(CEP Enraizando)

Imagen: Operación Orión 16 de octubre del 2002, intervención militar y paramilitar contra la comuna 13 que dejó 450 detenidos y 10 personas asesinadas.
Recibido de El Zenzontle, 9 de julio de 2018.- Entrevista con James Zuluaga Arango miembro del Comité de Derechos Humanos Para la Construcción de la Paz en la Comuna 13 de Medellín.
Después del asesinato del joven Arley Stiven Zuluaga, de apenas 23 años, con dos tiros en la espalda y a manos de un agente de policía el pasado 4 de julio en la comuna 13 de Medellín, su tío y defensor de derechos humanos, James Zuluaga Arango denunció que el mismo policía…
Que mató a Arley Zuluaga ya lo había golpeado y amenazado de muerte una semana antes, en un nuevo hecho de abuso y brutalidad policial, por lo que su reciente asesinato no es otra cosa que el cumplimiento de la amenaza de parte de la policía.
La situación de vulneración de los derechos humanos de los jóvenes y las organizaciones sociales de la Comuna 13 se agrava con las amenazas de muerte contra 10 luchadores sociales de la comuna.
Además la comunidad denuncia que existe una evidente relación de complicidad y cooperación entre agentes policiales y los grupos paramilitares que buscan el dominio de los barrios, por lo que exigen que estos hechos y denuncias sean investigados por los entes de control y justicia.
La persecución contra las organizaciones populares de la Comuna 13 tiene una larga historia. El 10 de agosto de 1999, en el barrio la Divisa, la policía respondió con armas de fuego contra una movilización pacífica convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).
En los hechos fueron asesinados los manifestantes Henry Alonso Pérez, José Mauricio Bolívar y Elkin Alonso Granada Ríos.
Desde entonces se ha venido presentando una larga cadena de asesinatos, desapariciones, torturas y ejecuciones extrajudiciales que buscan exterminar al movimiento social de la Comuna 13, para poder someter a los pobladores a través del terror y la muerte.
Para el año 2002 se presentaron cinco intervenciones militares en la Comuna 13, de ellas la más conocida fue la Operación Orión, que se realizó el 26 de octubre, ordenada por el entonces presidente, y hoy senador, Álvaro Uribe Vélez.
Que implicó el control y el sometimiento militar de la población y que dejó como resultado 450 personas detenidas de manera arbitraria, 10 asesinatos, entre ellos el de Elkin Ramírez Vélez, quien fue asesinado por agentes del Estado ante la mirada impotente de sus familiares.
El desplazamiento forzado urbano de decenas de familias y un número aún hoy indeterminado de torturas, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales, en el cumplimiento de una estrategia de terror coordinada entre agentes del Estado y grupos paramilitares.
Pero en el año 2002 se presentaron otras intervenciones militares contra la Comuna 13, como la Operación Otoño, realizada el 24 de febrero, con 42 detenidos. La Operación Contrafuego, realizada el 29 de febrero, con 31 detenidos y 5 asesinatos.
La Operación Mariscal, realizada el 21 de mayo, con 55 detenidos y 9 asesinatos. La Operación Potestad, realizada el 15 de junio, que dejó 37 personas detenidas.
Estas operaciones fueron dirigidas desde la IV Brigada del Ejército, y marcan la entrada e intensificación de las acciones de terror de tres estructuras paramilitares en la Comuna 13, el Bloque Metro, las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio y el Bloque Cacique Nutibara.
El periodo que va del 2002 hasta el 2008, es decir que desde el inicio de éstas grandes operaciones militares hasta casi el final del Gobierno de Álvaro Uribe Vélez, fue el periodo más violento de la Comuna 13.
Por lo que los asesinatos, la desaparición forzada y las ejecuciones extrajudiciales, como lo declara en su entrevista el defensor de derechos humanos James Zuluaga Arango, dejaron en la Comuna 13 la foza común urbana más grande de Colombia.
Sobre la estrecha relación entre las estructuras paramilitares y agentes del Estado en las acciones de represión y muerte, se encuentran las declaraciones de comandantes del Bloque Cacique Nutibara y el Bloque Metro, entre ellos la declaración de Rodrigo Doble Cero.
Que en el contexto del proceso de Justicia y Paz, declaró que sus operaciones militares solo fueron posibles gracias a la complicidad del ejército y la policía y que incluso, miembros del Estado capturaban jóvenes para luego entregarlos a los paramilitares para su ejecución.
La denuncia que hoy realiza el defensor de derechos humanos James Zuluaga Arango es un llamado de alerta para que la ciudadanía tenga clara conciencia de que éstos hechos de muerte no se han quedado en el pasado.
Sino que las articulaciones macabras entre miembros del Estado y grupos paramilitares han retornado para retomar el control sobre la vida y la población de la Comuna 13, por lo que toda la sociedad debe pronunciarse y movilizarse para detener extermino del movimiento social de la Comuna 13.
Les invitamos a escuchar el testimonio valeroso de James Zuluaga Arango en esta entrevista que ofreció a CEP-Enraizando.
Ver video en:
https://enraizandoprensalibre.wordpress.com/2018/07/07/alerta-por-exterminio-del-movimiento-social-en-la-comuna-13-de-medellin/ <>