Prensa Indigena Inicio

  • Ayu15b.jpg
  • As14d.jpg
  • Ni1b.jpg
  • Muer15.jpg
  • Sin6.png
  • Comun15a.jpg
  • Vio12.jpeg
  • Ni10.jpg
  • Cuan1.jpg
  • Age2.jpg
  • Cons2b.jpg
  • Ayu15a.jpg
  • Cer6b.jpg
  • Unmes1a.jpg
  • Como11.jpg
  • Vida7a.jpg
  • Ayu15c.jpg
  • 13re15.jpg
  • Nad9.jpg
  • Alta9.jpeg

 

(Por José Melquíades)

Canarias Semanal, 6 de junio.- Los ataques aéreos que Estados Unidos lanzó el año pasado durante la ofensiva que se proponía expulsar a los militantes del autoproclamado Estado Islámico (ISIS) de la ciudad siria de Raqqa constituyen una violación del derecho internacional y posiblemente también sean crímenes de guerra. Lo dice Amnistía Internacional.
Los ataques aéreos que Estados Unidos lanzó el año pasado durante la ofensiva que, supuestamente, se proponía expulsar a los militantes del autoproclamado Estado Islámico (ISIS) de la ciudad siria de Raqqa constituyen "una violación del derecho internacional y, posiblemente, también sean crímenes de guerra". Lo dice Amnistía Internacional.
Según publica la web Democracy Now, un nuevo informe de la organización, titulado “Guerra de aniquilación”, afirma que:
“En el curso de nuestra investigación sobre el terreno en Raqqa vimos un grado de destrucción que no se puede comparar con nada de lo que hemos encontrado en decenios de trabajo de comprobación de los efectos de las guerras”.
La investigación –continua la nota- está basada en un conjunto de entrevistas realizadas a más de cien civiles que sobrevivieron a dichos bombardeos.
Entre ellas se destaca el caso de los miembros de la familia Badran, que perdieron a 39 familiares y 10 vecinos a causa de cuatro ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos.
Para la activista de Amnistía Internacional, Donatella Rovera la forma en que murieron tantas familias inocentes resulta totalmente incomprensible teniendo en cuenta la sofisticación del armamento de los ejércitos de la coalición.
"Estamos hablando - apunta Rovera - de ataques aéreos que se supone que son bastante precisos. Por lo tanto, si se destruye un edificio tras otro, con familias enteras adentro, algo debe haber salido mal.
Y ese algo debe ser investigado, porque el pueblo de Raqqa merece justicia y merece saber qué fue lo que salió mal. Pero hasta ahora los funcionarios de la coalición se han negado a involucrarse de manera significativa”.
Sin embargo, lo novedoso de este informe no son las conclusiones a las que arriba respecto del carácter criminal de los ataques de la coalición sino la identidad y los motivaciones de quienes la realizan.
Cada vez que este tipo de denuncias la efectúan organismos de probada connivencia con el imperialismo se encienden las alarmas.
Amnistía Internacional aunque se la relacione con la lucha contra la tortura, la pena de muerte y por la liberación de los presos políticos, es una de las organizaciones vinculadas estrechamente con los poderes contra los que en teoría deberían combatir.
Según Francis Boyle, ex miembro del consejo de Amnistía Internacional USA en los años 80 y 90, “la organización ya llevaba tiempo (entonces) siendo la más entusiasta en la denuncia de violaciones de derechos humanos entre los objetivos del imperialismo estadounidense”.
Lo contrario, si “se trata de violaciones de derechos humanos por parte de Estados Unidos, Reino Unido o Israel, entonces denunciarlos costaba tanto como sacarles una muela.
Quizá lo hicieran, pero a regañadientes y después de muchas batallas y presiones internas. No estaban estos países en la lista oficial de enemigos".
¿Cómo entender, entonces, que denuncie como criminal de guerra a quienes defendió durante la Guerra del Golfo de 1991?
Estamos ante una rectificación de “principios”. Por supuesto que no. Como en el discurso genérico contra la "corrupción", quienes dirigen los mecanismos de este tipo de denuncias obran como una especie de blindaje que encubre la verdadera naturaleza de las acciones imperialistas.
En su esencia todo se reduce al respeto "del derecho internacional" como fundamento de lo políticamente correcto.
De lo que se trata es de que, en lugar de bombardear países extranjeros "de forma unilateral", se haga con el consenso de las principales potencias occidentales expresado a través de las Naciones Unidas.
Al final, este tipo de denuncias -con pruebas o sin ellas- provocan el efecto contrario al que aparentemente se podría suponer y terminan banalizando el carácter político de fondo de los crímenes de guerra.
http://canarias-semanal.org/not/23047/amnistia-internacional-ldquo-descubre-rdquo-a-estados-unidos-como-criminal-de-guerra/ <>