíz, cuando un agrónomo visitó su plantación dos semanas después.
Pero entonces ya era tarde para salvar el árbol y Ruzigamanzi tuvo que eliminar el rizoma y todas sus raíces, la planta madre y sus hijas.
Un gran número de pequeños agricultores como Ruzigamanzi ignoran o no están enterados de los síntomas de la infección bacteriana que afecta a las plantas de banana, lo que aumenta el riesgo de que resurja la enfermedad en la región.
Varios distritos de la región oriental de Ruanda han sufrido el impacto de la enfermedad en los últimos años.
Tecnología para generar conciencia sobre la propagación de la enfermedad letal
En junio, una colaboración entre el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA), Biodiversidad Internacional, el Instituto Leibniz de Desarrollo Agrícola en Economías de Transición y el gobierno de Ruanda comenzaron a hacer frente a la enfermedad recurriendo a la innovación digital.
La iniciativa, con 1,39 millones de dólares, busca explorar la adopción de teléfonos inteligentes y tabletas como herramientas para extender el conocimiento actualizado sobre la BXW.
“Esas innovaciones también podrían ser muy útiles para determinar la severidad de la enfermedad y fortalecer las medidas de control en base a experiencias anteriores y a instrucciones”, explicó a IPS el responsable de tecnología de IITA para BXW, Julius Adewopo.
Según el informe de 2017 de la Autoridad Reguladora de Servicios de Ruanda, la penetración de los teléfonos móviles se estima en 75,5 por ciento en un país de unos 12 millones de habitantes, una gran proporción de los cuales viven en zonas rurales.
El proyecto gira en torno a un enfoque científico, según el cual agricultores y funcionarios de extensión desempeñan papeles importantes en la recolección y el envío de datos sobre patrones de transmisión de enfermedades.
En una etapa piloto, unos 70 agricultores capacitados, funcionarios de extensión y productores rurales de ocho distritos utilizan celulares para enviar datos sobre la incidencia y la severidad de la enfermedad bacteriana a través de la aplicación de WhatsApp o de mensajes de texto.
Aparte, se desarrolló una aplicación para mejorar la experiencia del usuario, la que ofrece una forma dinámica y en tiempo real de representar información sobre la enfermedad en mapas, tras analizar la información recolectada en el terreno.
<>Un sistema de información en tiempo real.
El Programa Nacional de Investigación sobre la Banana se concentra desde hace tiempo en cinco áreas clave de intervención, que incluye prevención de la BXW utilizando enfoques de prevención de la enfermedad recomendados.
Pero Adewopo subrayó que lo mejor es que se puede extender en un sistema en tiempo real, y la información suministrada en la misma puede adaptarse rápidamente a cualquier cambio.
El nuevo sistema busca oficiar de alerta temprana para que el gobierno de Ruanda se enfoque en esfuerzos para evitar la propagación de la BXW, pero también apunta a ser un catalizador para movilizar alianzas, precisó Mariette McCampbell, investigadora de innovación tecnológica en la oficina del IITA en Kigali.
“Esta innovación también se puede adaptar al control de otras enfermedades a largo plazo, y procura ayudar a los agricultores a realizar la transición de una agricultura de subsistencia a una empresarial”, explicó en entrevista con IPS.
Los datos son clave para desarrollar políticas y estrategias de prevención que ayuden al combate de enfermedades, escribió McCampbell, una de los autores de un informe sobre el proyecto.
“Vemos limitaciones en el volumen de datos confiables y actualizados sobre patrones de difusión de la enfermedad, severidad de brotes y el efecto de medidas de control, así como de datos socioeconómicos y socioculturales que alimentan las herramientas de toma de decisiones y los sistemas de alerta temprana”, señala el documento.
“El desarrollo de políticas informadas y de estrategias de prevención también se vio obstaculizado por la ausencia de datos confiables a gran escala”, añade.
Según el IITA, la supervivencia y la seguridad alimentaria de unos 30 millones de agricultores está en riesgo por la propagación de la BXW y una enfermedad micótica. Ambas diezmaron los cultivos de banana en África central y oriental.
“Los productores de banana en Ruanda deben aprovechar los beneficios de esa tecnología gracias a la infraestructura tecnológica existente con la rapidez de la penetración de la telefonía móvil en el país”, subrayó Adewopo.
*Con aportes de Nalisha Adams desde Johannesburgo.
<>Traducción: Verónica Firme.
http://www.ipsnoticias.net/2018/09/ruanda-salva-su-importante-cultivo-de-banana-con-sms/ <>