• Eldi5.jpg
  • A25-4.jpeg
  • Ma5.jpg
  • Sum12.jpg
  • Elca15.jpg
  • Elgo20.jpg
  • Ele17.jpeg
  • Acnur13.jpg
  • Agua11.jpg
  • Cambi13b.jpg
  • Una8c.jpg
  • Lasa5.jpg
  • Go6a.jpg
  • Lare31.jpg
  • Def5.jpg
  • Acu15a.jpg
  • Lasma7.jpg
  • Mex4d.jpg
  • Ai2a.jpg
  • Rel9.jpeg
Recibido de Arysteides Turpana, intelectual y poeta, corresponsal de Prensa Indígena.org – Provincia de Chubut, Patagonia, Puelmapu, 15 de septiembre de 2018.
Mari mari pu peñi, ka pu lamuen.
Mari mari kom puche.
Como longko de la comunidad Pillañ Mawiza, tengo la necesidad y la obligación de manifestar mi profunda preocupación por el modo en que, sistemáticamente, quienes hoy gobiernan violan derechos que, con mucho sacrificio y lucha, los pueblos indígenas forzamos a convertir en ley; derechos acordados con el mismo Estado que hoy ellos administran.
El Juzgado Letrado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, Rural y de Minería de la Circunscripción Judicial de la Ciudad de Sarmiento, a cargo del juez Roberto Casal, y ahora el juez subrogante Jorge Novarino, intima a desalojar de su territorio ancestral a la comunidad tehuelche mapuche Sacamata-Liempichún, inscripta en la Escribanía General del Gobierno de la Provincia de Chubut.
La historia de esta comunidad –sobre el despojo sufrido a fines de siglo y nuevamente en los años ‘40-- es el relato que se repite incansablemente en distintos lugares del Puelmapu; es una historia en la que funcionarios, jueces, estancieros y policías han sido los ideólogos y ejecutores de las expropiaciones violentas.
A 35 años de democracia, ese modus operandi de avasallamiento de derechos no ha cambiado para nuestro Pueblo, es más, se ha perfeccionado.
¿Qué significa esto? Significa impunidad. Impunidad de quienes dictaminan los fallos, impunidad para quienes materializan esos fallos, impunidad para quienes arremeten contra la paz de las comunidades mapuche-tehuelches, impunidad para la policía como órgano ejecutor de esos atropellos.
Si esas son las únicas respuestas del poder estatal ante nuestros derechos como pueblos indígenas, si esa es la única “justicia” a la que podemos recurrir, el desenlace será el mismo que vivieron nuestros antepasados.
¿A quiénes vamos a recurrir? ¿Quiénes pueden ser garantes de la integridad física de un pueblo que está decidido a no ceder más?
Que esa paz que siempre defendimos con nuestro territorio y con nuestros vecinos no mapuche, jamás sea interrumpida por la avaricia irracional y la complicidad de quienes ven a la tierra como un gran negocio.
Sin embargo, reflexiono: quienes atentan permanentemente contra la libertad de decidir y planificar nuestro futuro como Pueblo son unos pocos, hay una gran mayoría de espectadores pasivos.
Y siempre, en todas las historias de la humanidad, en cualquier parte del mundo donde se le puso límite a la tiranía, fue una mayoría consciente la que decide actuar y virar la historia.
Por eso, a esa mayoría, le pedimos una intervención directa y concreta. Es necesario, mujeres y hombres de buena voluntad, se acerquen a la comunidad Sacamata-Liempichún de Río Senguer para acompañar, para apoyar, para levantar ese espíritu de resistencia.
Y sabrán, quienes lean en un futuro esta crónica, que la mayoría, consciente de su historia, nuevamente le puso límite a la tiranía.
¡¡Por territorio, justicia y libertad amulepe taiñ weycha!!
¡¡Marici weu!!
<>Contactos:
Mauro Millán, longko de la comunidad Pillañ Mawiza, cel: 02945587317.
Yamila Liempichún, comunidad Sacamata-Liempichún, cel: 02945582084.
Cristina Liempichún, comunidad Sacamata-Liempichún, cel: 02945683019.
Moira Ivana Millán.
Reconstruyendo nuestra nación, recuperando nuestro territorio, cuidando las formas de vida en nuestra Madre Tierra. Zuyituain Kuifike Kimün. Wallmapu Futa Trawún.
https://futatrawun.blogspot.com/2018/09/puelmapu-ordenan-el-desalojo-de-otra.html <>