Recibido de Javier Arjona, internacionalista, 17 de junio de 2018.- Compartimos el manifiesto que se apoya desde la reunión mantenida ayer en Madrid por organizaciones que trabajan en la solidaridad con Colombia de Valencia, de Extremadura, de Burgos, de Cataluña, de Asturias, de Madrid, respecto a la llegada de Aquarius a las costas de Valencia. 
Cordialmente: SOLdePaz.Pachakuti.
 
Ante la situación de emergencia humanitaria generada por el cierre de los puertos italianos y malteses a las 629 personas migrantes y refugiadas recogidas en el mar por las ONG en el buque Aquarius, las organizaciones abajo firmantes, manifiestamos que:
1.- Reconocemos el gesto del Gobierno español de ofrecer el puerto de València para recibir a las personas que viajan en el Aquarius, y la disposición de los Gobiernos autonómicos y locales para acogerlas.
2.- Nos preocupan seriamente las declaraciones realizadas por el ministro del Interior, según las cuales las personas que han sufrido esta travesía podrán ser encerradas a su llegada en los Centros de Internamiento de Extranjeros, y podrán ser deportadas.
3.- Condenamos enérgicamente la decisión del Gobierno italiano de cerrar sus puertos al desembarco de personas migrantes rescatadas por las ONG en el Mediterráneo.
La labor que hacen estas ONG es una tarea de deberían atender los gobiernos, por lo que exigimos a todos los Estados miembros de la Unión Europea que abran sus puertos, como ha hecho el Ejecutivo español, y establezcan vías legales y seguras para las personas que huyen de la persecución…
La guerra y la pobreza extrema causadas por las políticas de los países europeos, que priman sus intereses económicos, comerciales y geopolíticos, generando expolio, explotación y desigualdad en los países del Sur.
4.- Denunciamos el incumplimiento sistemático de los acuerdos internacionales por parte de todos los países de la Unión Europea, incluida España, con sus políticas migratorias, entre otros, la Convención sobre el Estatuto de Refugiados, el Convenio Internacional sobre Búsqueda y Salvamento Marítimo, y el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.
5.- Exigimos, por tanto, un cambio de las políticas y las normas migratorias de la Unión Europea centradas en el establecimiento de un dispositivo militar y policial para blindar fronteras, y suponga una reforma del Sistema Europeo Común de Asilo,
La suspensión de la firma y los acuerdos de control fronterizo, retorno y readmisión con países que no respetan los Derechos Humanos; el cumplimiento de las cuotas mínimas de acogida de personas refugiadas a las que se comprometieron los gobiernos europeos.
El establecimiento de vías legales y seguras para las personas migrantes; el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros; y el fin de las deportaciones y las devoluciones en caliente.
6.- Exigimos, asimismo, un cambio en las políticas económicas y comerciales de la Unión Europea que reproducen las desigualdades Norte-Sur, y pedimos a los Gobiernos que refuercen la cooperación al desarrollo para trabajar en las causas que provocan los desplazamientos de las personas refugiadas y migrantes, y evitar así que sigan huyendo.
7.- Solicitamos a las Administraciones Públicas y medios de comunicación responsabilidad y respeto por las personas que vienen en el barco Aquarius, evitando generar un espectáculo de una situación de emergencia humana.
Asimismo, solicitamos que se ponga en contexto la situación de persecución, guerra y pobreza extrema de la que huyen las personas refugiadas y migrantes, y que informen adecuadamente y con rigurosidad sobre la situación y circunstancias de acogida de las personas desmintiendo informaciones falsas para prevenir discursos xenófobos e irresponsables.
Por una Europa de acogida, los derechos humanos no se negocian.<>