Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org – 7 de agosto de 2018.- Por la Vida, por la Paz, por la Justicia. Hoy martes 7 coincidiendo con el relevo presidencial en Colombia,varias Movilizaciones fuertes se han producido en aquel país y en paralelo en varios lugares del mundo, incluida Asturias, ante la escultura de Pelayo en Xixón.

 

Precedidos por interpretaciones callejeras de las gaitas escocesas... la música ha dado lugar a los saludos, mensajes, y propuestas, con el mismo tono: La Vida, La Paz, la Justicia... con presencia de numerosos colectivos de solidaridad, juveniles, sindicatos y varias concejalas y concejales de los Aytos de Avilés, Corvera, Xixón...
La preocupación esencial tiene que ver con la violencia, que tiene como testigos a 5 personas acogidas en Asturias a protección temporal, y que ha batido record recientes con masacres, exterminio social y repunte de las amenazas contra periodistas desde que se supo de la victoria electoral de Duque.
Considerado delfín de Uribe, el expresidente que ha renunciado al acta de senador (como hiciera Pablo Escobar, algunos de cuyos familiares están en la nómina del partido uribista) para no tenérselas que ver con la Corte Suprema en cuatro de sus investigaciones.

El presidente saliente (que ganó en segunda vuelta 4 años atrás gracias al apoyo "tapándose la nariz" de la izquierda, por sus promesas de paz) ha traicionado el acuerdo de paz, al actuar unilateralmente contra el mismo, pese a tener caracter de estado (y no de gobierno).
Tal como han señalado de forma preclara las Misiones de la ONU, aprobadas al efecto de seguimiento y control del Acuerdo de Paz:
La otra parte, la antigua guerrilla FARC según NNUU sí ha cumplido lo pactado, al coste de 66 de sus integrantes asesinados desarmados, uno de los comandantes encarcelado y 500 prisioneros sin salir de las cárceles como contemplaba el Acuerdo suscrito y verificado internacionalmente.
Así que, aunque la promesa de "inversiones para la paz", como visión economicista de que los negocios irían mejor sin guerra, siga preponderando en Europa, que con la vergonzosa excepción del gobierno Rajoy, Sí que se ha implicado en apoyar el proceso de paz.
(Especialmente Alemania que ha tenido un delegado directo del gobierno de forma permanente), se contradiga con los nuevos aires presidenciales de que con la guerra se seguirán haciendo los mejores negocios (enclaves de guerra, minería y extractivismo, cocaina, palma aceitera, caña de azúcar...).
La etapa nueva, con gobierno nuevo en España, amerita asimismo un cambio de estrategia para apostar con decisión a la defensa a ultranza de los DDHH, que pasa por apoyar la paz y exigir sin ninguna excusa el desmantelamiento de las estructuras paramilitares, autoras en el pasado y en el presente del exterminio social.
El carbón colombiano procedente de la Guajira y del César que llega a los puertos asturianos para sustituir al autóctono, tiene también que revisarse, al calor de las denuncias de violencia contra los pueblos indígenas y destrucción ambiental que las propias autoridades colombianas y las delegaciones asturianas al terreno han documentado.
Tampoco conviene dejar en el olvido que en 2002, a pocos días de que comenzara el mandato de Uribe, dos activistas de Soldepaz fueron deportados de forma fulminante por orden directa presidencial para que no fueran testigos de la represión a los campesinos de Sucre:

El Temor a que se reproduzca la violencia uribista a través de su testaferro ha sido señalado por las organizaciones sociales colombianas.
Apostémos a la Paz. Al respeto y exigencia de Derechos elementales. Al quiebre de la Impunidad. Al acompañamiento a los millones de víctimas de la avaricia enfermiza de la oligarquía colombiana.
http://pachakuti.org/spip.php?article918 <>