Artículos

España: Charla sobre consulta popular y medioambiente en Colombia

Recibido de Javier Arjona, internacionalista, corresponsal de Prensa Indígena.org – 9 de julio de 2018.-La haima del Sahara en Semana Negra fue territorio de hospitalidad para compartir lo que está pasando con las Consultas Populares en Colombia. Con consecuencias de persecución, amenazas de muerte, y refugio temporal en Asturias.
Se pudo hablar de Arbeláez, de Sumapaz, de Cabrera. Se explicó la ligazón de la Consulta Popular con el entramado legal de Colombia, en términos de carácter vinculante de este tipo de Consultas.
"Tribunal administrativo de Cundinamarca declara constitucional consulta popular en Arbeláez para proteger municipio ante gran minería y petróleo".
"¿Está usted de acuerdo SI o NO con que, en el municipio de Arbeláez Cundinamarca, se realicen actividades de sísmica, exploración, explotación y lavado de materiales de hidrocarburos y/o minería a gran escala?"
Arbeláez es uno de los municipios líderes en reaccionar frente a la extracción de hidrocarburos en la región del Sumapaz y tanto la población como la Alcaldía Municipal quieren lograr su objetivo como lo hizo Cajamarca, Cabrera y Piedras (Tolima)
"Ganaron los campesinos, ganaron los cultivos", afirmaron los habitantes del municipio cundinamarqués que rechazaron la explotación de hidrocarburos.
En la consulta popular, 4.311 personas votaron por el no a la iniciativa y 38 por el sí.
La CONSULTA POPULAR es uno de los siete mecanismos de participación que contempla la Constitución Política de Colombia de 1991 para garantizar el ejercicio del poder político por parte de los ciudadanos.
A diferencia del plebiscito, que es para votar sobre una iniciativa presidencial, y del referendo, que es para aprobar o derogar leyes, la consulta popular busca que la gente decida sobre asuntos de interés nacional, departamental o municipal. En otras palabras, que defina el destino del territorio que habita.
Pero por ejercer ese derecho esencial… se estigmatiza, se persigue, se amenaza a los activistas.
También se defendieron las ZRC, zonas de reserva campesina, como un mecanismo de la Constitución del 91 que permite construir esas Zonas, que aseguran los derechos campesinos, impiden la reconcentración de la tierra en pocas manos.
Y ejercen control del territorio para decidir sobre su uso, como en el caso de varias hidroeléctricas en zonas sensibles, o los recursos minerales y energéticos cuando se quieren poner al servicio de intereses extranjeros.
En el coloquio se pudieron comparar con otro "déficit democrático" de votaciones: el caso del Referéndum del Sahara, aprobado para realizar desde 1992, e impedida su efectiva realización hasta el presente, para que el pueblo saharaui no pueda decidir si quiere o no la Independencia.<>
Joomla template by Joomlashine.com