(Por Eduardo Barrios)

Recibido de Dominico Domínguez, Responsable de Solidaridad y Relaciones de Prensa Indígena.org 19 de junio de 2018.- El 19 de junio de 2016 la táctica del gobierno mexicano paso de la contención social a la agresión directa a pobladores y maestros que mantenían manifestaciones en contra de la reforma educativa que se difundía como ejemplo y emblema de las reformas estructurales.
A Nochixtlán llegó el operativo por la mañana donde pobladores, maestros y organizaciones sociales se congregaban en la autopista Oaxaca – México, ahí permanecía el bloqueo.
Al viejo estilo fascista comenzó el desalojó de la autopista, el uso extremo de la fuerza tocó a feligreses que enterraban en el panteón a un cristiano y también a niños de la Colonia “20 de noviembre”, en ambos casos lo mínimo fue la intoxicación por gases lacrimógenos.
Las fuerzas federales y estatales comandadas por Enrique Galindo y Jorge Ruiz Martínez en su evaluación solo contemplaron el desalojo de manifestantes en Nochixtlán, pero ese domingo 19 de junio los maestros que se encontraban descansando, organizaciones…
El pueblo se enteraba de la situación represiva y levantaban nuevamente bloqueos y barricadas en diversas partes de Oaxaca y en particular del crucero de Viguera hasta la entrada de la autopista, al igual que en Huitzo, Telixtlahuaca, como en las regiones.
Pudiéramos pensar que los jefes policiacos se desesperaron o bien la orden directa de Gabino Cue (ex gobernador de Oaxaca) y Peña Nieto era dar escarmiento a los manifestantes, era increíble e inaudito, pero en los diferentes bloqueos se escuchaba el rumor de 8 caídos en combate y heridos de bala.
Las primeras declaraciones gubernamentales negaron la utilización de armas durante el intento de desalojo, acusaron infiltrados de “organizaciones”.
De no haber sido por los medios de comunicación y periodistas críticos comprometidos con la verdad, la “verdad” oficial hubiera sido única, pero salieron a la luz fotos y videos donde era mas que evidente la agresión armada de los cuerpos policiales.
La nueva agresión de Estado el 19 de junio del 2016 en Nochixtlán evidenció al régimen de Peña Nieto y generó solidaridad con la CNTE y agregó una nueva demanda a la lucha popular.
Las agresiones en Nochixtlán obligaron al senado del país a conformar una comisión para dar seguimiento al caso, a la CNDH a comenzar un protocolo por agresiones oficiales.
En ambos casos se elaboraron conclusiones que no dan pie a la investigación a los representantes de Estado que ordenaron la agresión que originó 8 asesinatos y cientos de heridos.
Las víctimas del 19 de junio y deudos de los caídos han iniciado diversas rutas internacionales y nacionales para obtener justicia, mientras, Nochixtlán se une a Tlatelolco, Aguas Blancas, El Charco, El Halconazo, la guardería ABC, Atenco, Ayotzinapa, periodistas asesinados, faltan muchos agredidos y sedientos de justicia en un país agredido por la violencia oficial y delincuencial.
La sangre regada del pueblo mixteco ese 19 de junio hierve en la conciencia popular y se vuelve infierno próximo que castigará a todos los asesinos del pueblo, porque mas tarde que temprano el pueblo vencerá.
Dos años del crimen de lesa humanidad y seguimos exigiendo justicia. En pocas palabras…
http://expressionoaxaca.com/?p=1616 <>