Artículos

Alemania: Pacifistas entran en la base aérea que alberga bombas nucleares estadounidenses

Pressenza, Büchel, Alemania, 16 de julio de 2018. El domingo 15 de julio de 2018, dieciocho personas de cuatro países diferentes cortaron las vallas para tomar la Base Büchel de la Fuerza Aérea Alemana, que alberga unas 20 bombas nucleares estadounidenses. Los activistas son de Estados Unidos (7), Alemania (6), Holanda (4) e Inglaterra (1).
La gente atravesó la cerca y llegó a varias partes de la base.
Los activistas de la paz cortaron alambre de púas y algunas otras cercas y varios llegaron a la pista; tres activistas caminaron hasta un búnker de armas nucleares, y subieron a la cima donde no fueron detectados durante una hora.
Los 18 fueron finalmente encontrados por los soldados, entregados a la policía civil, se revisó su identificación y fueron liberados de la base después de 4-½ horas.
Esta acción fue parte de la semana internacional durante las 20 semanas de protestas de la campaña alemana “¡Buechel está en todas partes! ¡Alto a las armas nucleares ahora!”.
La campaña exige la retirada de las armas nucleares de Alemania, la cancelación de la próxima modernización nuclear y el cumplimiento de los tratados internacionales.
En esta base de la fuerza aérea, los pilotos alemanes están listos para pilotar aviones de combate Tornado con bombas nucleares B-61 de EE.UU. e incluso podrían lanzarlas, por orden del presidente de EE.UU., Donald Trump, sobre objetivos en Europa o cerca de Europa.
Este “compartir nuclear” dentro de la OTAN es una violación del Tratado de No Proliferación, que no permite a Alemania tomar armas nucleares de otros países y prohíbe a Estados Unidos compartir sus armas nucleares con estados no nucleares.
Los activistas exigen a sus gobiernos que firmen el nuevo Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, del 7 de julio de 2017, que fue apoyado por 122 miembros de la ONU.
“La desobediencia civil es a menudo necesaria para hacer posibles cambios importantes, como la abolición de la esclavitud, el derecho de las mujeres a votar y el movimiento de derechos civiles”.
Dijo John LaForge, codirector de Nukewatch, el grupo de paz Luck, Wisconsin, que ayudó a organizar una delegación estadounidense de 9 personas para la protesta.
La campaña no violenta es parte de la red ICAN, que recibió el Premio Nóbel de la Paz en 2017, y recientemente pidió acciones directas no violentas sobre bases nucleares para instar a más países a firmar la prohibición del tratado.
El activista holandés Frits ter Kuile dijo: “Mi motivación es el mandamiento de amar a los “enemigos” y los principios de Nuremberg que establecen que cada uno es responsable de los crímenes que comete su gobierno.

Tenemos el deber de derribar las vallas que protegen la destrucción masiva nuclear, y recuperar la tierra para la gente y sus necesidades reales”.
https://www.pressenza.com/es/2018/07/activistas-por-la-paz-entran-en-la-base-aerea-alemana-que-alberga-bombas-nucleares-estadounidenses/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>

 

Joomla template by Joomlashine.com