(Por José Díaz)

Servindi, 12 de julio, 2018.- Compañía petrolera española confirmó derrame de petróleo en la selva ecuatoriana. Comunidades indígenas denuncian que la contaminación de la Amazonía ha afectado diversas especies de peces que forman parte de su dieta diaria y a sus fuentes de agua limpia. Se espera que el Gobierno de Ecuador inicie una investigación.
Un nuevo caso de una transnacional extractiva afectando a la Amazonía ha tenido lugar esta semana en Ecuador.
Esto se hizo público luego de que la compañía española de hidrocarburos Repsol confirmara esta semana que el pasado 4 de julio tuvo un accidente -calificado por la misma empresa como “menor”- que generó un escenario de contaminación.
La compañía, que opera los lotes 16 y 67 en la Amazonía ecuatoriana, confirmó a la agencia Efe el accidente que se debió a la presurización de uno de sus ductos.
Esto provocó una fuga de hidrocarburo que no solo contaminó la naturaleza amazónica, sino que también afectó a un territorio habitado por comunidades indígenas.
Según la versión de la propia compañía, el accidente fue controlado y contenido debido a que se activaron los protocolos para este tipo de situaciones.
Sin embargo, se espera que el Gobierno de Ecuador inicie una investigación luego de que el propio ministro del Ambiente, Tarcisio Granizo, afirmara que los derrames tienen una magnitud que oscila entre los 14 y 32 barriles de petróleo.
Este incidente se suma a la larga lista de controversias que envuelven a Repsol en el país sudamericano. A la afectación del territorio indígena y de su Amazonía, se suma una serie conflictos con las autoridades.
La última de ellas está vinculada a un aparente arbitraje comercial millonario que la compañía establecería en contra del Gobierno de Ecuador.
<>Demanda indígena.
Los principales perjudicados con este nuevo incidente en la selva de Ecuador son las cuatro comunidades indígenas que pueblan el cantón Aguarico de Orellana.
Estos pueblos, pertenecientes a las etnias waorani, son Gabaro, Yawewenko, Yarentaro y Dicaro, quienes habían denunciado con anticipación el derrame petrolero ocasionado por Repsol.
Estas comunidades indígenas han enviado una denuncia directamente al presidente de Ecuador, Lenín Moreno y a la Defensoría del Pueblo.
En esta acusación los pueblos nativos aseguran que el derrame de hidrocarburo alcanza los mil barriles y que estos habrían afectado diversas especies de peces que forman parte de su dieta diaria, así como fuentes de agua.
Por el momento, la principal demanda de la población indígena es que se inicie una investigación, que se les ofrezca una reparación y se les asegure el acceso a fuentes de agua limpia.
Lejos de iniciar un proceso de diálogo con las comunidades nativas, la única respuesta de Repsol ha sido la de acusar a los voceros indígenas de desinformar en relación con los detalles del accidente.
https://www.servindi.org/noticias/12/07/2018/repsol-contamina-la-amazonia-de-ecuador <>