(PAX)

Pressenza, Amsterdam, Países Bajos, 21 de agosto de 2018.- Las armas nucleares son, de hecho, la peor arma jamás creada. Están diseñadas para diezmar ciudades. La Cruz Roja y la ONU han dicho que, si se utilizan en una zona poblada, no hay ayuda posible[1], no hay nada que se pueda hacer para mitigar los daños.
Lo único que podemos hacer para mantenernos a salvo es asegurarnos de que nunca se usen. Y la única forma de asegurarnos de que nunca se usen es deshacernos de ellas. Todas ellas.
En este momento, todos los países que tienen armas nucleares están en proceso de modernizarlas[2]. Para hacer esas actualizaciones, muchos países utilizan contratistas privados.
Compañías como Lockheed Martin, Northrop Grumman o BAE Systems fabrican componentes clave para armas nucleares. Es parte del complejo industrial militar del que Dwight D. Eisenhower advirtió al mundo en la década de 1950.
Las empresas quieren ganar dinero. También los bancos y los fondos de pensiones. La diferencia es que los bancos utilizan el dinero de sus clientes para hacer inversiones, para obtener beneficios. Ese es tu dinero. Ahí es donde tienes poder.
Los bancos no quieren perder clientes, así que no quieren dar una mala imagen. Cuando hacemos ruido sobre sus inversiones en el Armagedón, sus inversiones en el día del juicio final, los bancos empiezan a verse muy mal.
En algunos países, las armas nucleares son completamente ilegales, pero no en todos. Algunos bancos, como BNP Paribas, usarán esto como excusa, diciendo que sus inversiones en productores de armas nucleares están bien. Pero no lo son.
Hay una línea moral y ética sobre lo que es aceptable y lo que no lo es. Las armas nucleares son inaceptables, y es hora de que los bancos se unan a nosotros. ¿Cómo puede BNP Paribas decir que es hora de deshacerse del tabaco[3] y del fracking[4], pero no de las armas nucleares?
El 26 de septiembre, ICAN, en colaboración con socios de todo el mundo, hace un llamado a un día de acción global que apunta a BNP Paribas. Queremos que salgas a las calles, a los medios sociales, que actúes, que saques a BNP Paribas del negocio de las armas nucleares.
Hay muchas maneras de participar, consulta bnp-divest.org para más información.
Y el 26 de septiembre, usemos nuestro poder para empezar a poner fin a las peores armas jamás creadas.
[1] Intervención de la Cruz Roja en la Conferencia sobre las Consecuencias Humanitarias de las Armas Nucleares, Oslo. https://www.regjeringen.no/globalassets/upload/ud/vedlegg/hum/hum_malich.pdf
[2] Declaración de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad en la PrepCom del TNP 2017, Viena, Austria: http://www.reachingcriticalwill.org/images/documents/Disarmament-fora/npt/prepcom17/statements/3May_WILPF.pdf
[3] http://www.investmenteurope.net/regions/france/bnp-paribas-sets-roadmap-tobacco-divestment/
[4] https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-10-11/bnp-paribas-to-halt-shale-oil-financing-in-climate-change-pledge
https://www.pressenza.com/es/2018/08/las-armas-nucleares-son-aterradoras-pero-que-puedo-hacer-yo/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>