Artículos

Israel: Represalias y derechos violados

 

(Por Patrizia Cecconi)

Imagen de Patrizia Cecconi.
Pressenza, 23 de mayo.- Nuevas malas noticias vienen del frente israelo-palestino. Algunos podrían decir que están gravemente en contra de los principios del derecho humanitario universal, que es el derecho humanitario universal sólo si se aplica a todos, incluidos los prisioneros de cualquier Estado y por cualquier razón.
Más aún cuando se trata de presos políticos encarcelados por un Estado proscrito (fuera de la legalidad internacional) como Israel, y abandonados a su suerte en la cárcel tras 4 años de aislamiento, tortura y palizas.
Este es el caso del prisionero de 53 años Aziz Oweisat, que murió en régimen de aislamiento y por falta de atención en el más ensordecedor silencio de los medios de comunicación, roto, quizás, por el llamamiento lanzado por la Embajada de Palestina en Italia para que una comisión de investigación averiguara las razones de su muerte.
Además de esta reciente muerte en prisión, más manifestantes ya han sido heridos por francotiradores israelíes durante las protestas en la frontera de la Franja de Gaza.
Muertes que ciertamente no extinguen la tensión, a pesar de que las autoridades políticas que gobiernan la Franja, según fuentes fidedignas, están acordando un compromiso para obtener alguna mejora a nivel humanitario a cambio del fin de las manifestaciones masivas.
Si es así, los más de 12.000 heridos, cientos de ellos discapacitados de por vida y más de 112 muertos, serán percibidos como víctimas de una amarga traición porque lo que hay que tener en cuenta, a pesar de la vulgata israelí.
Hecha suya por los medios de comunicación, es que la gran manifestación del pueblo que comenzó el 30 de marzo por el derecho al retorno y el fin del asedio, no es una manifestación de Hamás.
Aunque sus líderes -facilitados por las acusaciones israelíes- finalmente consiguieron que se percibiera como suya invitando a la población a ir y ofreciendo transporte gratuito para llegar a las fronteras.
Una demostración de lo dicho la dan las exasperadas “esquirlas” que no renuncian al objetivo de la gran marcha y que incluso en estos días intentan demostrar, a costa de sus propias vidas, que pueden cruzar la frontera y devolver a las FDI parte de lo que las FDI han dado a los palestinos.
De hecho, pequeños grupos de jóvenes han podido entrar varias veces, demostrando que si los aviones teledirigidos israelíes pueden quemar las tiendas de campaña de los palestinos, los palestinos, aunque con riesgos infinitamente mayores, pueden hacer lo mismo.
Pero Israel tiene la fuerza para detener estas infiltraciones y las utiliza, aunque de una manera diferente.
A veces lo utiliza directamente, matando a los que no pueden escapar de los francotiradores, otras veces, como ayer, permite que el mundo encuentre la justificación inmediata para sus represalias, como sucedió esta noche.
Recordemos que, en virtud del derecho internacional, las represalias sólo son legítimas entre Estados beligerantes y son atribuibles al Estado que cometió el delito y no a ciudadanos individuales, siempre y sólo después de determinar a los autores y, además, siempre deben ser estrictamente proporcionales al delito.
Esto, en definitiva, recita el IV Convenio de Ginebra y, por lo tanto, las represalias israelíes, no siendo entre Estados (no parece que Gaza esté entre Estados y el Estado de Palestina no es, en todo caso, reconocido por Israel), no habiendo comprobado los culpables, no siendo proporcional al delito, son regularmente ilegales.
Los bombardeos de esta noche, que por lo tanto podrían describirse como represalias ilegales, fueron la respuesta oficial a la acción de un grupo de palestinos que entraron en Israel desde el sur de la Franja, cerca de Rafah, e incendiaron una estación de francotiradores israelíes.
A fin de garantizar que el ejército israelí no haya intervenido, aunque en una nota afirmaba que era consciente de la acción, es comprensible pero no demostrable. Sin embargo, la acusación se dirige contra Hamás, a pesar de que no hay pruebas de ello.
No se sabe si fueron militantes de Hamás los que llevaron a cabo la acción, pero, aplicando un razonamiento lógico, los elementos deberían haber escapado a su control, ya que Hamás, como ya se ha dicho, estaría negociando el final de la gran marcha a cambio de ayuda a la población.
Sin embargo, al atribuir a Hamás lo que ocurra en la Franja, el ministro Liberman, tras los bombardeos de esta noche -que destruyeron dos barcos destinados a romper el asedio eliminando a los enfermos que no podían salir y algunos puestos militares cerca de Jabalia- se burló de las autoridades políticas de Gaza invitándoles a admitir que su proyecto militar había fracasado.
La respuesta sólo podía ser una: en este mortífero juego de poder en el que las víctimas actúan como peones, la respuesta era que las protestas populares se verán alimentadas por la represión y que Israel no logrará, con su violencia, debilitar la determinación del pueblo gazawo.
De hecho, después de setenta años de invasión, represión y ocupación, a pesar de las innegables laceraciones del tejido social debidas a la rivalidad política y a una fuerte división entre movimientos seculares y movimientos religiosos…
El pueblo palestino, todo ello, contradice la convicción que Ben Gurion, el fundador del Estado de Israel, expresó en abril de 1948 cuando dijo que “los viejos morirán y los jóvenes olvidarán”.
De hecho, la violencia del ocupante y el apoyo que goza a nivel internacional no han sido suficientes para romper la determinación de este pueblo y probablemente no serán suficientes.
Es más fácil que la idea de Ben Gurion se realice por otros medios e Israel, con la ayuda de su inteligente propaganda, de una notable sabiduría en la psicología de las masas y del recurso al poder eterno de la corrupción en situaciones de necesidad, podría lograrlo.
Pero es un objetivo difícil de alcanzar y probablemente Israel no lo logrará si los palestinos, y los gazawos en particular, se dan cuenta desde el principio de que alguien está intentando convertirlos de un pueblo resistente y digno, en un pueblo de mendigos deprimidos y desesperados.
Sin embargo, el juego, según yo, se está jugando ahora en este terreno, así como en el de la violencia que el ocupante no abandonará, hasta que haya una resistencia que, de diversas formas, continúe oponiéndose a su poder excesivo.
Simplemente exigiendo el reconocimiento de derechos inalienables, no sólo para los palestinos, sino para la supervivencia misma del derecho internacional que, bajo la guadaña israelí, corre el peligro de convertirse sólo en simulacro de sí mismo.
https://www.pressenza.com/es/2018/05/israel-represalias-y-derechos-violados/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>

 

Joomla template by Joomlashine.com