(Por David Spencer*, Universidad de Leeds para The Conversation)

Imagen de Shutterstock.com vía The Conversation.
Pressenza, 6 de mayo.- El día feriado de mayo está íntimamente ligado a la historia laboral y a las luchas por el tiempo que se pasa en el trabajo. En los E.E.U.U., el Primero de Mayo tiene sus orígenes en la lucha por un día de trabajo de ocho horas a finales del siglo XIX.
Esta lucha fue -y sigue siendo- una búsqueda de un ideal más amplio, a saber, el logro de una vida más allá del trabajo.
Sin embargo, en este día feriado de mayo, nos sorprende la falta de progreso hacia este ideal. El trabajo no ha disminuido en la sociedad. Más bien, ha seguido dominando nuestras vidas, a menudo de manera perjudicial para nuestra salud y bienestar.
Muchos trabajadores estadounidenses se han encontrado trabajando más de ocho horas al día – el sueño de trabajar menos promovido por sus antepasados se ha convertido en una pesadilla de largas horas de trabajo, sin paga extra.
A los trabajadores del Reino Unido no les ha ido mucho mejor, al menos en los últimos años, con salarios reales más bajos por las mismas o más largas horas de trabajo.
La ironía, por supuesto, es que el capitalismo debía ofrecer algo diferente. Tenía la intención de ofrecer una vida de más ocio y tiempo libre. Se suponía que la tecnología avanzaría de manera que traería días feriados todos los meses, posiblemente incluso todas las semanas.
Luminarias como el economista John Maynard Keynes soñaban con una semana laboral de 15 horas para 2030. Sin embargo, el capitalismo ha producido exactamente lo contrario.
Su efecto ha sido preservar y ampliar el trabajo. También ha creado problemas en el contenido y el significado del trabajo.
Las circunstancias son tales que en lugar de holgazanear y disfrutar de nuestro tiempo libre en los días festivos es probable que lo pasemos agotado, estresado y molesto por un mundo que es menos de lo que puede ser.
<>El trabajo no funciona.
Como ejemplo del problema del trabajo moderno, considere un informe reciente del grupo de la industria, el Chartered Institute of Personnel and Development (CIPD). Mostró cómo un número cada vez mayor de trabajadores se presentan a trabajar mientras están enfermos.
Están mostrando lo que se llama “presenteeísmo”. De las más de 1.000 organizaciones encuestadas, el 86% informó que los trabajadores que asistían al trabajo estaban enfermos. Esta cifra fue superior al 26% de 2010, cuando se realizó la última encuesta.
El CIPD también encontró un gran número de trabajadores dispuestos a trabajar durante las vacaciones. El trabajo, al parecer, se extiende a los momentos en que los trabajadores no están remunerados ni físicamente en el trabajo.
Una de las razones de este comportamiento es la omnipresente ética de trabajo. La idea de trabajo sigue siendo fuerte y evita cualquier indicio de holgazanería.
La ética del trabajo puede reflejar -en el caso de algunos empleos de clase media- altas recompensas intrínsecas, pero también reflexiona sobre las normas e imperativos sociales que privilegian y santifican el trabajo. Huelga decir que estas normas e imperativos se adaptan a los intereses materiales de los empleadores.
Otra razón del compromiso de los trabajadores con el trabajo es la presión de la necesidad financiera. El estancamiento y la caída de los salarios reales significan que los trabajadores tienen que seguir trabajando para poder vivir.
El sueño de Keynes de una semana del trabajo de 15 horas antes de 2030 asumió a patrones benévolos que traspasaban en la forma de horas de trabajo más cortas los aumentos de productividad hechos por la tecnología.
No contemplaba un mundo en el que los empleadores se embolsaran las ganancias para sí mismos, a expensas de más trabajo para los trabajadores.
La demanda de los empleadores de que trabajemos más se ha intensificado por los cambios en la tecnología que nos han obligado a trabajar.
Los teléfonos inteligentes significan acceso instantáneo al correo electrónico y ofrecen una conexión constante al trabajo. Estar de guardia cuando no se está en el trabajo es parte de la cultura moderna de trabajo.
También hay un aspecto de poder directo en el sentido de que el trabajo ahora es a menudo precario e inseguro. La gente no se atreve a mostrar falta de compromiso por miedo a perder sus empleos.
¿Qué mejor manera de mostrar compromiso que asistir al trabajo cuando se está enfermo y trabajar durante las vacaciones?
El fenómeno moderno del presenteeísmo es una patología vinculada a un entorno laboral en el que los trabajadores carecen de control. Refleja una situación que se impone en lugar de elegirse y que va en contra de los intereses de los empleados.
<>Matar el tiempo en el trabajo.
Sin embargo, toda la evidencia es que las largas horas son malas para la salud y, en última instancia, para la productividad. Los trabajadores que trabajan muchas horas son más propensos a tener un ataque cardíaco, sufrir un derrame cerebral y experimentar depresión.
Venir a trabajar enfermo también puede hacer que te sientas más enfermo. Y podría hacer que otros a tu alrededor se enfermen.
Investigaciones recientes de los Estados Unidos sugieren que los lugares de trabajo tóxicos (horas excesivas, regímenes de trabajo estresantes) son un desastre de salud pública. Se ha demostrado que estos lugares de trabajo acortan vidas – literalmente están matando a los trabajadores.
La alternativa es que los empleadores reorganicen el trabajo. La evidencia sugiere que horas más cortas del trabajo pueden alzar salud y productividad, proporcionando los resultados ganar-ganar potenciales para los empleadores y los trabajadores.
Dada esta evidencia, ¿por qué los empleadores siguen presionando a los trabajadores para que trabajen más? La respuesta simple se relaciona con el sistema capitalista mismo.
El imperativo del beneficio se traduce en un impulso para trabajar más. La tecnología, por razones similares, se convierte en una herramienta de control y para bombear más trabajo.
Si bien los empleadores pueden beneficiarse de menos trabajo, trabajan dentro de un sistema que impide este objetivo.
Trabajar menos es contrario a un sistema en el que el beneficio importa más que la búsqueda del bienestar dentro y fuera del trabajo. Las muertes por exceso de trabajo son un subproducto necesario.
El día feriado del Primero de Mayo debería ser un momento de celebración, un reconocimiento de lo lejos que hemos llegado como sociedad en la reducción del trabajo.
En cambio, pone de relieve un mundo no ganado, un mundo perdido por un sistema que privilegia el beneficio por encima de las personas.
Si queremos un futuro mejor, tenemos que continuar la lucha colectiva por menos trabajo. Nuestras vidas pueden depender de ello.
* David Spencer, Profesor de Economía y Economía Política, Universidad de Leeds.
https://www.pressenza.com/es/2018/05/la-necesidad-trabajar-menos-una-cuestion-vida-muerte/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>